La primavera resuena.

lunes, 15 de julio de 2013

Deseo de pertenencia.

La vida me ha rodeado de gente con gustos muy distintos a los míos. Gente que podía y requería de ponerse una etiqueta que mostrara al mundo cuáles eran los gustos o aficiones que ellos consideraban definitorios de su identidad. Por supuesto, esto fue mucho más marcado en la adolescencia, la etapa en la que la pregunta omnipresente es "¿quiénes somos?" y buscamos modelos que nos hagan sentir parte de algo, ya sea en la música, el grupo de pares, las series de televisión, etc. O en todo caso en las marcas o estilos de ropa, en los equipos de fútbol o en los lugares de diversión frecuentados.

Yo no fuí ajeno a estas cosas. Siempre tuve un muy marcado sentimiento de querer pertenecer a algo. Lo logré parcialmente al final de la secundaria, cuando tuve mi primer verdadero grupo de amigos, una suerte de "minipandilla" dentro del colegio, donde yo era el mayor y una especie de líder. Todos compartíamos una serie de rasgos: tímidos; objeto de bullying los unos, simplemente ignorados los otros; chanconcitos de sus respectivos salones y por esto mismo, digámoslo así (y discúlpeseme la falta de modestia y la palabreja que voy a escribir y que detesto) un tanto "cultos". A los 15 años, mientras los temas de la mayoría del salón fluctuaban entre "juguemos una pichanga", "yo soy metal, tú eres punk" y "vamos a la salida a gilear a las flacas del cole parroquial de aquí a unas cuadras", nosotros hablábamos de Historia, misterio, actualidad, política, escribíamos narraciones ficticias, hablábamos de religión (uno de los chicos siempre me decía que terminaría convirtiéndome a la ortodoxia, porque, es cierto, aunque a los 15 era católico carismático, me fascinaba el oriente cristiano e incluso tenía una cruz similar a las ortodoxas que colgaba siempre de mi cuello) e incluso íbamos a la biblioteca a leer una serie de libros antiguos y caletas que sabe Dios a cuánto los habrán rematado cuando decidieron cerrar el colegio. Éramos diferentes y decidimos agruparnos, y creo que eso nos salvo de caer en una crisis de identidad adolescente, haciendo que no nos sintiéramos bichos raros, y sabiendo que tarde o temprano al salir de esas aulas encontraríamos a más gente con la cual hacer amistad.

Terminó el colegio y perdí contacto con ellos, excepto con uno, que hasta ahora es mi amigo. En mi primera universidad no sabía cómo desenvolverme pues era muy tímido (en realidad lo sigo siendo) y sentía que la gente era muy extrovertida y que no me harían caso. Pero ocurrió. Inesperadamente la primera persona que me hizo el habla fue la que desde el primer día se hizo notar como la chica popular del salón. Con el tiempo nos hicimos buenos amigos y terminamos asistiendo a la misma iglesia. Porque sí, ella era creyente, pero igual que yo, a veces lo disimulaba muy bien.

Pasó el tiempo y formé un grupo de amigos de esa universidad, también con varias cosas en común. Con ellos recorrí por primera vez las lejanas Comas, Carabayllo y Puente Piedra, ya que vivían por allí. Era un acuerdo tácito que al salir de clases nos teníamos que reunir por horas a conversar y fuimos a las primeras noches de discoteca y alcohol juntos. Ese es el antecedente de P.I.T.C.H, el grupo de amigos que conservo hasta ahora.

Con los mencionados P.I.T.C.H (Personas Identificadas Totalmente con el Hueveo, nombre que nos puso Beto, uno de los integrantes, en una noche de tragos allá por 2005) sucedió algo muy peculiar. No tenemos muchos gustos en común. Uno de ellos es metalero y otaku, el otro es lo que se conoce como gamer y el otro es aficionado a la lucha libre. Y todos ellos saben que a mí me llegan altamente el metal, los mangas y el anime, la lucha libre y los videojuegos (al menos los de estos últimos años) y que me parece una estupidez dedicarle tiempo y dinero a esas cosas (y que la tolerancia es una virtud que no tengo, así como tampoco pelos en la lengua). Y asimismo unos no comparten los gustos de los otros y menos los míos, ya que mi afición por los temas de misterio les parece carente de interés y la música que escucho no les gusta y si bien en el pasado la criticaron, con tantas noches de disco a cuestas han aprendido a tolerarla.

Con cada uno de ellos comparto, sin embargo, algunos gustos. Por ejemplo con "Pollo" compartimos el gusto por las cosas antiguas y por el techno noventero, mientras que con Beto en cierto modo los temas espirituales. "Pollo" es mi mejor amigo y su ausencia, junto a la de Beto, por encontrarse ambos lejos en ese momento, fue una de las razones de mi depre de cumpleaños, ya que sentí que lo pasé rodeado de personas de poca importancia para mí y no de quienes considero mis hermanos. Ese sentimiento de hermandad está cimentado, más que en gustos, en experiencias. Hemos tenido viajes juntos, salidas con anécdotas como para escribir varios libros, y hemos estado los unos para los otros en momentos buenos y malos y nos seguimos apoyando a pesar de actualmente estar en entornos distintos, y eso hace que la amistad se fortalezca más que si compartiéramos, por ejemplo, el barrio o el equipo de fútbol.

Ya hablé de dos grupos de los que me sentí parte (del segundo aún me siento integrante) pero hubo otros con los que interactué por circunstancias X pero de los que nunca me sentí miembro. Por ejemplo, mi grupo parroquial de adolescencia. Me gustaba toda esa aura mística de dizque hablar en lenguas e ir a retiros y de incluso tener ciertas responsabilidades dentro del, en ese entonces, grupo más numeroso de la parroquia. Pero nunca me sentí parte. No hice grandes amistades ahí, aunque es cierto que ahí conocí a mi primera enamorada. Y justamente con ella me puse en contacto con otro grupo que tampoco sentí que llegara a integrar.

Ese grupo fue el de la gente del barrio. Nunca antes y mucho menos después de esos tres años de relación volví a sentir que tuviera un barrio (en el sentido de comunidad). El hecho de que viviéramos a solo cuatro cuadras y que ella sea muy extrovertida y tuviera muchos amigos, hizo que tomara una de las grandes decisiones de mi vida: echar al tacho la timidez, adaptarme y hacer amigos, tomándola como modelo, ya que sentía que si no lo hacía, ella terminaría aburriéndose de mí. Digo que esta decisión fue grande porque una vez terminada la relación me había acostumbrado tanto a estar con gente que, por primera vez en la vida, el no sentirme solo y ser aceptado se volvió para mí una necesidad, así que empecé a actuar como "sociable y extrovertido" (digo actuar porque en realidad es una máscara, una actuación o técnica para poder desenvolverme, a mí me cuesta muchísimo interactuar con gente nueva, en realidad) y esa es la imagen que muchos se llevan de mí hasta hoy. Cuando les digo que en realidad soy tímido, inseguro y que me cuesta trabajo, por ejemplo, dar talleres o exponer, no me creen. Incluso una conocida de años me dijo que soy "popular" en la universidad en que compartimos carrera y que tengo muchos amigos. Esto hizo que me cuestione sobre si realmente tengo amigos, un grupo y más aún, si la gente realmente me conoce, y no lo niego, me hizo sentir que estoy solo de la peor forma: sintiéndome solo en medio de mucha gente.

Quizá suene desfasado para alguien que ha pasado los 25, pero muchas veces sigo sintiendo ese impulso adolescente de sentirme parte de un grupo que comparta mis aficiones, como ocurrió con ese ya lejano grupo de la secundaria. Conozco algunas personas a las que les atraen los temas de misterio, por ejemplo (como mi amigo Esteban, alias "el profeta", que incluso me acompañó a dos "vigilias ovni" o mi estimada R. con quien hablamos de temas místicos, almas gemelas, energías y demás) y a una que otra que es igual de "ecléctica" en lo musical (como una compañera con la que fui a una disco ayer y volveremos este viernes... ya le gustó xD) o que les gusta leer de Historia sin los prejuicios de la ortodoxia científica (es decir, que sean unos heterodoxos y conspiranoicos totales), pero son personas por aquí y por allá, no un grupo, y de verdad me gustaría tener uno.

¿Lo tendré? No sé. Tampoco es algo que me quite el sueño, es solo un deseo. Dicen que siempre hay un roto para un descosido, pero ¿será que alguna vez muchos descosidos nos juntaremos? Quien sabe, pero me gustaría mucho que así fuera.

7 comentarios:

  1. juntarse con gente por gustos afines, no es algo que haya hecho, que salga con algunos maigos gays no cuenta (¿o si?)
    Tampoco es que seas de gustos 'normales' o por lo q se considera asi, todos tenemos algo de frikis, eso me quedo claro ya hace tiempo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Supongo que lo de tus amigos sí cuenta, porque se sienten identificados por una orientación en común y pueden hablar de cosas que con otras personas no y se comprenden.

      Mis gustos no son "normales" en el sentido de lo que por la manera de pensar y el estereotipo imperante sobre los hombres adultos jóvenes se esperaría de mí (que me guste el fútbol y me embriague en nombre de algún equipo, que me la pase hablando de sexo en forma machista cada cinco minutos, etc), pero sé que tampoco somos pocos, lo que pasa es que cuando a mí me gusta algo me llega a apasionar y no he encontrado tanta gente "apasionada" con los mismos temas. Y más aún teniendo en cuenta que a mí me apasiona no uno, sino varios temas, que para muchos son contrapuestos (por ejemplo: muchos emocionados del tema ovni, llegan a creer que todos los dioses son extraterrestres antiguos y por ende son ateos y desprecian la religión, o adquieren un aura "nueva era" que hace que se vuelvan vegetarianos, se alucinen poseedores de dones y otras cosas a las que no le entro), así que en ese sentido la tengo un poco más difícil, creo :)

      Saludos.

      Eliminar
  2. Con tu primer párrafo he notado que en realidad a mi esas cosas no me interesaban mucho, y que sin darme cuenta pertenecía al grupo de los que les resbalaba todo jejejeje Y asi me siento a veces que pertenezco y que no al mismo tiempo, me gustan los videojuegos y soy fanatico de star wars pero si vel los loquitos jurando que star wars es el centro del universo (que lo es) salgo disparado! Jajajaja Somos seres sociables asi que supongo que siempre buscamos formar parte de un grupo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Algunos frikis de las películas y los videojuegos son de temer. De lo único que me volví más o menos fanático y quise vestirme como uno de los personajes (aunque no lo hice) fue Harry Potter.

      Cuando veo a los chiquillos (y no tan chiquillos) haciendo cosplay por Arenales, me da verguenza ajena ._.

      Saludos :D

      Eliminar
  3. Yo en el colegio no pertenecía a ningún grupo. Siempre me lorneaban :( -ok espera... SI.. PERTENECÍA AL GRUPO DE LOS BULLEADOS- O las anormales como les gustaba llamar a las niñas como yo así tranquis jajaja XD!

    como conté por ahí en uno de mis últimos posts, como yo prácticamente crecí con mujeres en el colegio, me aburrí tanto de ellas que decidí no pertenecer a ninguno de sus grupitos ridículos. Las mujeres no son amigas, en su mayoría son perrillas camufladas, te destruyen apenas tienen oportunidad. Por eso prefiero juntarme con varones, y unas cuantas amigas, contaditas... pero tampoco tengo muchas cosas en común con ellas, y eso es lo más chévere.

    Si te parece que he escrito alguna huevada insensitive, dímelo porque estoy con fiebre 39 y creo que estoy en la shit :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaja, me acordé de ese reggaetón "¡Se activaaron los anormales!" xD Ok, no.

      Bueno, felizmente la mayoría de chicas que he conocido han resultado ser buenas. Por ahí que hay una que de vez en cuando me friega la existencia, pero nada importante :) Con varones sí he tenido discusiones fuertes y como conté en un comentario que te hice, alguna pelea que se fue a las manos.

      No me parece que hayas escrito tonterías, te informo que ahora eres parte del grupo de los afectados por las enfermedades respiratorias del invierno xD

      Que te mejores muy pronto. Quiero verte en el corso xD

      Saludos :P

      Eliminar
    2. En el corso me verás, no daré detalles, ya me sacarás por mi mirada de desprecio "Corso 2013" barriendo mi puerta XD! OK NOOOOOO JAJAJAA

      Eliminar