La primavera resuena.

domingo, 11 de agosto de 2013

Varicela a los 17.

Fue una mañana de un año de mediados de la década 0. El "Club Axé Bahía" era el programa más escuchado en la radio que dice que está de moda, aunque también los Black Eyed Peas sonaban como los artistas del momento. Tenía 17 años y mi primera relación sentimental conmocionaba, sí, conmocionaba (ok, nunca tanto) las pocas cuadras que separaban mi casa de la de mi enamorada. En ese tiempo estudiaba Derecho y pues, esa mañana (recuerdo que era sábado) fuí a la universidad a mis clases de Actividad II - Oratoria, cuando al regresar noté una extraña calentura en mi rostro. Al mirarme al espejo noté la existencia de dos granitos rojos en mi pómulo izquierdo. No les dí importancia, pero la calentura aumentaba y a las pocas horas los granos empezaban a poblar mis brazos, parte del pecho y algunos (más loquillos) en las piernas. Felizmente mi ingle no fue tocada, ya que desde esos años deseaba ser padre.

Mi vieja, algo paranoica, se preocupó totalmente y me llevó al médico que siempre atiende a la familia. Este se rió al verme (es un cachaciento de primera) y dijo que no era nada grave, pero sí poco habitual, ya que la varicela suele dar en la niñez, no a los 17 años. Recetó una crema, unas pastillas y dijo que no me reviente los granos o mi piel quedaría marcada, que en unas semanas se me iría el bicho, cuando mi poderoso sistema inmunológico venza en la batalla, y una vez logrado eso, sería inmune de por vida. Mi mamá se puso a leer al respecto en internet y de algún lugar sacó que no debía salir a la calle porque podía darme neumonía y que, además, se podían burlar por la rareza de que a alguien le dé esa enfermedad en la adolescencia tardía. Pero yo tenía a mi enamorada ¡a la mierda el mundo, pero no ella! Pero tampoco la quería contagiar, y eso de hecho podía pasar, porque nuestros encuentros eran siempre bastante cercanos.

La llamé de mi primitivo celular Samsung de pantalla verde azulado y me dijo que igual vaya a verla o que ella me buscaría. Le dije que no la quería contagiar e insistió. Y al final se hartó y con su clásico carácter fuerte me dijo:

- Carajo, vienes a mi casa hoy a las 4. Tu mamá sale en las tardes, dile que no eche candado a tu puerta y sales. Le dices que si no quieres candado es porque uno nunca sabe cuando habrá temblor. ¡Pero vienes!

Esperé la hora indicada y presuroso salí. Total, era un cosito y hacía lo que ella me diga (ok, no). Felizmente era invierno, así que usar capucha y chalina no se veía fuera de lugar; además, no me salieron muchos granos en la cara, sino más que nada en los brazos. Saludé a la gente que, para variar, se encontraba de vagancia en las afueras de la tienda que oficiaba como punto de reunión, y me fuí rapidín y saludé a mi querida y amada que se hallaba en su puerta. Quise hacerlo de lejos pero ella me jaló y me estampó un gran beso. La miré horrorizado mientras ella se reía, diciéndome:

- ¿Ves que no me prestas atención cuando te cuento mis cosas? Hace tiempo te conté que tuve varicela en la primaria y que la gente de mi cole me jodía, etc.

Era cierto. Era inmune. No había peligro.

Entramos a su casa y empezaron las cosas que son habituales entre quienes se quieren.

Creo que le causó morbo mi situación aparentemente vulnerable. Pero esa vez, lo que siempre hacíamos, lo hicimos aún mejor.

La situación se prolongó por varios días, hasta que la enfermedad fue vencida. No iba a mi universidad, así que tiempo había de sobra. A mis compañeros y profesores les dije que había tenido bronquitis. Dudaron. Eso no se cura del todo tan rápido. Además, uno de los granitos iniciales del rostro aún era visible.

Extrañamente, creo que esos pocos días de verse a escondidas y jugando con el supuesto riesgo, nos unieron más.

Años después se lo conté a mi vieja, y ella, que siempre tuvo anticuerpos hacia la susodicha, me dijo: "Esa chiquilla te expuso ¿ya ves? por eso te decía que no debías estar con ella. No le importó tu situación".

Después tendría enamoradas verdaderamente malas y mi vieja empezaría más bien a decirme si no sería buena idea que hubiese seguido en mi relación inicial o que la retomase.

Pero ni esa historia ni la varicela volvieron más. Soy inmune a las dos desde hace tiempo.

La idea de este post surgió como consecuencia de que una amiga veinteañera me contó que ha contraído la enfermedad. Si que te dé a los 17 es algo raro, que te dé pasados los 20 te vuelve una rara avis total. Así que mañana la veré y jugaré a que no me queema (¡el alcatraz! ok, no).

Y ¡oh curiosidad! Cuando me dió esa enfermedad también fue un agosto. Mucho más bonito que este, sin duda.

14 comentarios:

  1. ella te debió ir a ver, siempre he querido visitar a mi enamorado estando enfermo (fiebre o adolorido por un golpe no muy grave) Ey! no es que sea mala deseándole algo así, solo que me parece que en situaciones malas conoces más a las personas. Siempre he tenido la idea de ir a visitarlo y cuidarlo, ayudar a llevar su almuerzo a su cuarto (si es que me dejasen pasar xD), ir a comprar sus pastillas, qué se yo.

    Supongo que es por ese instinto maternal que tenemos las mujeres.

    Saludotes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entiendo :) A ella le hubiera gustado visitarme, pero mi mamá la tenia vetada, así que ni modo.

      Saludos Daria :)

      Eliminar
  2. jejeje yo tuve varicela a los 9 años por ahí. No hay foto :( carajo ahora con los smatphones toman foto a cualquier cosa.

    Yo visité a una amiga cuando estuvo con la pierna fracturada, le firmé su venda :3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahora con los smartphones cualquier cosa va pa'l Feis xD

      Yo también he visitado amigos en el hospital, pero no sabía cómo reaccionar, es que es difícil para mí sonreír viendo a alguien que quiero mal, pero por otro lado, sé que si estoy triste no contribuyo a su mejoría, sobretodo, anímica.

      Eliminar
  3. Hace tiempo un chiquillo (no era mi enamorado, era un niño con el que me gustaba chapar) JAJA ok no, nada de agarres, éramos muy chibolitos para ese tipo de maldades sin sentimientos xD, tenía varicela y yo fui a su casa. Su mamá me dijo que podía contagiarme pero yo dije que no, que era inmune. Y se curó :3 fueron unas buenas vacaciones XD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo curaste con tu cariño :) Eres una pastillita, awww xD

      Eliminar
  4. Caray pobre de ti, a mi me dio paperas a los 33, cargue al hijo de una amiga y jugué un rato con el. Cuando estaba en clase apoye mi mandibula en mi mano y sentí un dolor espantoso y ahí sentí una bolita que no había antes! Me dio paperas!! Fui objeto de burla en mi trabajo, pero descanse como 3 semanas!!! Lo malo fueron las inyecciones diarias contra la inflamación! Son enfermedades de niños! No se porque tuvo que darme a mi!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es la vida. Ha de ser que aún tenemos algo de niño dentro de nosotros xD

      Eliminar
  5. Jaja yo no recuerdo cuando me dio varicela, pero espero que ya me halla dado. Me muero si a esta edad me enfermo Jajaj

    Saludos Fer.!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí pues, a esta edad teniendo tantas cosas que hacer, tanto que estudiar, que trabajar, que tonear... sería el colmo xD

      Eliminar
  6. Yo la tuve de niño. No recuerdo mucho. Me sorprende que si de tan joven quisieras ser padre todavía no lo seas. Teniendo en cuenta tu afición por las mujeres/amigas/conocidas que por lo general mencionas en tus blogs.
    Cuando seas padre, tienes que contagiar a tu hijo de las enfermedades normales de niño para q despues sea inmune.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro que deseo ser padre, pero eso no significa que voy a embarazar a alguien solo para cumplir mi deseo. Sé que aún soy recontra inmaduro y ni siquiera tengo una profesión completa para darle la calidad de vida que se merece y no voy a reproducirme para darle una vida de carencias. De eso ya conocí algo en un tiempo y no es agradable.

      Cuando sea padre procuraré que mi hijo o hija viva como todos, incluso si tiene alguna enfermedad a curarlo pero sin escandalizarse, porque sino crecerá siendo un delicado al que todo le afecte y no un recio como su papá que hasta viaja en camión por las punas y con polo y pantalón de tela :P

      Eliminar
  7. la varicela es peor (los sintomas) cuando eres mayor que de niño, y hay muchas secuelas que te dejan cuando eres mayor... me gusta meter miedo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. O sea que tú eres de los que meten terror xD

      Eliminar