La primavera resuena.

sábado, 25 de octubre de 2014

Aventura culinaria de los pobres 5: Ceviche con esencia de dedo.

Ayer, mis labores de tramitólogo (porque en estas prácticas preprofesionales lo que básicamente me mandan es tramitar esto o aquello) me llevaron a un lugar del distrito de Pueblo Libre y, después de terminar mis labores, decidí pasar por un puestito de ceviche que parecía tener bastante afluencia de gente, ubicado en el cruce de las avenidas Sucre y Bolívar. Ví que tenía el logo de la Municipalidad del distrito, así que pensé que al no tratarse de un informal debería cumplir con un mínimo de higiene. Grave error.

El señor que atendía, con cara de molestia, cogía todo con la mano. Desde los trozos de pota o pescado que se caían a la mesa (para echártelos de nuevo al plato), pasando por el limón que exprimía y terminando por el chicharrón de calamar. Y con esa misma mano recibía después el dinero que le daba la gente, como puede inferirse de la primera foto, donde una señora ya alista el billete del pago.







Tampoco voy a ser mezquino y decir que el ceviche estuvo feo, porque me pareció medianamente bueno, pero eso no quita que pueda ser un peligro para la salud. El platito está a S/.5 e imagino que el secretito del sabor es la esencia de los dedos de su creador.

martes, 21 de octubre de 2014

Voz interior.

Fue hace un par de años, cuando una profesora de la universidad se puso filosófica, metafísica o no sé qué cosa no-física y nos planteó una, en apariencia, fácil pregunta:

Y tú ¿quién eres?

No nos dimos cuenta, pero nos había expuesto la interrogante que representa el mismo centro de nuestra razón de ser, tocando nuestra esencia, la que resultó ser una gran desconocida.

Y las respuestas...

- Soy Juanito Méndez, soy Pepita Martínez, soy...

No, no les he preguntado cuál es su nombre, sino quiénes son ustedes...

Ahí las respuestas se pusieron más sabrosas, como una gelatina de fresa, pero sin terminar de cuajar...

- Soy un futuro profesional, soy una chica de 21 años, soy un ser humano, soy madre de una niña, soy un hijo de Dios...

Ninguno de los 52 alumnos dijo algo que fuera más allá de una característica o un anhelo de sí a futuro, ya sea material, laboral, espiritual o simplista. Y nadie llegó a su esencia por una de dos: o porque es tan profunda que no la puedes expresar en unas pocas palabras (o no la puedes expresar en palabras, a secas) o porque no se conocen a sí mismos.

¿Cuánto tiempo pasamos con y para nosotros mismos? Vivimos con un profundo "horror al vacío". Llenamos nuestros tiempos con todo lo que venga, desde ver la serie de moda hasta visitar alguna exposición de arte, pasando por tomar unas copas o leer esas separatas que dejaste olvidadas hace un mes. Incluso cuando dormimos lo hacemos con música o con la tele prendida. No queremos que ni nuestros sueños estén libres de la distracción externa. Y lo hacemos porque sabemos que es en esos incómodos momentos de silencio (como cuando recién conoces a una persona y ambos se quedan callados) cuando nuestra voz interior nos habla fuerte y claro, recordándonos que tenemos cuentas pendientes con nosotros mismos y que no todo son brillos y luces cuando existe una gran oscuridad interior. Esto me recuerda a los países nórdicos: tienen una excelente "calidad de vida" (material) pero espiritualmente están tan vacíos que el suicidio es una de sus principales causas de muerte. ¿De qué te sirve tener los vasos llenos si tienes tus más profundos anhelos sin posibilidad de saciarse?

El problema con esto es que todos, en algún momento de nuestras vidas, sí vamos a querer definirnos y no tener una respuesta para nuestro propio enigma es algo que duele y mucho. ¿Cómo vamos a poder conocer a los demás si no nos conocemos a nosotros mismos? Dicen que uno no ama lo que no conoce, por ende ¿será que tampoco podremos amarnos ni amar a los demás?

En nuestra desesperada carrera por la identidad buscamos refugio en una etiqueta. El estudiante exitoso, el amigo chonguero, la profesional que nunca falla, son nuestros personajes dibujados en la carta de presentación que le damos a la sociedad. Pero como nada es perfecto ni infalible, llegará el momento en que ese estudiante repruebe un curso, ese amigo chonguero no tenga dinero para ir a la disco o esa profesional exitosa se equivoque en una decisión laboral. Y si tu frágil mundo ha estado balanceándose sobre el único equilibrio de ese membrete, caerá, la caída será dolorosa y tu moral estará por los suelos, sin muchos ánimos de reconstruirte, de momento.

No caigas en lo simple de identificarte con una sola característica o expectativa. Tú eres mucho más que eso. No definas tu mar por una simple y periférica gota.

Eres el conjunto de tu historia personal, pero también de tu voluntad, de tus metas y de lo que estás haciendo por alcanzarlas. Eres el significado que le das a tu vida y a la vida en general. Tu forma de interpretar el mundo. El amor que diste y el que dejaste que te den. Aquello que en verdad te hace sentir completo, sea estar frente a la ventana leyendo un libro, sea estar rodeado de gente en medio de una reunión. ¿No son los lugares libremente acordados los mejores para poder establecer conversaciones íntimas con tus amigos? De igual forma: aquella situación o lugar donde encuentres la Felicidad y la Libertad (con mayúsculas, las que llenan hasta la última célula de tu ser y que quisieras que nunca terminen) es un buen punto para empezar a descubrir a la maravillosa persona que tienes dentro y que es la única que nunca te abandonará en esta y siguientes vidas. Conócete haciéndote amigo de ella. Déjala hablar en el silencio y que se exprese. Cuando hayas entendido su mensaje y reconocido al ser que vive en tu interior, nunca más te sentirás solo aunque estés en medio de un desierto, sea de arena o sea de humanidad.

sábado, 18 de octubre de 2014

Plaza 2 de Mayo o el síntoma de la enfermedad de las casonas.

Así era a inicios de 2013.
A las 09hrs de ayer aún seguían intentando extinguir lo que quedaba del fuego.
.
En mi opinión, más que lamentarnos por el incendio del jueves en Plaza 2 de Mayo, deberíamos preguntarnos ¿qué está pasando en las casonas del Cercado, Rímac, Barranco y otros distritos históricos de Lima?

¿Cómo es posible que las tradicionales residencias que le dieron el título a Lima de "Patrimonio de la Humanidad" estén dejadas en el olvido por las autoridades? ¿Cómo es posible que estén ocupadas por imprentas clandestinas, prostíbulos, bares, totalmente tugurizadas o, en el peor de los casos, que sean derrumbadas para ser convertidas en playas de estacionamiento?

Un antecedente de esto fue lo ocurrido hace pocos años en el Callejón El Buque. Tras años de decadencia y terminar sin agua ni luz y haber sido despojado hasta de la madera de sus escaleras por los ladrones, se había convertido en una guardia de fumones. Uno de estos soltó la chispa que ocasionó el incendio que nos hizo perder una de las mayores joyas de Barrios Altos.
.
Lo que quedaba de El Buque en noviembre de 2013.


Entrada de El Buque en noviembre de 2013.
.
Similar situación se repite una y otra vez en todo el Cercado de Lima y nadie parece querer hacer algo al respecto. Es más, a veces tengo el suspicaz pensamiento de que es permitido a propósito por sus dueños (que en su mayoría, hace décadas que se fueron a Miraflores o San Isidro), ya que las autoridades podrían poner trabas a la demolición de estas casas y la posterior construcción de edificios, y una manera menos comprometida de lograrlo sería dejarlas languidecer, para luego venderlas como terreno a buen precio, excusándose en que están en peligro de inminente derrumbe.










Y también pasa en otros distritos como Barranco.



O Ancón.


.
Aquí no estamos hablando de la importancia que tengan estas casas por su antigüedad (las casonas de Barranco y las construcciones de Plaza 2 de Mayo, tienen menos de un siglo) sino porque son la última muestra de una época en la que los seres humanos aún se preocupaban por amar la belleza y plasmarla en su lugar de residencia, por darle su verdadero lugar a lo estético como parte de una vida mucho menos ajetreada y estresante que la actual, en que las inmobiliarias extranjeras nos obligan a malvivir en pequeñas cajitas de 60 m2, sin alma ni identidad, indistinguibles la una de la otra, además de hechas con pésimos materiales que no están adecuados a la realidad de una ciudad costera y sísmica como Lima. En definitiva, estas casas nos recuerdan que una vida digna, tranquila y elegante fue alguna vez posible y quizá aún siga siendo posible en medio de esta metrópoli y en ello radica su inmenso valor.

jueves, 9 de octubre de 2014

Excálibur, el ébola y los animalistas.

Algo anda mal en un mundo que se preocupa más de un perro que de la posibilidad de que miles de seres humanos mueran por no matarlo. El hecho de que no esté 100% comprobado que el contagio se pueda dar de perros a seres humanos no significa que no se deban tomar previsiones. Hay sospechas muy bien fundadas de que quienes transmitieron la enfermedad a los seres humanos fueron los murciélagos, con lo cual resulta que sí, el ébola no es privativo de nuestra especie.

Lean las noticias sobre Sierra Leona, un país que tuvo que aplicar cuarentena total para evitar que el ébola lo siga desangrando. ¿Eso no les importa? ¿Tanto ha calado el autoodio inculcado por los "ecologistas" de izquierda que ya se tragaron que cualquier vida animal vale más que muchas vidas humanas?
.
Según los animalistas, noticias como estas no merecen la misma atención, porque los animales son "fieles, buenos y te menean la colita", no como "la malvada humanidad que destruye la Tierra" (pero que crea medicamentos para curar y aumentar el tiempo de vida de los animales, curiosamente).

Los seres humanos no somos el cáncer del planeta como los brutos animalistas dicen, pero tipos como ellos, que odian hasta a su propia especie por preferir al perico del árbol sí son el cáncer de la Humanidad.

Se lamenta de que gasten mucho dinero en traer a otros seres humanos como ella para curarlos y prefiere que salven a un perro. Debería estar en un centro psiquiátrico.

¿Esta gente ha hecho alguna marchita o despliegue sobre los casos de ébola, sobre la gente que vive en condiciones insalubres en su propia ciudad o sobre los enfermos terminales abandonados en los hospitales? No, solo les importan los perros.

¿Un perro vale más que la vida de seres humanos? ¿Por qué no haces un favor y te matas para dar ejemplo de que tu vida no tiene valor?


La ejecución solo se refiere a seres humanos, señores. Lo que se ha hecho es sacrificar a un animal del que existía la fundada sospecha de estar infectado de algo que pudo haber causado la muerte de muchas personas ¡incluidos ustedes! ¡Quizá con esta medida los hayan salvado a ustedes y a sus familias (si es que tienen)! Dejarlo vivo y permitir la expansión de una enfermedad mortal y la consiguiente pérdida de vidas humanas, ESO sí hubiera sido (más de) un asesinato.
Somos muchos los que tenemos y amamos a los animales pero no por eso vamos a ser imbéciles de creer que son mejores o preferibles a los seres humanos. Esta gente "ecologista" suele decir también (cuando les conviene) que son "antirracistas", pero no parece importarles mucho las miles de muertes de personas en África. Dicen que "toda vida merece respeto" pero suelen involucrarse en marchas a favor del aborto de seres humanos. ¡La que se armaría si alguien hace "abortar" a un perro o un panda! ¿No dicen que los seres humanos también somos animales? Y hablando de animales ¿qué animales? ¿Matar un grillo me vuelve asesino? También son animales, por si acaso ¿o solo protegen a los que son "bonitos" o "domésticos"? ¿En qué se basa esa distinción? ¿Y por qué no las plantas? También son vida.

Cojudeces.

Empiezo a creer que lo que pasa es que se trata de una tira de inadaptados que no pueden tener una vida social exitosa y se sienten tan frustrados que hasta reniegan de ser humanos. El tratamiento de un psicólogo o mejor aún, la medicación de un psiquiatra es lo que necesitan en lugar de andar sueltos vomitando tanta estupidez.