Eterno verano.

viernes, 6 de junio de 2014

Un extraño caso de viaje dimensional en el cañón Gadianton.

Uno de los casos más extraños de distorsión espacio temporal ocurrió en el sureste de Utah, cerca del cruce de tren de Modena, en los bordes del desierto de Escalante.

Existe un cañón de rocas resbaladizas justo al norte de Modena que lleva el nombre de Gadianton. Es un nombre que sobrecoge a los devotos de la Iglesia de los Santos de los Últimos Días (mormones):

"Entre los que transportaban suministros a Pioche (Nevada) en los años de la década de 1870 surgió la leyenda de que en la garganta rocosa cerca de la Línea de Nevada eran perseguidos por los ladrones de Gadianton, una hermandad terrorífica que el Libro de Mormón explica como surgida entre los nefitas y los lamanitas un siglo antes de Cristo". Los Gadiantones habrían sido una secta misteriosa de asesinos muy similares a la Bruder Schweigen de Alemania o el Crna Ruka de Yugoslavia.

"Los cargueros con ojos desorbitados contaban historias de rocas que cierran el camino, y de cómo el cañón se plegaba hasta atraparlos".

Con el tiempo los viejos cuentos de Gadianton fueron olvidados en el condado de Iron, Utah. Hasta mayo de 1972, cuando cuatro alumnas de la Southern Utah University (SUU) se dirigían de regreso a su residencia en Cedar City, después de pasar el sábado en un rodeo local en Pioche (todos los nombres han sido cambiados para proteger la confidencialidad de los testigos).

Janna North tenía el auto de su padre, un Chevrolet Nova de 1971 y Carol Abbott estaba en el asiento del copiloto. Sentados en el asiento trasero estaban Lisa Rochefort y Bethany Gordon. Fue después de las 10pm, cuando las jóvenes cruzaron la frontera de los estados de Utah y Nevada, nueve millas (14 kilómetros) al este de Modena. Estaban ansiosas por regresar antes de que su ama de llaves, la señora Mortensen, cerrara las puertas del dormitorio.

Ese tramo de la carretera 56 de Utah es bastante desolado, cubierta de arena, artemisa, ocotillo y bayoneta española, con los acantilados de arenisca roja en el horizonte norte. Las chicas estaban muy contentas cuando finalmente vieron el cruce del ferrocarril Union Pacific por Modena. Pero un poco más allá de las vías, Janna notó algo extraño. Dos líneas de la carretera asfaltada se dirigían hacia el desierto, una viraba bruscamente hacia el sureste y la otra enrumbaba al noreste, hacia la región de los cañones, más al norte.

"¿Cuál tomamos?" preguntó Carol.

"La de la izquierda", respondió Janna. Ella sabía que Cedar City estaba a 46 millas (73 kilómetros) al noreste, y supuso que la carretera del cañón las llevaría a su destino mucho antes.

Cinco minutos más tarde, el Chevrolet entró en el cañón de rocas rojas. Janna, que había estado charlando con sus amigas, de repente se dio cuenta de que los faros del coche se reflejaban con más intensidad en el pavimento. Mirando más de cerca, dejó escapar un grito de asombro. La línea central de color blanco había desaparecido. En lugar de asfalto negro estaban conduciendo sobre cemento blanco.

"¡Janna, adelante!", exclamó Carol.

Janna se quedó sin aliento. La carretera terminaba abruptamente en una pared rocosa del acantilado. Le dió con fuerza al pedal del freno. Vibrando un poco, el auto se detuvo con un chirrido delante del acantilado.

"¡Oh, genial! ¡Un callejón sin salida!" Al poner marcha atrás, Janna volteó. "Uno pensaría que pondrían algunas señales de peligro."

"Ahora tenemos que ir todo el camino de regreso a Modena", se quejó Bethany.

"Nunca vamos a llegar antes del horario límite", dijo Lisa.

"Vamos a hacer buen tiempo una vez que estemos de vuelta en la carretera estatal", les aseguró Janna.

Tensos minutos pasaban y Janna empezó a sentirse inquieta. Ellas seguían rodando a lo largo, cercadas por las paredes de los cañones rojos. Pero ya deberían estar de vuelta en el desierto abierto en ese momento.

El cañón fue dando paso al campo abierto. Las chicas se quedaron sin aliento. En lugar del desierto iluminado por la Luna, vieron campos de cereales a la derecha y lo que parecían grupos de pinos ponderosa, a la izquierda.

Carol miró a su alrededor con asombro. "De seguro esto no es Modena".

"Debimos haber llegado y dado la vuelta de nuevo allí", dijo Janna, con su mirada volando hacia atrás y hacia adelante. "¿Dónde diablos estamos?"

Más adelante vieron un bar de carretera (taberna) y un estacionamiento adyacente. Parecía tener un letrero de neón, pero no podía leerse. Lo que deberían haber sido letras eran garabatos y circulinas luminosas. Algunos hombres salieron del edificio.

"Hay algunos muchachos", dijo Carol.

Bethany dejó escapar una risita. "¿Son atractivos?".

"Vamos a ver." Lisa comenzó a abrir la ventana trasera.

"Lisa, no tenemos tiempo para esto", dijo Janna.

"¡Relájate!". Apresuradamente retocó su lápiz de labios. "Sólo voy a preguntarles cómo volver a la carretera."

Cuando Janna disminuyó la velocidad, pudieron notar gran consternación entre los hombres. Como si hubieran sido sorprendidos por un animal desconocido. Lisa, sacando la cabeza por la ventana, dijo, "Hola; somos..."

Y dejó escapar un grito de terror.

"Lisa ¿Qué?" Janna se volvió en su asiento.

"¡Vámonos de aquí!" gritó frenéticamente mientras subía la ventana. "A toda velocidad, Janna!"

Bethany gritó: "¡Ahhhh!". #Okeyno.

Las llantas se asentaron en la arena y el auto se alejó rápidamente del edificio. Janna le dió con fuerza al pedal del acelerador. Observaron un lago a su izquierda.

"Oh, Dios mío! Vienen a por nosotros!" Bethany gritó. "Janna, más rápido!"

Janna miró por el espejo retrovisor, y lo que vio le heló la sangre. Estaban siendo perseguidas, pero no por algún vehículo construido en Detroit.

Cuatro coches de aspecto extraño seguían su estela. Vehículos en forma de huevo montados sobre ruedas de triciclo. Es decir, con dos grandes ruedas en la parte delantera y una rueda más pequeña en la parte trasera. Un único faro blanco brillante brillaba desde el frente de cada uno de los "autos" perseguidores. Hacían un zumbido extraño.

"¡Vamos más rápido! ¡Nos están alcanzando!"

Por delante del camino apareció nuevamente el cañón de roca roja. El auto se sumergió en él a 80 millas por hora. El camino era tan estrecho que parecía doblarse y las llantas levantaban una nube ondulante de polvo. Ya no podían ver a sus perseguidores.

Minutos más tarde salieron del cañón, de vuelta al desierto familiar. De pronto, el camino desapareció. Los faros solo mostraron artemisa y ocotillo. El auto tuvo mayor empuje. Janna pisó el freno. ¡Demasiado tarde! El coche se ladeó y quedó junto a un arroyo.

Temblando incontrolablemente salieron del coche. Milagrosamente resultaron ilesas. El Chevrolet llevó la peor parte, con tres ruedas pinchadas, numerosas abolladuras en el parachoques delantero y faltaba el tapacubos de una de las ruedas. Janna le echó un vistazo y se llevó ambas manos a la frente. "¡Mi padre me matará!".

Lisa, sin embargo, estaba casi histérica. Se sentó en el suelo, abrazando las rodillas de sus pantalones vaqueros, llorando y gimiendo, Solo murmuraba: "Ellos... ellos no eran humanos".

Las chicas se quedaron en el coche hasta la salida del sol. Después caminaron un par de kilómetros al sur. Se alegraron al encontrar el familiar asfalto de la carretera 56. Una hora más tarde, pararon un auto de la Patrulla de Caminos de Utah y les contaron su historia.

Vic Lundquist, quien investigó el caso, señaló varias circunstancias que nunca fueron explicadas adecuadamente.

(1) No había huellas de neumáticos que demostraran que el auto había dejado la carretera 56 en Modena.

(2) Siguiendo las pistas del auto en el lugar en que se accidentó, estas se extendían hasta sólo 200 metros en el desierto y terminaban abruptamente.

(3) Nadie pudo explicar cómo el auto había conseguido recorrer casi dos kilómetros al norte de la autopista 56 sin dejar rastro físico de su paso a través del terreno áspero del desierto.

(4) A pesar de que los voluntarios buscaron con diligencia, no encontraron ni rastro del tapacubos delantero derecho del auto.

Si el cañón Gadianton de Utah es, como dicen algunas personas, una puerta de entrada a otra dimensión, entonces tal vez el tapacubos perdido de Janna es ahora considerado un "artefacto alienígena" en la exhibición de algún museo de esa Tierra paralela.

¿Quieres escucharla en un podcast en inglés? Pincha aquí.
¿Quieres ver un video de Mundo Desconocido sobre tres ejemplos de supuestos viajes en el tiempo? Clikéame esta.

Caso extraído y traducido libremente de la revista estadounidense "Ufo roundup".

2 comentarios:

  1. Wow wow nunca habia leído esto, interesante!

    ResponderEliminar
  2. ñeee... me ubiera gustado saber como eran esos seres que vio la pobrecilla de Lisa.

    ResponderEliminar