La primavera resuena.

domingo, 24 de julio de 2016

7 platos de una aventura culinaria international.

1. Pollo al spiedo (Restaurante de El Alto, Bolivia).

Caminaba por las calles de esta interesante ciudad boliviana (caracterizada por su curiosa arquitectura y su comercio) cuando tropecé con unos establecimientos que parecían vender pollo a la brasa. Sorprendido, pregunté cuánto costaba el plato, a lo que la vendedora, además de darme el precio, respondió que no era lo que pensaba sino "pollo al spiedo", un nombre que solo había escuchado de boca de mi tío fallecido hace unos años, que decía recordar este plato de tiempos de su niñez.

Estaba, sin saberlo, ante el antepasado de nuestro plato bandera, servido no solo con papas fritas, sino además con un puñado de tallarines condimentados y una generosa ración de algo similar a la mayonesa. Me agradó, no sé si porque estaba rico o porque mi paladar se ha vuelto de hierro después de años de probar los más diversos manjares. La cosa es que no sabe igual al pollo a la brasa, las apariencias engañan.




2. Churrasco a lo Pobre (Restaurante Scala, Arica, Chile).

Los platos peruanos (y sus penosas imitaciones) son algo común en el norte de Chile. En este caso se trató de un churrasco a lo pobre que nos sirvieron en un conocido y re-putado establecimiento de la calle 21 de Mayo denominado Scala. Un toquecito elegante dentro de nuestra experiencia de mochileros.

Todos sabemos que aquí en Perú el "a lo pobre" hace referencia a un plato que contiene alguna carne acompañada de arroz, papas fritas, plátano y huevo, pero lo que nos dieron ahí era un churrasco mal cocido (el centro estaba prácticamente crudo) con papas fritas desabridas, un pequeño puñado de arroz y un poco de la salsa de cebolla y tomate propia del lomo saltado. Un despropósito total.




Nótese la carne cruda y la obligatoriedad de dejar un porcentaje para la propina. Laweafomeqliao.


3. Caja Dosirak con contenidos variados (Cafetería coreana Namu).

El Centro Comercial Arenales es un antro del frikismo pseudooriental. En sus pasillos podemos encontrar los más variados y curiosos seres humanoides caracterizados como algún personaje de dibujo animado japonés, pero no es de eso de lo que quiero hablar, sino de la Caja Dosirak, mi preferida cuando voy a la Cafetería Namu. Lo mejor que contiene son esas deliciosas lonjas de chancho empanizado y lo peor es que no te llena, pero por algo los orientales son delgados. Bueno, bueno.




4. Salchipapa mediterránea (Restaurante Little Armenia).

Little Armenia fue un local ubicado cerca a la avenida Arequipa, en el distrito de Lince, que decía reproducir algunas comidas de aquel pequeño pero histórico país del Cáucaso que fuera la primera nación en declarar al cristianismo como su religión oficial. Probé algo que de armenio no tenía mucho, la "salchipapa mediterránea", caracterizada por las papas cortadas en rodajas, hot dog de auténtica ternera feliz, todo rociado con una misteriosa salsa mediterránea y espolvoreado con fino orégano. Muy rico.



5. Ramen (Shifudoki Café).
.
Otro de los muchos huecos interesantes que alberga el Centro Comercial Arenales. El ramen no tenía nada de especial y lo segundo que les muestro es un plato del que no me acuerdo el nombre pero que consiste en una masa de arroz con algo de carne rodeada por una tortilla de huevos revueltos. Qué original.


Así vino, yo no lo escribí.

6. Kimbap mixto (Jin Kimbap).
.
De un tiempo a esta parte están llegando a nuestra capital algunas comidas al paso propias de otras latitudes. Primero fueron los bocaditos chinos, hace unos años llegaron los puestos de shawarma y las arepas, y ahora también han llegado estos ricos bocaditos coreanos. Vienen rellenos de atún, hot dog de ternera o mixtos y los venden a un módico precio durante las noches en la esquina de Alfonso Ugarte con Venezuela. Muy recomendable.




7. Ramen Tonkatsu (Tokio Ramen).
.
Finalizamos nuestro recorrido con este poderoso, delicioso y contundente ramen. Puede conseguirse en Tokio Ramen del distrito de Jesús María (Avenida Ricardo Tizón y Bueno 663), no muy lejos de la Avenida Brasil. Si lo pides en tamaño grande (como el de la foto) no te quedará estómago para comer nada más y saldrás feliz y satisfecho. Contiene chancho, fideos, cebollita china, huevo, otras pequeñas verduras y unas deliciosas algas completando la escena.

Es posible que el local (bastante pequeño) se encuentre lleno y tengas que hacer cola para una mesa o un asiento en la barra (como me pasó a mí, que fui un viernes a las 7pm), pero créeme que vale la pena.



Me retiro a cenar. Saludos.

lunes, 11 de julio de 2016

Pajas mentales.

Esta mala mezcla entre Tiahuanaco, Chavín y Sicán, ubicada en un distrito de Tacna surgió, sin duda, de una paja mental.


Paja mental: "Literalmente, masturbación mental. Idea o afirmación de carácter especulativo o teórico, sin otro fin práctico más que el de ofrecer placer a la persona a quién se le ha ocurrido".

Recuerdo dos momentos de mi vida académica ligados a este concepto. El primero fue cuando un profesor nos dijo que "solo tendrán veinte minutos para resolver el examen, porque más tiempo es masturbación mental y yo no estoy aquí para masturbarlos". La segunda fue durante la asesoría de un curso; cuando le presenté a la docente mi trabajo perfectamente realizado y se puso a hacer observaciones cada una más ridícula que la anterior, solo para sentir que era toda una intelectual y mucho más capaz que los jovenzuelos a los que enseña. Observaciones que no servían en nada a la mejora del trabajo sino que, simplemente, se le ocurrieron y le parecieron bonitas.

Todos nos hemos pajeado mentalmente y más de una vez. ¿Te ha pasado que, en algún momento de aburrimiento, has empezado a fantasear hasta el punto de terminar sonriendo en la calle o el transporte público mientras todos te miran extrañados? Enhorabuena: Tu paja mental terminó en un orgasmo de ideas.

A riesgo de parecer encuadrado y estereotipante, puedo afirmar que existen profesiones más propensas que otras a los pajazos mentales. No debe ser muy común que los hombres de números y cálculos (ingenieros, matemáticos, etc) tengan estos entretenimientos en su labor, pero lo he visto mucho en literatos, filósofos, artistas, diseñadores, sociólogos y politólogos. En estos dos últimos, la paja mental puede ser especialmente dañina, porque terminan trabajando en los organismos del Estado, metiendo sus ideas en las políticas públicas y jodiendo magistralmente a todo un país.

Puedo distinguir dos tipos de pajas mentales: la positiva y la negativa. La primera puede ser fuente de creatividad y no suele causar daño alguno (y si lo causa, es muy restringido y en ningún caso irreparable o permanente). Vamos a desarrollarlos brevemente:

Paja mental positiva: La paja mental positiva se encuentra a gran escala en el mundo del misterio; entre los "teóricos de la conspiración" o los "teóricos de los antiguos astronautas", por ejemplo. Siempre encontrarán el "indicio" escondido que revele que Hitler huyó a Argentina, que Elvis no murió o que los extraterrestres nos crearon por ingeniería genética. Sea como sea, no causan daño alguno y sus teorías pueden servir para más de un debate con café y empanaditas. Aquí también entran los creadores y seguidores de cosas como Alfa y Omega, y es justamente su líder Antonio Córdova quien ha dejado para la posteridad la que quizá sea la mayor paja mental del siglo XXI, cuando intentaba explicar qué es el tiempo según le fue revelado por los extraterrestres:

"El tiempo que estamos viviendo, es relativo, porque un tiempo tiene su tiempo dentro del tiempo. No hay tiempo que no le llegue su tiempo en el tiempo de los tiempos. Parece trabalenguas, parece malabarismo mental, pero esa es la relatividad del tiempo".

Sublime.

Otros pajeros mentales de primer nivel son los autores (y seguidores) de los libros de autoayuda. Por ejemplo, tenemos a Coelho con sus frases dulzonas y vacías como que el universo conspira para que logres no sé qué. O los autores de libros de "cómo hacerse millonario cambiando su mentalidad", pero que no son precisamente millonarios. Joseph Smith, fundador de los mormones (con su idea de que los judíos son los antepasados de los indígenas americanos y que Cristo vino a América a predicarles) pudo haber sido, también, un exponente de este arte, si es que acaso no fue un trastornado.

Los exponentes del "arte moderno" son, muchas veces, pajeros mentales que logran admiración por pajearse de la manera más burda y descarada. No hace mucho, en un museo de San Francisco, un gran número de personas terminaron creyendo que unos lentes puestos en el suelo eran una muestra de arte moderno. Y tiempo atrás subastaron una cama con las frazadas desordenadas como si fuera arte por una gran suma de dinero. Pero para mí, la más grande y hermosa paja mental artística destos valles del centro del Perú es la que podemos observar a continuación, directamente desde un solitario lugar en plena Panamericana Norte.

Una paja mental positiva originó la construcción del "Palacio Dorado" de Puente Piedra. Es curioso, con un toquecito retro y no le hace daño a nadie... excepto al buen gusto.

Paja mental negativa: La paja mental se vuelve negativa cuando se traduce en hechos que supongan una alteración del sentido común de la sociedad o puedan causar algún daño real o potencial. Esta paja mental es el equivalente no ya a una paja, sino al sexo sin protección tenido con alguien que padezca una ITS y a sabiendas. Nada bueno puede salir de eso.

Tuve un profesor (me tocan profesores de lo más normales) que decía alegremente que en su opinión los enfermos mentales no debían ser tratados como tales, porque simplemente se trataba de personas con "otra percepción de la vida". Que no tenían alucinaciones sino "percepciones alternativas de la realidad", que debían ser estudiadas no para curarlas sino para nutrirnos de esos conocimientos y... ¿entienden, no? Pero esta paja mental no era de su autoría, sino una aplicación del término "diversidad funcional" que en última instancia vendría a significar (siempre bajo la excusa de "no ofender" y "no dañar la sensibilidad" así sea mintiendo) que no existen personas con discapacidad sino personas con diversas funcionalidades físicas, mentales, etc. Esto, a la larga, podría desembocar en no querer brindarles ayuda para la superación de sus limitaciones porque ¿para qué hacerlo si no tienen un problema sino solo "una diversidad"?

La cojudez está en el aire.

Finalmente, todas las teorías paridas por el marxismo cultural (como la ideología de género y el feminismo radicalizado) iniciaron su andadura como pajas mentales salidas del cerebro de algún señor con harto tiempo libre e interesante billetera, que quería dárselas de intelectual con sus amigos en algún café europeo. Y ya vemos los problemas que están causando al ser utilizadas por las élites para aplicar su "divide y vencerás". Los Testigos de Jehová con su idea de "no a la transfusión de sangre, so pena de expulsión" (con todas las muertes que eso ha acarreado) son también exponentes de la paja mental dañina. Y los líderes izquierdistas europeos que promocionan el aborto a pesar de que su continente está sumiéndose en un invierno demográfico y que además atacan al cristianismo mientras permiten la construcción de mezquitas musulmanas (y ya vemos cómo se lo están pagando los "agradecidos mahometanos") son tal vez los más dañinos pajeros mentales del mundo actual. Llegará el momento en que la Humanidad se cure de ese cáncer y lo arroje al basurero de la Historia.

La paja mental se cuenta sola. Este caballero no podría manifestarse de esa forma en las sociedades de las que provienen los inmigrantes musulmanes cuya entrada masiva apoya.

viernes, 8 de julio de 2016

El fin de la Casa Matusita.

¿Qué limeño no ha escuchado hablar (así sea superficialmente) sobre la Casa Matusita? Nos estamos refiriendo a la leyenda urbana más conocida de nuestra ciudad capital, que por estos días está siendo literalmente demolida sin que ningún fantasma pueda impedirlo.

Existen muchas versiones sobre el origen de los hechos supuestamente paranormales que acontecerían en el segundo piso de la edificación. En la búsqueda de un desencadenante, se cuenta la historia de un japonés que se suicidó en su interior en algún momento de las primeras décadas del siglo XX, si bien parece tratarse de un calco o confusión con el mito de los fantasmas de la Quinta Heeren en Barrios Altos, sumado al hecho de que el dueño de la ferretería que inicialmente se instaló en Matusita era también un inmigrante de dicha nacionalidad. Otros achacan los acontecimientos a algún crimen pasional y, los más apegados a la conspiración, están convencidos de que todo fue un rumor intencionadamente difundido por funcionarios de la Embajada de Estados Unidos (antiguamente situada frente al inmueble, en donde actualmente funciona la Clínica Internacional) para limpiar el lugar de vecinos indiscretos.

Sea cual sea el origen de la leyenda, ésta cobró auge cuando, en la década de los 60s, un conductor de radio y televisión, de apellido Vilchez Vera, anunció que ingresaría a la vivienda, permaneciendo una noche en su interior y saliendo en un estado, digamos, de grave perturbación mental. Esta historia fue posteriormente desmentida por el propio personaje en un libro, pero aún así, sigue siendo mencionada como "prueba" de los hechos paranormales que acontecen en esa vivienda hasta la actualidad.

Lo cierto es que si alguna vez hubo fantasmas en aquella esquina, es algo que ya nunca podremos comprobar, porque ese segundo piso está siendo demolido en este preciso instante. Podría darse el caso de que los fantasmas trasladen su cólera al primer piso (actualmente también en desuso) pero ya sería especular demasiado ¿o no?

- "Tanto hablaban de que no se podía ni entrar porque dizque había cosas misteriosas y ahora están destruyendo el segundo piso y no pasa nada", mencionaba una conocida.



sábado, 2 de julio de 2016

¿Qué carajo le estamos metiendo en la cabeza a nuestros niños?

Escribo este post a propósito de una fiesta que se está llevando a cabo frente a mi casa y que, con su potente equipo estereofónico, destruye todo intento mío por avanzar trabajos universitarios o dormir.

¡Paren ya, malparíos!
.
La canción más veces repetida es "Una cerveza" del grupo argentino Ráfaga, que es algo así como la canción del verano, del medio año, del invierno, y estoy seguro que también será la canción del 2016. Es una cosa realmente insoportable, que pudo ser simpática y agradable cuando no era tan común, pero ahora que la escucho en todos lados, desde la combi hasta el mencionado tono, deja de ser siquiera tolerable. Bueno, pero eso no es lo que importa.

(En este momento han vuelto a repetir la canción por tercera vez en menos de una hora).

Lo que importa es que en esa fiesta (como en las de otras familias de mentalidad simple y que tienen por hobbie el sexo sin preservativo y la reproducción conejo style) hay muchos niños presentes. Y uno de ellos (que no supera los seis o siete años) pega gritos desgarradores con la frase "porque vooos, se nota que no me querees, se nota que sha no hay amoor, entonces sha no hay más que hacer y sho me dedico al alcohoool".

Muy aparte de lo huachafo y alienado que es estar cantando como argentino cuando a leguas se te nota más peruano que una papa rellena, ponerle esta música a los niños desde edades en que su cerebro absorbe todo estímulo, lo almacena y después lo reproduce, es, cuando menos, cuestionable. Y seré políticamente incorrecto: Estoy convencido de que el hecho de que los barrios con mayor criminalidad (especialmente juvenil) o mayor porcentaje de violencia familiar bajo los efectos del alcohol (y el propio alcoholismo) sean los mismos donde predomina este tipo de música no es una coincidencia. Y si sumamos que, muy aparte de la música, se deja a esos chibolos con la televisión basura (Mayimbú y cia) como niñera de todas las tardes, no nos debe sorprender que, además de bulleros, maltratadores, borrachos y delincuentes, muchos otros, a pesar de llegar a ser ciudadanos honestos, desarrollen una mentalidad simple y sin el más mínimo concepto de trascendencia personal, por así decirlo. ¡Si se les ha enseñado a que su máxima aspiración sea esperar el chisme del día!

Sé que muchos padres dejan a sus niños viendo tele "porque no los pueden llevar con ellos al trabajo" o que otros permiten que estén rondando en estas fiestas "porque se ve chistoso el bebé bailando como borrachito o pidiendo reggaetón", pero hay que ver más allá: Con respecto a lo primero: Nadie se va a morir por no ver televisión; de hecho, gran parte de la humanidad vivió hasta hace solo unos años sin conocer la caja boba y no murieron de tedio ni se deprimieron por esa causa. Sácale la antena a tu tele mientras no estás (o el cable) y déjale a tus niños DVDs educativos, documentales, etc. Cualquier cosa será mejor que ver al humanoide que presentan en Latina por las tardes, o a los tarados que "combaten" en ATV.

Y con respecto a las fiestas, entiendo que muchos padres en su triste ignorancia cosifican a sus hijos pequeños como si se tratase de monitos, perritos amaestrados o cosas similares, pero deben entender que ese niño que hoy baila "perrea mami perrea" va a ser el mismo que años después pueda estar perreándose en serio y sin forro a cuanta bandida encuentre. Después vendrán los niños no deseados, los abortos, las infecciones de transmisión sexual, etc, y eso estimados, no les va a causar nada de gracia.

Lo que siembres, eso cosecharás. Es bíblico pero, sobre todo, es de sentido común.

viernes, 1 de julio de 2016

Día de San Pedro y San Pablo 2016 en el Muelle de Pescadores de Chorrillos.

Fecha: 29/6/2016.
Festividad de San Pedro y San Pablo / Día del Pescador.





Al carajo el invierno.

El revolucionario de la bahía.



Sabino Balandra Pérez, sobrino tataranieto del héroe José Olaya Balandra.


San Pedro, patrono de los pescadores y del distrito de Chorrillos.

Fe.



Recordando la multiplicación de los peces.


El fresco y sabrosón pescado frito con su toquecito de ceviche y arroz.

Fin de fiesta con la rica cumbia.