Eterno verano.

lunes, 8 de julio de 2013

Regresando un alien a Zeta Retículi: Los 66 años del Incidente Roswell.

La verdad que yo ni me había acordado, pero Google hizo que lo recordara: el día de hoy se cumplen 66 años del incidente que, sea verdad o mentira, marcó el inicio de lo que ahora llaman ufología: el Incidente Roswell.

¿Qué fue lo que sucedió en aquel rancho de Nuevo México hace ya más de 6 décadas? Lo único seguro es que algo cayó del cielo en medio de una tormenta eléctrica. Los testigos hablan de un artefacto con la clásica forma de platillo volador, al lado del cual se encontraban varios cuerpos humanoides, uno de los cuales aún tenía vida pero falleció poco después. También hablan del hallazgo de pedazos de un metal desconocido, elástico y grabado con una especie de jeroglíficos. Hay quienes dicen que esa nave y otra más cayeron al quedar fuera de control por la influencia de un radar militar que se estaba probando. Y una de las cosas que más me impactó cuando la leí de pequeño fue parte del testimonio del hijo de la familia que vió los cuerpos cuando era niño. Decía que el extraterrestre que aún estaba vivo trató de comunicarse telepáticamente y le transmitió un gran sentimiento de tristeza al saber que su muerte estaba próxima.
El sobreviviente, pensando en cómo carajo vuelve a su planeta.
La nave en caída, según Google.
El gobierno estadounidense, para variar, negó todo y salió con que se trataba de un globo sonda, mandando al cuerno lo dicho por los testigos. A pesar de esto, a partir de esa fecha el fenómeno ovni se convirtió en tema habitual de conversaciones, películas, investigaciones, documentales, en suma, de la cultura popular y de uno que otro científico. Estoy seguro que, sea verdad o mentira, el día en que haya un contacto oficial o lo suficientemente grande como para no poder negarse, el tiempo entre Roswell y ese contacto irrefutable serán considerados como la prehistoria de las relaciones entre la Tierra y otros mundos.

En los 90s apareció el video de una supuesta autopsia a uno de los tripulantes de la nave. Fue desmentido por una serie de incoherencias, como el cordón del teléfono que aparecía en la sala, que no correspondía a la década de los 40s. Recuerdo mucho la mañana de la transmisión de esa noticia porque el video apareció en Primera Edición mientras desayunaba para ir al colegio. Casi me traumo al ver al supuesto alien a la vez que mordía mi pan con mantequilla.

Algún tiempo después ví el capítulo sobre Roswell en "Misterios sin Resolver", la serie sobre misterio que inició mi interés en estos temas cuando era niño. Encontré el capítulo en YouTube, pero después lo retiraron por los benditos derechos de autor. La posición del programa era la de darle credibilidad a la hipótesis extraterrestre.

Pero no todos creen que fue un ovni lo que se estrelló aquella noche. La revista española Karma 7, que ya no sale pero de la que aún conservo un número noventero, fue muy crítica al respecto, viéndolo como una gran mentira: el video como un montaje y los supuestos cuerpos como maniquíes del ejército que fueron lanzados desde un avión como parte de un experimento de resistencia.


Pero ¿qué más podemos decir sobre el fenómeno ovni? ¿Es realidad o mentira? Personalmente he sido testigo de un par de apariciones en los cielos a las que no les encuentro explicación. Hay una tercera, pero podría tratarse de un satélite. A pesar de eso, estoy convencido de que muchas personas, ya sea para ganar notoriedad o para que la hipótesis extraterrestre sea aceptada pero ya, han trucado fotos y videos. Es notorio, por ejemplo, que muchas fotos de ovnis corresponden sospechosamente a la idea popular que se tenía de los extraterrestres en la época en que fueron tomadas. Pongo como ejemplo las fotografías y videos de George Adamski, solo un año posteriores a Roswell, en donde los ovnis conocidos como "tipo Adamski" y semejantes a un carrito o a un plato con pelotas en su parte inferior, fueron grabados por él y solo por él. Nadie más ha vuelto a grabar un "ovni tipo Adamski" y los videos muestran a los objetos volando sin dirección, en un extraño bamboleo que más parece el movimiento de una maqueta sostenida por un hilo. En mi opinión, son falsos, y eso solo perjudica la credibilidad de los avistamientos que sí son reales.


El carro voladooor (Chombo Style).
.
Otro ejemplo de avistamiento sospechoso, fue el del hombrecito volador, con hélice en la cabeza, visto en Bolivia hace ya varias décadas por una mujer indígena, y estudiado por J.J. Benítez en su libro "El hombre que susurraba a los ummitas". No me atrevería, sin embargo, a decir que es del todo falso, ya que quedó constancia de la muerte de los animales de la mujer indígena en extrañas circunstancias. Además, ella no tenía acceso a medios de comunicación para haber visto imágenes de extraterrestres ni mucho menos razones para haberlo inventado.


El hombrecito de la hélice y Benito de "Benito y Cecilio". Parecidos razonables.
.
Pero si alguien propagó más mentiras fue la revista mexicana Reporte Ovni, que campeonó en ventas en los 90s. Tuve varios ejemplares, que terminaron vendidos para irme de juerga cuando era adolescente. El ejemplar de abajo muestra una burda falsificación hecha con un cráneo y algunos huesecillos. Un supuesto abducido decía haber viajado a otro planeta, en el cual vivían seres que se vestían como los antiguos mesoamericanos y que el "esqueleto" correspondía a un "tzumpul", la mascota de ese planeta equivalente a nuestros perros.


Si pensaba que mi estimado "Cabeza de zapallo" era el más cabezón in the universe, lo reconsideraré.
.
Las siguientes revistas también las tenía. Una de ellas hablaba, por ejemplo de que existían seres invisibles gelatinosos viviendo en la alta atmósfera y que de vez en cuando caían (es cierto que han caído cosas extrañas y a veces con apariencia de estar vivas en muchos lugares, así que no lo descarto). Otra indagaba en la posibilidad de que los extraterrestres fueran robots. En otra se hablaba del caso de Fortunato Zanfretta, caso emblemático de la ufología italiana en el que el mencionado, cuando era guardián, dijo haberse encontrado con seres gigantes que lo abdujeron en una noche en que hacía su ronda. Por último, recuerdo que se hablaba del hallazgo de huesos de apariencia humana, pero con una especie de "concha" atrás, cerca a playas centroamericanas, y que según los autores de la revista, serían restos de experimentos genéticos lanzados desde ovnis o restos de una humanidad marina dejados por las mareas. Y claro, fue por esta revista que conocí por primera vez las fotos de Adamski, a las que daban por reales.





¿Qué hacer en caso de un secuestro por extraterrestres? No se olvide de tener la revista en ese momento.


Guerra de humanoides en los cielos para 1999. La revista desapareció antes de ese año, así que no hay a quien reclamarle la devolución de las entradas.
.
Pero claro, también hay revistas más serias, como Año Cero. En la foto, uno de mis primeros ejemplares, al que le tengo mucho cariño y también mucho maltrato, por eso está deshojado xD



Por último, hay quienes dicen que el fenómeno ovni no solo es real, sino que se remonta a los orígenes de la humanidad. Como muestra estarían, aparte de la multitud de "objetos imposibles" que probarían una tecnología muy superior a la época en que fueron encontrados (los famosos "Ooparts"), los mitos de todas las culturas del mundo, sin conexión entre sí, que hablan de seres civilizadores venidos del cielo. Pensemos en qué pasaría si la humanidad llegara a viajar a otros planetas y se encontrara con seres menos civilizados. Quizá serían recibidos como dioses y sus adelantos tecnológicos serían tomados como milagros. Es así como, para un observador del medioevo (por ejemplo) un ser gris, delgado, cabezón y de ojos totalmente negros, sería identificado como un duende o un diablo; mientras que un ser alto, de cabellos claros y luminoso sería identificado como un ángel del tipo de los retratados en las pinturas cristianas europeas. Y si bien es cierto que existen objetos extraños en pinturas medievales, me centraré en dos casos de pinturas rupestres prehistóricas. El primero es el de los wandjinas, de Australia:

Si me dices que lo primero que te vino a la mente no fue un "gris", mátate.
.
El segundo es el de las mundialmente conocidas pinturas rupestres de la meseta del Tassili, en Argelia, en medio de la nada del desierto del Sahara. Una civilización ya desaparecida habitó esos lugares cuando eran praderas llenas de vegetación y ríos y dejaron registro pictórico de su entorno y de sus costumbres, pero también de seres un tanto extraños. Henry Lothe, su descubridor, dejó constancia de a qué es evidente que se parecen más con el sugerente nombre que le dió a la figura más grande: "el gran dios marciano".


Ese libro es la versión en español del libro de Lothe, es original y es una joya que tengo :D El del costado es el citado "dios marciano".


Más imágenes de los llamados "cabezas redondas".
.
Y bueno, este fue mi especial ufológico por el aniversario del Incidente Roswell. Cuando estaba por terminarlo se fue la internet en mi casa y tuve que venir a una cabina. Los vecinos dicen que vieron una extraña luz en el cielo. Uy, ya fuí.

Además:

El video de cómo ayudé al alien a irse a su planeta en el doodle de Google (oh, sonó tan cacofónico):

 

3 comentarios:

  1. Yo veo alienígenas ancestrales que propone en sus cap que los ET han venido en el pasado y que por estan retratados en diferentes culturas y que de ahi que puedan haber construidos con mucha precisión algunos de los vestigios que quedan hasta ahora.

    ResponderEliminar
  2. Caray! Aquí me quedo en tinieblas, no tengo dudas que existe vida en otro planeta! Pero que nos visiten! Mmm no estoy muy seguro. Yo también recuerdo haber visto la autopsia mientras almorzaba! Esto de las teorías de conspiraciones siempre me ha cautivado! Me gustaría conocer un extraterrestre amigable! Jajaja

    ResponderEliminar
  3. Aliens por aqui, Aliens por haya... aun un Aliens te encontraras :D

    ResponderEliminar