La primavera resuena.

viernes, 28 de junio de 2013

35 kilómetros por un tono.

Eran las 22hrs y me encontraba hablando por chat con la chica más dulce y tierna de todo Comas, Los Olivos y parte (solo parte) de Puente Piedra. Nos encontrábamos haciendo catarsis ya que pasaron ciertas circunstancias que nos tuvieron un tanto afectados. En mi caso, la depresión post cumpleaños, a cuyos motivos ya dedicaré una entrada, porque, aunque he tratado, no ha salido la inspiración ni la voluntad necesaria para culminar una.

En este momento me sirvo un poco de café, porque la temperatura en Lima ha llegado a los 13 grados con más o menos 96% de humedad. Y para los que viven en la rica Chosica "Villa del Sol", ha llegado a 12 grados por la madrugada.

Lo cierto es que a eso de las 22:30hrs, me llama ella (la botella, ok no), Liliana, mi amiga de juergas, llantos, tardes mirando el mar, borracheras, viajes y, en algún tiempo, incluso el amor. Obviamente no estoy poniendo su nombre verdadero, porque sé que internet es un pañuelo. Bueno, casi siempre cambio los nombres de las personas de las que hablo en mis blogs.

La cuestión es que me llamó y me dijo que baje a la disco tal, de San Borja, porque celebraría su cumple (que es un día antes que el mío) y ¡sorpresa! celebraría el mío también, ya que irían amigos en común. Y como siempre pasa desde 2007, cada vez que ella me dice "ven", yo voy, y más aún ahora que hemos retomado la amistad después de un año de no tener la más mínima intención de vernos (al menos de mi parte) por una serie de malos entendidos. Así que, inocente, decidí esperar un carro que me llevara desde Ventanilla (donde vive mi viejo y donde me encontraba) hasta San Miguel, para de ahí tomar un carro a San Borja.

No sé porqué carajo, pero parece que las empresas de transporte creen que Ventanilla es una especie de "ciudad dormitorio" donde la gente solo llega a jatear y que nadie desea salir de noche. A las 22hrs ya no hay ni un miserable bus o combi por la avenida principal, que conecte con Lima, y los pocos que pasan van en sentido inverso (de llegada) y se dirigen al paradero final, en la intramontana Mi Perú o la remota Pachacútec. Así que esperé y cuando me dí cuenta que empezaban a llegar personajes de dudosa moral e intenciones, tomé un taxi hasta MegaPlaza, de donde asumí que encontraría carros para San Miguel. Lo cierto es que nadie me quiso llevar por menos de 25 soles y se dieron unas señoras vueltas para salir a la Panamericana Norte a la altura de Naranjal y de ahí seguir hasta el centro comercial. Una vez en MegaPlaza y ya alrededor de las 00hrs tomé una combi que decía San Miguel, pero no conté con que no iría de frente sino que se metería nuevamente al Callao (atravesando zonas nada recomendables, al punto que uno de los que ahí viajaba decía "no pare, que por aquí suben asaltantes") y salimos por el Aeropuerto (sí, exactamente, volví CASI a Ventanilla) para seguir hacia San Miguel al ritmo de los clásicos del reggaetón. Recordé con Nina Sky y Héctor y Tito a la vez que me enteré que el conductor y el cobrador eran Testigos de Jehová. Una vez en San Miguel tomé otro bus que tras atravesar Pueblo Libre y San Isidro me dejó en Miraflores, donde otro bus me llevó hasta Barranco (porque Liliana me llamó para decirme que finalmente habían preferido ir para allá).

Llegué a la disco y me salió a recibir Karen, la ex enemiga acérrima de Liliana, pero con quien han hecho las pases porque en su cada vez más próxima vida laboral no conviene tener gente que te ponga el cabe. Se me pegó, como siempre lo hace cuando me ve y Liliana nos dirigió una mirada de ¬¬ ya que recordó cómo terminó eso en una anterior celebración donde al final Karen y yo nos desaparecimos hasta el día siguiente. Liliana siempre se ha mostrado celosa con mis enamoradas o personas muy cariñosas y hasta casi me sabotea el inicio de una relación. Siempre me he preguntado porqué. Pero bueno, después de nuestro alejamiento dejó de hacerlo.



Bailamos canciones de N' Samble, Maná, Pedro Suárez-Vértiz, Nene Malo, Corazón Serrano y otros artistas y tomamos chela y tequila. Este trago me puso en un aprieto, ya que nunca había tomado y no sabía cómo se pone el limón y la sal. Al final me lo tomé puro ante la admiración de la gente y diciendo que "macho peruano que se respeta no combina el trago para rebajarlo", pero la verdad es que el único tequila anterior en mi vida había sido este de acá.

Al final, ya con el amanecer, terminé durmiendo en su casa (aunque en el fondo no había necesidad, porque vivo a unas cuadras) y ella me ofreció su sillón, cerca a la cocina donde penan, y me arropó con las frazadas. Fue un momento particularmente feeling en el que nuestros rostros (como casi siempre que hablamos, y ahí entra el lenguaje corporal a decirnos mucho) terminaron muy muy cerca. Posteriormente, me miro, nos miramos, sonreímos y fue una tremenda miradera.

A veces no sé qué pensar...

Lo cierto es que...


Expectativa. Obsérvese que los de Google ponen "Vantenilla" en lugar de "Ventanilla".
Para llegar de Ventanilla a Barranco, tuve que recorrer, en teoría, poco más de 35 kilómetros, que en un hipotético mundo feliz, me hubieran tomado 46 minutos. Pero en la realidad recorrí mucho más, ya que esa sería la ruta más directa y corta, si tuviera carro propio o 100 soles para pagarle a un taxista de buena voluntad, y si no hubiera tráfico. Calculo que fueron alrededor de 45 o 50 kilómetros y 2 horas de viaje en cuatro autos diferentes con lo que ésta se constituyó en la más larga travesía que he hecho por un tono (no por una persona, porque alguna vez me fuí hasta Trujillo para ver a alguien).

Realidad. Cada línea de distinto color es un carro distinto.
En fin, que si no haces estas tonteras en la juventud, solo te quedará ver que tus hijos las hagan. Saludos. Y que siga la fiesta del feriado largo. Hoy tuvimos, además "El Día del Ceviche" (otra de esas ingeniosas festividades que se inventan los últimos gobiernos) y mañana tendremos el tradicional Día de San Pedro y San Pablo y Día del Pescador (más interesante en el puerto del Callao y en los minipuertos de Ancón y Chorrillos) y también la Fiesta del Orgullo Gay con su respectiva marcha. También me han invitado a un festival católico en Carabayllo, pero yo, bueno, este, tengo un trabajo grupal en la tarde e iremos al Mercado Central.

6 comentarios:

  1. Jajaja pobre Tropi' la cuestión es que llegaste para estar con todas las nenas :) OKNO con respecto a tu amiga la que tu fuiste a dormir a su casa creo que esta celosa o algo por el estilo :P
    Morí con la parte de la tequila... alucina que yo no he tomado bebidas alcohólicas son muy sano a las justa pisco y un poco de ron
    Un saludo! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaja, pero no son las nenas que me interesan. Como dice cierta canción "De que me sirve, ay que me quiera, esa persona que no quiero que me quiera; si la que quiero, ay que me quiera, no me quiere como quiero que me quiera" xD

      Ah, eres sano. Seguro eres de los que redactó la Ley Zanahoria en mi distrito y por eso no venden chela después de las 11 xD

      Saludos.

      Eliminar
  2. soy flojo, yo no me hago travesias por casi nadie (ok, casi nadie solo por intereses personales que van por el lado afectivo.-sexual)
    la última vez el dije: ya, siempre voy a chorrillos desde Callao, ahora vente tu para ir a Minka. ¡y vino!
    :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno yo por cosas afectivas sí me he hecho grandes viajes. Por lo sexual nica, ese aspecto lo puedo controlar bien.

      Por mí han venido desde otra ciudad xD Y también desde San Juan de Lurigancho. Otros tiempos cuando era todo un seductor xD

      Saludos.

      Eliminar
  3. Waaa.!!! pero que tal viaje que hicistes, supongo que valio la pena Fer.

    Saludos :D

    ResponderEliminar