La primavera resuena.

sábado, 30 de mayo de 2015

Mi teléfono inteligente es tan inteligente que no tiene radio.

Hace unos días recibí una llamada de Claro ofreciéndome una renovación de equipo a un precio interesante. Como nunca sucumbí a la moda y dejé de lado el Lumia del cual estaba harto por lo inútil que resulta su sistema Windows y porque su pantalla estaba quebrada y daba mal aspecto. Me ofrecieron un Samsung Galaxy S4 y, en un descuido del que ahora me sorprendo, no me dí cuenta de que no tenía radio. Había comprado ni más ni menos que el celular que originó esos comerciales de "Exige que tu celular tenga radio FM y no una aplicación de streaming".

Me incomodó pero ya con el celular pagado no había nada por hacer. Irónicamente la tecnología "más avanzada" está causando más molestias que beneficios porque ahora, además del celular tengo que llevar mi mp4 con radio en el bolsillo para cuando quiero escuchar noticias, por ejemplo.

No hace mucho salió un post en cierta web caviar (ok, en "El Útero"), argumentando (?) a favor del streaming y diciendo que ya nadie (?) escucha radio y menos en los países "del primer mundo" por los cuales se les rompe el calzón. Que bastaba con bajarse podcasts y "armar tu propio playlist". Esa es una estupidez, ya que en Europa, entre radios legales, piratas, comunitarias y libres no hay país que no tenga su dial totalmente copado y esto obviamente responde a una demanda. Si quieres escuchar el partido de tu equipo favorito o seguir en vivo la entrevista a Fulano es mucho más lógico, rápido y sencillo sintonizar tu radio que esperar a que cargue una página, escucharlo con desfase, con cortes por los vaivenes de la señal de internet, con menor calidad de sonido y consumiendo tus megas y tu batería. De hecho, la poca duración de la batería es uno de los puntos débiles que hacen que los Galaxy sean una completa contradicción: ¿Cómo se les ocurre ponerle un huevo de funcionalidades y obligar a que se utilice streaming si con eso acabamos la batería en tiempo record? No sean pendejos.

Hablando de pendejos, los de Samsung dicen que eliminaron la radio FM porque realizaron un estudio (?) en el que descubrieron que la mayoría de sus usuarios no utiliza la radio FM. ¿Alguien que use el transporte público y vea la cantidad de gente sacando el celular para cambiar de emisora puede creer eso? Mejor digan que lo que quieren es sacarnos plata, putos mentirosos.

Si dicen que eliminaron la opción de radio por no ser muy usada, eliminen la opción de llamadas y dedíquense a fabricar mp4, porque ahora la gente suele usar su celular más para hacerse selfies o escuchar música que para hacer llamadas. ¿Pero eso no salió en sus "estudios", no?

¿De qué te sirve el streaming y tu super playlist de éxitos del momento en situaciones como los terremotos o apagones? Ahí lo que más necesitas es estar informado, pero para los tarados de Samsung eso no importa porque con tus canciones descargadas todo va a estar bien.

Y lo escribo ahora en que se ha ido la luz por mi casa y para escuchar radio e informarme he tenido que usar cualquier cosa menos este celular. Pero los de Samsung dicen que escuchando las canciones de mi memoria nada más hará falta.

¡Váyanse a la recon...stitución de sus equipos y vuelvan a ponerles radio, imbéciles!

domingo, 24 de mayo de 2015

Vilma Palma e Vampiros ("Vivo x el rock 5").

A propósito del "Vivo x el rock 5".




.
La noche de ayer se llevó a cabo el "Vivo x el rock 5" en el Estadio Nacional. Todo un éxito, entradas agotadas. Felizmente tomé mi previsión de comprar la entrada para Campo el mismo día en que empezaron a venderse. Varios amigos quedaron fuera o en las tribunas.

Sé que muchos fueron, principalmente, por Panda (había harto chibolo emo haciendo su pogo monse de rato en rato), por Mago de Oz (aunque conforme avanzaba su presentación la gente no paraba de irse), por La Ley (ya me había ido, pero leo comentarios por todas partes de que estuvo más aburrido que jugar Solitario) o por Molotov. Pero yo, igual que otros, fui ante todo, para ver a Vilma Palma e Vampiros y a Los Auténticos Decadentes.

Todos sabemos que Los Auténticos son el chongo garantizado y hasta los más serios, los más chibolos o los más viejos saltan por igual con temas como "Los piratas" o se ponen feeling con "Loco tu forma de ser" o "Corazón". No tienen desperdicio, son una gran banda. Y eso que, como mencionaron, tienen ya 29 años de conformados, pero destilan la misma fuerza de siempre. Muchas veces tu edad es la que asumes, más que la que dice el DNI.

Ahora, sinceramente pensé que al ser un público que venía en buen número para ver cosas como Panda, no iba a ser muy aclamada la presentación de Vilma Palma. Me equivoqué. La presentación de Panda estuvo tan aburrida en sus últimas canciones que muchas personas empezaron a gritar "Vilma, Vilma" y cuando el grupo argentino se puso en escena logró hacer cantar a todos, independientemente de su edad, temas clásicos como "Mojada", "Bye Bye (Déjame)", "Travesti", "Fondo profundo", "Verano traidor" y, por supuesto, los más aclamados "La pachanga" y muy especialmente, "Auto Rojo". La gente pidió que no se fueran del escenario, por lo cual incluso se animaron a cantar un tema de Enanitos Verdes enganchado a uno de Soda Stereo ("De música ligera"), a modo de homenaje para sus compatriotas. Personalmente, si con Panda o DonTetto me aburrí hasta niveles nunca antes vistos, con ellos salté y grité hasta destruir mi garganta.

Ahora ¿por qué?

Os voy a contar, chavales.

Cuando era niño mi madre andaba preocupada porque me gustaba escuchar música que ella juzgaba que no era adecuada para mí, léase cumbia o merengues, así como la música vieja de mi padre. De modo que le dijo a mi prima mayor (en ese entonces una adolescente) que me regalase algún cassette con música "de la que ella escuchaba". Grabó una cinta con los temas de Vilma Palma e Vampiros y me la dió. Al inicio fui bastante reticente a escucharla (ya de niño era rebelde y no me gustaba que me impusieran cosas) pero caí en la curiosidad y poco a poco (o muy rápido) me fue gustando a pesar de que no sabía lo que era un travesti y mucho menos entendía la frase "si empañamos los vidrios, está bien" de "Auto Rojo". Y así fue como, junto al techno y algunas otras canciones pop rock se fue convirtiendo en el soundtrack de muchos de mis inocentes momentos de primaria. Creo que ha sido la única etapa de mi vida en que mis gustos musicales han coincidido con los de la gente de mi entorno.

Y bueno, es bonito que un concierto te haga regresar a tu niñez. Quizá mi prima también haya estado entre el público, ni idea, hace años que no sé de ella. Pero donde esté le agradezco por haberme hecho conocer a esta gran banda. Y que sean muchas más veces que vuelvan a Perú.

martes, 19 de mayo de 2015

Barranco, el distrito de los edificios.

Piensa en Barranco ¿qué se te viene a la cabeza? Sí, me imagino que noches de juerga, días de romance cerca al Puente de los Suspiros, unos anticuchos en la Bajada de los Baños, ferias independientes y esas cosas. Bien. Y últimamente se ha estado intentando repotenciar su imagen como distrito cultural, artístico y tradicional y con ello generar más turismo. El problema es que lo que se va dibujando con una mano se va borrando con la otra. ¿A qué me refiero? Pues al sistemático reemplazo de las casas del distrito (antiguas y no tanto) por edificios de departamentos totalmente inadecuados y visualmente agresivos con el entorno urbano circundante. Es algo que no entiendo y me apena mucho que esto se esté permitiendo e incentivando por parte de las autoridades (incluso cambiando zonificaciones para favorecerlo).

Como digo, no entiendo la lógica de esto, a menos que se trate de "una forma de ser transgresores". Dicen que esa es la última moda. Bueno...

La otrora tranquila avenida San Martín va llenándose de edificios, pero también de autos. El embotellamiento en horas punta es insoportable, cortesía de los desvíos que hicieron Castañeda para construir el Metropolitano y Villarán para implementar el Caminador Azul.

Aquí había una casa, ahora habrá otro edificio-ratonera. Y al fondo va construyéndose otro más. Progreso, le dicen (avenida El Sol Este).

En algunos lugares del distrito los dueños venden sus casas para que se hagan nuevos edificios. Contribuyen a la destrucción de Barranco por unos billetes. Sin embargo, en otros lugares tienen que ponerse carteles de "Esta propiedad no se vende" para atajar las insistentes propuestas de compra por parte de las constructoras, como se ve en esta imagen de las cercanías de la avenida Lima. Al frente, otro edificio va construyéndose.

Otro lugar de la avenida San Martín.

Dos edificios en construcción cerca a la avenida Grau. En la esquina también está empezando a construirse otro edificio en este momento.
Son muchas las razones por las cuales la gente se desespera por dejar el hogar familiar y recluirse en una pequeña (y mal construida) cajita de 60 metros cuadrados. Podríamos achacarlo a la imagen popularizada por los medios de comunicación (y proveniente de la realidad anglonorteamericana) del joven que apenas tiene dinero se va de casa a vivir a otro lugar porque no aguanta a sus padres. Una imagen difundida ex profeso para darle el golpe de gracia a la institución tradicional de los núcleos familiares extensos y cohesionados y, de paso, para ayudar a darle trabajo a las inmobiliarias (cuyos dueños en ocasiones también son inversores en los medios de comunicación). Pero esto no es lo central en este post porque, al fin y al cabo cada quien decide dónde vivir y los propietarios de las casas antiguas pueden venderlas cuando deseen. El deber de mantener la armonía arquitectónica y paisajística en un distrito corresponde a la autoridad y basta con no emitir licencias de construcción para edificios en determinadas zonas y se elimina el problema, pero por la plata baila el mono y baila re-sonriente, para concha.

Por cierto, cuando mencioné estas cosas de forma alturada y correcta en la cuenta de Facebook de la Municipalidad de Barranco, ellos no tuvieron mejor idea que borrar el comentario y bloquearme. Solo dejan los comentarios bonitos y aduladores. El autoritarismo es patente. Y lástima que no sea solo en una red social.

Como explicaba en un post anterior sobre la desaparición de las dos huacas que alguna vez hubo en el distrito, este proceso se inició hace ya bastantes años con la destrucción de la tradicional Lagunita a fin de construir ese esperpento llamado Museo de Arte Contemporáneo. Posteriormente se vendieron las playas para construir restaurantes y, especialmente en la anterior gestión, se autorizaron construcciones al filo de los acantilados, tratándose de edificios de muchos pisos que en el siguiente gran movimiento sísmico terminarán en trocitos sobre la arena. Parece que a las autoridades sólo les interesa el dinero. Por cierto ¿dinero gastado en qué? si en un distrito tan pequeño como Barranco casi no se han realizado obras ni arreglos en los últimos años. Hay calles donde las veredas y pistas están llenas de huecos y solo han sido "reparadas" con parchecitos año tras año y, en algunos casos, ya ni les queda asfalto.

La perfecta conjunción entre un edificio en construcción y pistas y veredas destrozadas.
Para finalizar: ¿qué carajo le están haciendo al distrito? Comprendo que mucha gente esté emocionada con la idea de vivir en Barranco y se apriete en los nuevos edificios con una gran sonrisa mientras paga cantidades desproporcionadas para comprar sus departamentos, pero ¿no se dan cuenta que al hacerlo contribuyen a destruir justamente aquello que buscaban? ¿Que si siguen haciéndose edificios ya no quedará nada de esa "imagen tradicional" que les resultó atractiva, más que en antiguas fotografías?

Pero son brutos pues, no piensan.

sábado, 16 de mayo de 2015

Las playas del río Rímac.

El Fenómeno del Niño está causando que las altas temperaturas correspondientes al verano se estén prolongando por todo el otoño en la costa del Perú. Y es así como buscamos playas aún a mitad de mayo.

En esta ocasión me había gastado todo mi dinero en vanidades de la vida y vagaba errante junto a mi tío por el puente Rayos de Sol en busca de situaciones extremas (deberían ver cómo se mueve la porquería esa cuando está llena de gente y, de repente, un temblor) y mi avispado pariente me invitó a observar la única e involuntaria obra de Susana Villarán + Luis Castañeda: La creación de una nueva  y acogedora playa en pleno centro de la ciudad.





Sí, se trata de una gran acumulación de arena conformando una suave bahía a la cual llegan a morir algunas pequeñas y cálidas "olas" de la más pura agua de río. Al lado, un conjunto de piedras hace que evoquemos la imagen de "las playas de La Punta" según le contaba un transeúnte a su pequeño hijo. Hace unos años atrás, en ese sitio se formó una pequeña y azul laguna como resultado del cambio del curso de las aguas y con mi tío se nos ocurrió la idea de que eso debería mantenerse y promocionarse como atractivo turístico para pasear con botecito. De hecho, mi primo estuvo cerca de meterse con un botecito inflable a modo de performance concientizadora (hay que dar el ejemplo, pues) pero la Policía lo botó por orate.

Y pensamos nosotros:

Ya que a Villarán nunca le dió la gana (y a Castañeda tampoco le da) de continuar y culminar Vía Parque Rímac, quizá deberíamos cambiar el rumbo y reconocer un nuevo atractivo turístico limeño: La única playa del mundo ubicada en el centro del casco histórico de una capital. Le echamos unos cuantos kilos de cloro diario para que refleje el azul del cielo, hacemos una escalera (amarilla), alquilamos botecitos inflables y sombrillas y vendemos bloqueadores "Bahía" a S/. 1.50. Así, además, creamos empleo y un nuevo lazo de unión entre los pueblos del Rímac y el Cercado.

Actualmente, es bastante común ver a pirañitas y pirañones dándose un chapuzón al lado del puente Santa Rosa. Botémoslos y revaloremos el lugar en el cual hace solo unas décadas nuestros antecesores pescaban camarones.

He dicho. Comuníquenle a Castañeda y dénme prácticas pre en la muni, par favar.

sábado, 9 de mayo de 2015

Apocalipsis evangélico.

Hace algunos días paseaba por la avenida Abancay cuando llamaron mi atención los gritos de un caballero afrodescendiente. Sus airadas exclamaciones, en plena berma central y con Biblia en mano, hacían referencia a que si no cambiamos nuestro pecaminoso actuar seríamos devorados por las llamas del infierno.

El susodicho en pleno éxtasis espiritual.
Unos cientos de metros más allá (y unas horas más tarde), en los alrededores de la Plaza Castilla, una señora entrada en los 50, recriminaba a un lector de tarot que engañaba a la gente con sus supuestos poderes en plena vía pública. Le dijo que por su culpa otros se condenarían y que cuando él muriera, esos condenados lo azotarían eternamente.


Anteayer, al encender la radio, sintonicé la emisora pirata de los 93.4 (Lima Centro) llamada "Brillante" y que transmite programación bíblica todo el día. No estaban pasando ese gran hit de todas las iglesias "Como corderito yo saltaré" sino la prédica de un pastor sobre el Apocalipsis, en la cual decía que el Anticristo sería homosexual, que China se le rebelaría, entre otras cosas.


Aunque, para ser exactos, cosas similares se leían en el "Apocalipsis de Pedro", un texto apócrifo del siglo II.


¿Qué tienen en común las personas anteriormente mencionadas (menos el autor del "Apocalipsis", obviamente)? 

Que ellos son los descendientes actuales de aquel movimiento que en el siglo XVI fundara (involuntariamente, quizá) el sacerdote agustino Martín Lutero, quien se enfrentó a la alta jerarquía católica que estaba lucrando con el tema de las indulgencias. Lo irónico es que, casi medio milenio después, las iglesias protestantes evangélicas sean mundialmente conocidas por estafar a sus seguidores con aberraciones como la "Teología de la Prosperidad" que básicamente consiste en que si haces un pacto con el pastor con Dios y le das grandes cantidades de dinero para que el pastor se compre una nueva casa y le pague la universidad a sus hijos Él te bendecirá y te lo multiplicará. ¿Dónde quedó el interés por la salvación, por mejorar cada día y hacer el bien al prójimo? En el tacho, porque todo se reduce al afán egoísta y materialista de exigirle a Dios que mejore tu billetera u otros intereses personales.

He conocido hombres muy evangélicos que "pactan" con el pastor Dios ofrendando dinero "para que Fulana que le gusta termine con su novio 'mundano' y le haga caso". A ese nivel se ha llegado. Y lo peor es que creen que tienen derecho a ello "porque son hijos de Dios".

También he conocido mujeres muy devotas que dicen abiertamente que ellas no van a estar con quienes las pretendan, así estos hombres tengan buen corazón, a menos que sean varones con "cierta capacidad económica" y que estén dispuestos a aguantar sus aires de grandeza, "porque ellas son vasos frágiles e hijas del Rey y por ende princesas y una princesa tiene derecho a vivir como tal", léase, a sangrar a su novio y que le cumpla todos sus caprichos so pena de dejarlo "porque Dios les dijo en oración que no era el indicado". Y así se van generando más y más solteronas de iglesia, porque seamos claros, uno puede ser hombre y cristiano pero no huevón ni sacolargo.

En eso ha degenerado la noble intención del buen Lutero. En eso y en multitud de "evangelistas" y "apóstoles" que recorren el mundo creando movimientos y "reinterpretando" la Biblia de formas cada cual más estrambótica y convenida que la anterior.

Tengo un "apóstol" en mi vecindario.
A inicios del siglo XXI ésto está llegando a su clímax con la aparición de individuos que, basándose en la "libre interpretación de las Escrituras" (doctrina principal de Lutero), cerrándose en su burbuja y negándose a toda evidencia, incluso niegan que la Tierra gire alrededor del Sol ¡o que existan los planetas!


Cuando me desilusioné de los evangélicos me hice la misma pregunta que ahora: ¿En qué momento se perdió el rumbo? Y sobre todo ¿cuál será la evolución futura de la rama del cristianismo de más rápido crecimiento en el mundo?

martes, 5 de mayo de 2015

Cómo ahuyentar a un Testigo de Jehová con un inocente sandwich.

Nuestro protagonista, chiquito pero poderoso.
Supongamos que es un típico domingo y tú quieres dormir tranquilo, o que en todo caso (como buen creyente, porque aquí apoyamos la creencia, pero la creencia chévere) te estás alistando para ir a la misa, al culto o a la escuela dominical. Y en eso...

¡Riiiiing!
¿Quién es?
Buenos días ¿le podemos hablar de la Palabra de Dios? Resulta que le traemos la primicia de que Jesús murió en un madero y que usted no resucitará si es que le realiza transfusión de sangre al hijo que tiene en el hospital.
No gracias, lárguese.

Pero la situación sigue en distintos fines de semana. Y es que nuestros amigos Testigos de Jehová tienen que presentar a fin de mes a su anciano, la relación de hogares que han visitado y en cuántos les aceptaron sus publicaciones y cuántos aceptaron que se les brinde "estudio bíblico". Como les han lavado el cerebro con que de eso depende su salvación no se darán por vencidos muy fácilmente. Tendría que pasar algo muy fuerte para que su hogar sea calificado como "no visitable" por así decirlo y ellos llorarán porque usted estará condenado a la muerte eterna.

Si los manda a la mierda es probable que se alejen por un tiempo, pero volverán, porque pensarán que usted necesita aún más de la ayuda de su organización. De modo que hay que actuar de acuerdo a sus creencias, las que conozco bien porque, como he mencionado en alguna oportunidad, mi padre y la mayor parte de mi familia paterna pertenecen a la organización del "Esclavo Fiel y Discreto" (sí, así llaman a su Cuerpo Gobernante, conformado por un puñado de gringos gordos en un edificio de Nueva York).

Si por algo se han hecho conocidos los TJ además de por tocar puertas, es por su rechazo total a la sangre: no solo rechazan la sangre en transfusiones así se les muera el hijo, sino que muchos lavan compulsivamente la carne para asegurarse de que no haya ni la más mínima gota de sangre en su pollo frito. Resulta que, en una ocasión, para molestar a mi papá (que quería que me convierta) al ir al supermercado eché una bolsa de sangrecita al carrito. La cara que puso fue fotografiable. Posteriormente, cuando me molestaba con él, llegaba a casa comiendo pan con relleno (sangrecita + camote) lo que se convirtió en un auténtico gesto de rebeldía de mi parte allá por 2009.

Pues bien, con estos señores podemos aplicar lo mismo, pero más agresivo. Supongamos que ésta es la situación:

¡Riiing!
¿Quién es?
Buenos días, venimos a ofrecerle la Palabra de Dios por 30ava vez. Por favor acéptela o mi anciano me reprenderá :/
Pase usted delicada señorita, justamente iba a tomar desayuno y me agradaría enterarme de cómo es que el mundo tiene 6.000 años habiendo dinosaurios de 235 millones :D
Sabrá usted que todo eso es una mentira y es así porque Jehová lo dice y bla bla bla.

Es en ese momento donde usted saca los panes con relleno y los ofrece. Probablemente la predicadora no se percate del contenido y lo muerda pero una vez en la boca, se dará cuenta y lo rechazará.

Aquí es donde usted debe indignarse.

¿Me está rechazando el desayuno? ¿Sabe usted que en mi pueblo esa es una terrible ofensa?
Pero es que Jehová en Levítico y Pablo en su carta...
¿Se da cuenta que ha perdido a alguien interesado en su fe por hacerme este desaire?
Pero...
O se la come (la sangrecita) o tendré que echarla de mi casa.
Disculpe pero eso no es posible.
Entonces laaargo de aquí, maleducada. Me ha ofendido terriblemente a mí y a mi tradición familiar.
Le dejo una Atalaya...
¡Envuelva con eso el pan y lleeéveselo!

Huirán despavoridos y nunca más volverán a visitarlo. Eso sí, tendrán un conflicto moral entre haber sido fieles a su secta pero haber perdido una posible oveja. Y eso lo recordarán por días y días y será chisme en el Salón del Reino. Pero usted habrá recobrado la tranquilidad. De nada.

sábado, 2 de mayo de 2015

La fuerza del maretazo (Costa Verde 1/5/2015).

"Al ver tanta fuerza viva me pregunto ¿cómo es que algunos grupos de imbéciles dicen que el mundo se va a acabar?".

Mi tío, autor de estas palabras, tentando al mar.




"Me gusta observar el mar en estos atardeceres de olas bravas. Es la fuerza de la naturaleza ¡desatada! Me hace recordar el día en que fui a un comedor del jirón Cusco. Allí un joven golpeó al cocinero por negarse a darle una ración de alimento. ¡Era la fuerza de los instintos, la fuerza del hombre desatado por lo más vital: la sobrevivencia! En contraste, en este lugar veo a varios tablistas retando a las olas y poniendo en juego lo mismo por un momento de adrenalina. Han logrado reprimir el más primitivo de sus instintos y, en correspondencia, la naturaleza los lleva y golpea con la más pura de las fuerzas de la Creación".





viernes, 1 de mayo de 2015

Psiquiatrización de la vida cotidiana, niños índigo y la condena al diferente.

Hace exactamente un año, desarrollaba mis prácticas pre-profesionales en un conocido hospital de salud mental de mi ciudad. Vi muchas cosas que no vienen al caso, pero hubo una que llamó mi atención y me hizo pensar e investigar llegando a descubrir un interesante término: "Psiquiatrización de la vida cotidiana".

Resulta que en aquella mañana me encontraba junto a la psiquiatra de turno, quien escuchaba a los pacientes (la mayoría con esquizofrenia) relatarles cómo había sido su sueño la noche anterior. Todo rutinario hasta que se acercó uno, visiblemente asustado, para contarle una aterradora experiencia: En plena madrugada había sido despertado bruscamente por una serie de golpes en su cabecera. Molesto, miró a su alrededor pensando que le estaban jugando una broma, pero lo único que observó fue la figura luminosa de un hombre parado sobre una de las mesas del cuarto. A los pocos segundos esa figura saltó hacia el piso pero inmediatamente desapareció. Otro de los pacientes dijo haber observado, en ese mismo cuarto, la aparición de otra figura días antes, pero a ambos la psiquiatra les dijo que, seguramente, se trataba de alucinaciones debidas a la necesidad de un reajuste en su medicación. Sin embargo, una vez hubieron terminado las entrevistas, la médico me comentó que en todos los años que llevaba trabajando ahí había escuchado lo mismo en varias ocasiones y siempre de pacientes que habían residido en ese cuarto en específico. Estaba convencida de que "algún tipo de energía debe quedar después de la muerte", sobre todo porque escuchó que varias décadas atrás otro paciente se había suicidado en esa habitación.

¿Será que muchos supuestos "pacientes psiquiátricos" en realidad son personas particularmente sensitivas hacia "lo paranormal" pero que esta sociedad descreída y cientificista busca encasillarlos en una categoría "controlable y tratable" que no cuestione la comodidad de sus certezas?

¿Cuántos esquizofrénicos lo son en realidad? Seguramente la mayoría, pero ¿será que en otros muchos casos sus padecimientos esconden "algo más"?

Pero volvamos a aquel término "Psiquiatrización de la vida cotidiana".

Desde hace algún tiempo, distintos investigadores, organizaciones y gente con dos dedos de frente está denunciando y extrañándose ante la revisión y re-revisión de los distintos manuales de enfermedades psiquiátricas, en los cuales se nombra, renombra, desglosa, unifica y sobre todo, se crean nuevos "trastornos" a placer de los especialistas en cada nueva edición. Cosas que hasta hace solo unos años eran consideradas dentro de "la normalidad" y no llamaban la atención de nadie, hoy, a causa del masivo bombardeo de miedo llevado a cabo desde los medios de comunicación por supuestos "especialistas" causan verdadero pavor y preocupación en los padres. Nombres como el infame "Trastorno de déficit de atención con hiperactividad" (TDAH) se han colado en el lenguaje y el miedo de millones de madres que, basta que vean a su hijo hacer algo "que se salga de la línea" (la línea de lo que ellas consideran "correcto", es decir "mientras no interrumpas mi novela, todo bien") para que lo lleven al loquero más cercano y religiosamente les hagan tragar una retahíla de fármacos, verdaderas bombas químicas que lo convertirán en un ser aletargado, drogado y, en mayor o menor medida, dependiente para siempre. Por cierto, León Eisenberg, psiquiatra "descubridor" de este "trastorno" confesó poco antes de morir y después de haberse vivido los millones que ganó, que era una enfermedad inventada. Pero vamos, es negocio, hay que acabar con el stock que las farmacéuticas tienen en reserva. ¿La salud? A la mierda.

Cosas completamente normales como la vitalidad, energía y natural curiosidad ante el entorno por parte de los niños (análoga en los cachorros de animales y a los cuales no se droga para evitarlo) son actualmente "diagnosticados" como manifestaciones del TDAH, cuando no de cosas peores. En palabras del psicólogo español Ricardo Ros registradas por el diario "El Mundo": "'Cosas normales' como la timidez de los niños o la rebeldía de los adolescentes 'se tratan como enfermedades'. Ros, autor del libro 'Stop a la ansiedad', considera que la industria farmacéutica 'trata de que cualquier cosa se convierta en trastorno mental para dar el pastillazo'". La última estocada del capitalismo: ahora no solo nos venden hamburguesas y chucherías sino también "enfermedades".

Actualmente desarrollo mis prácticas en una institución que trata con menores de edad que han experimentado algún tipo de consumo de sustancias psicoactivas o que tienen problemas conductuales. Los primeros son casos más complicados, así que prefiero centrarme en los segundos, los que son más factibles de solucionarse desde una perspectiva psicológica y social. Y así, entre las adolescentes con supuestos problemas conductuales hubo una que llamó mi atención por sus características de comportamiento: se trata de una chica extremadamente inteligente para su edad, con reglas de vida claras y descubiertas por ella misma, con un nivel de conversación análogo e incluso superior al de muchos adultos, muy receptiva ante los estímulos de su entorno, al punto de que aprendió otro idioma sin necesidad de ir a un instituto sino solo mediante la música. También muestra una gran capacidad de cuestionamiento ante lo que observa (el famoso "pero por qué" que tanto desespera a los padres, especialmente a los más superficiales o ignorantes) y una frase que llamó mi atención por ser recurrente en estos casos: "Las demás chicas me hacen a un lado porque dicen que soy distinta, que hablo distinto, que sé más cosas, que no debería estar aquí, no me dejan jugar con ellas, pero yo no les contesto mal porque eso es negativo". Yo, a su edad, si mis compañeros me hubieran excluido por eso, no hubiera respondido de una forma muy asertiva que digamos.

Niños y adolescentes como ella empezaron a ser el dolor de cabeza de muchas familias alrededor del mundo, más o menos desde la década de los 80s y llamaron la atención no solo de las diabólicas mentes de Eisenberg y los mercaderes de "la salud" sino incluso de una corriente de pensamiento espiritual muy fuerte en aquella época: La Nueva Era. La aparición de estos pequeños que "rompían" el letargo de las anteriores generaciones fue identificado por ellos como la nueva generación que abriría el camino, una nueva evolución de la consciencia humana. Nancy Ann Tappe les dió el nombre de "niños índigo" en una obra de 1982, porque según ella "tienen el aura de ese color" y en 1998 el libro "The Indigo Children: The new kids have arrived" terminó de difundir la idea entre el público general, ávido de "cambios de era" y cuestiones milenaristas por aquellos años.

Pero ¿cuáles serían las características de estos niños índigo?


Se trataría de seres de luz, niños y adolescentes rompedores y cuestionadores del sistema en el que viven pero la lógica frustración ante el no poder hacerlo y sentir que viven en un mundo que se rige por reglas que no entienden, sumado a la natural rebeldía adolescente generaría que se lanzasen como "rebeldes con causa" hacia todo lo que les rodea. En el camino algunos se desviarían, cayendo por su natural curiosidad y ánimo de conocerlo todo, en cosas no muy sanas que digamos e incluso en la agresión, pero demostrando siempre una gran inteligencia y un planeamiento refinado de todo lo que hacen. Si algo hay que educar (ojo, educar, no dopar) en ellos es ese ímpetu y canalizarlo hacia actividades que satisfagan su ansia de conocimiento. Por ejemplo, si se encuentran en un colegio donde les enseñan que las operaciones matemáticas deben hacerse siguiendo forzosamente tales o cuales pasos pero el niño se siente aburrido porque puede hacer lo mismo tomando atajos debería considerarse cambiarlo a un colegio donde se incentive la creatividad y las reglas sean un poco más flexibles.

Estoy seguro que la jovencita mencionada (de existir realmente esta categoría) sería una niña (adolescente) índigo, así como he conocido algún otro caso incluso cuando estaba en el colegio. Supuestamente, después de los índigo y para calmar las aguas y llevar las cosas de una forma más espiritual están llegando del 2000 en adelante los "niños cristal", pero esa ya es otra historia.

Me voy a Chilca a equilibrar mis chakras. Feliz feriado del trabajador.