Eterno verano.

jueves, 12 de septiembre de 2013

11 de septiembre, Siria y los cristianos.

Iglesia Ortodoxa de San Nicolás, destruida al derrumbarse las Torres Gemelas. Próximamente será reconstruida y contará con un lugar para orar por las víctimas del atentado.
Hace doce años se produjo el atentado de las Torres Gemelas. Atentado de parte de los musulmanes de Al Qaeda para algunos, autoatentado para los más conspiranoicos, no entraré en esos detalles. De un tiempo a esta parte he aprendido a centrarme más en quienes considero afines a mí, y yo soy cristiano, así que hablaré de mis hermanos en la fe. No es que no me importen los muertos musulmanes, hinduistas, judíos, budistas o ateos, pero de esos hay mucha prensa progre ocupándose, mientras los cristianos somos los olvidados de los grandes medios y en más de un país nos desearían ver muertos y de hecho, nos matan con todo y ley de su parte (como en Pakistán con sus "leyes contra la blasfemia").

El día 11 de septiembre de 2001 un par de aviones secuestrados por miembros del grupo armado Al Qaeda se estrellaron contra las dos torres mayores del centro financiero de Nueva York. Algunos trataron de verlo como una respuesta de los árabes oprimidos contra el imperialismo occidental, sin mencionar la religión. Eso es un grave error, porque si bien en nuestros países se está asumiendo (a mi pesar) a la religión como algo privado y hasta prescindible y relativo, en otras culturas no lo es. La religión en otras culturas y muy especialmente en el mundo musulmán, está muy presente, y por ella se vive, se mata, se compra y se legisla (y esto es tan así que hace muy poco, Sudán se partió en dos países por la religión: el norte musulmán y el sur cristiano). Y eso no solo es válido para los musulmanes, sino también para los cristianos, judíos, zoroastrianos, bahaís, etc, que viven en ese contexto. Allí se ve el nacimiento de partidos políticos que no tienen vergüenza en proclamarse confesionales y que suelen tener brazos armados. Así tenemos a Hamas y Hezbollah por los palestinos musulmanes, el Partido Popular Hindú en la India, las Falanges Libanesas, por el cristianismo maronita libanés, Zowa por los cristianos asirios de Irak, etc.

La civilización occidental, anteriormente llamada cristiandad, está pasando por una etapa de decadencia e inseguridad en donde todos los valores que la fundaron son puestos en entredicho, relativizados, despreciados y hasta reemplazados por modas provenientes de otras culturas o de la simple frivolidad del momento. Recuerdo cuando hace años leí el libro "El Choque de Civilizaciones" de Samuel Huntington y hablaba de las distintas civilizaciones en las que está dividido el mundo. La civilización islámica es más joven y se mantiene firme en sus valores y segura de mantenerlos y propagarlos. La civilización occidental ya no, y después de dos guerras mundiales se encuentra sumergida en el relativismo y odiando sus orígenes. Me hace recordar a la etapa final del Imperio Romano, donde se perdió el orgullo por los valores y la religión propios y la gente se entregó a toda clase de modas y creencias de los pueblos anteriormente sometidos. Así tenemos a gente de las clases altas adorando a la diosa egipcia Isis o al mazdeísmo persa entre los soldados y al cristianismo hebreo ganado adeptos en las capas desfavorecidas. Por más que ahora Occidente salga con sus tonterías del pluralismo y de que la diversidad es una fuerza, eso no se cumple en otras culturas, y al Imperio Romano por dársela de pluralista ya le llegó su final en alguna oportunidad: todos desunidos acabaron siendo presa fácil de los bárbaros. También está el caso de cómo fue ganado el norte de África y Medio Oriente por el islam: aparte de las conversiones forzosas o por evitar los impuestos, el cristianismo en esos lugares estaba fragmentado en infinidad de sectas que luchaban entre sí, y el islam fue visto como un agente unificador. Incluso ahora en Siria, para ser los cristianos el 10% de la población, están divididos en algo de cinco iglesias con sus jerarquias, sin contar las iglesias evangélicas.

En medio del autoodio del "todo da igual" Occidente ha terminado odiando su pasado espiritual y todo lo que se lo recuerde. Anteriormente los grandes países de la cristiandad defendían a sus hermanos menores en la fe que estaban en peligro (como aún lo hacen los musulmanes de otros países, por ejemplo, ayudando a los chechenos dominados por Rusia, los uigures dominados por China, los bosnios, o mandando combatientes para el islamista Al Nusra en Siria) y es así como, por ejemplo, las Cruzadas convocaron a grandes cantidades de personas dispuestas a dar su vida por la recuperación de las tierras de Medio Oriente, que anteriormente fueron mayoritariamente cristianas y fueron invadidas por los musulmanes y, en tiempos más recientes, cuando se creó el Estado del Líbano en 1943 y los franceses garantizaron que los cristianos (el 50% de la población) tuvieran acceso al gobierno y que esto fuera contenido en su Constitución.

Pero actualmente, aparte de ese mismo autoodio que está causando que mucha gente se convierta al islam, el budismo o el neopaganismo en Reino Unido, Francia o España, mientras cierran e impiden la construcción de nuevas iglesias, también se ha visto que la potencia estadounidense, que irónicamente lleva el "In God we trust" en sus billetes, ha decidido derrocar al gobierno sirio de la familia Assad, al parecer para asegurarse más poder y más petróleo en Medio Oriente. La familia Assad proviene de una minoría: los musulmanes alauitas, caracterizados por un sincretismo entre islam, cristianismo y paganismo, y por esto, tolerantes y protectores de las minorías. El grupo al que USA apoya para este fin no es un ejército secular defensor de la democracia, sino un grupo terrorista formado por musulmanes sunitas que quieren imponer la ley islámica y con lazos con Al Qaeda. Estados Unidos para conseguir más poder y más petróleo ha tranzado y alimenta a los mismos que mataron gente hace doce años en el centro de su ciudad símbolo.

Este grupo, Al Nusra, es el que, para demostrar cuánto aman a Occidente, se ha lanzado a atacar y matar a aquellos que en su imaginario "los representan": los cristianos sirios, incluidos los de localidades cristianas desde hace casi dos mil años, como Maalula, aquel lugar donde aún se habla el arameo de Jesús y que hace años quiero conocer, y últimamente también en la aldea de Al-Duvair, de donde ví una foto con, incluso, niños muertos.
Pero el islam es paz y Al Nusra y el Ejército Libre Sirio aman la libertad.
Para el islam, esta es una confrontación con la cristiandad. Y la cristiandad, para ellos, son los infieles que han de ser convertidos, a los que ven como degradados morales que quieren imponerles su cultura de pecado, idolatría y además, quitarles sus recursos. Porque aunque en la mayor parte de Europa la religión les importe un pepino y su debacle moral no esté basada en la Biblia sino en su negación, ellos siguen viendo a Europa como lo que era antes: la defensora y expansora del cristianismo, así, con ateos, agnósticos y new-ages metidos en el mismo saco.

Me hace sentir impotente, dolido y molesto el ver cómo mis hermanos en la fe en Siria, Egipto y Palestina son muertos, y a veces confían en que los países "cristianos" los ayudarán, y se decepcionan al ver que, mas bien, ayudan a sus asesinos. Estos ataques no son de ahora, sino que llevan décadas y son la razón por la que la diáspora árabe en países como Chile o Australia, no sea mayoritariamente musulmana sino cristiana ortodoxa. Los musulmanes de Al Nusra entran a los pueblos cristianos, han secuestrado a dos obispos, matado gente, quemado iglesias (algunas de siglos de antigüedad) y según Rusia, son los que verdaderamente usaron las armas químicas para acusar al gobierno de hacerlo, pero Estados Unidos y su presidente descendiente de musulmanes los apoya, y quien defiende a los cristianos y demás minorías es el ejército del gobierno legítimo de Siria, ese que los gringos se quieren bajar. Ahora también se ha sumado Rusia para calmar las aguas. Es el único país que le puede poner freno a Estados Unidos en este caso y es, además, uno de los pocos que defiende abiertamente el cristianismo y sus valores (en su versión ortodoxa) incluso en las leyes, y le importa un pepino lo que los otros países digan.

En estos días el Papa Francisco se ha dedicado a tuitear y a muchos cristianos solo nos ha quedado orar, ayunar y esas cosas. No disponemos de algún gobierno que esté dispuesto a ayudar a nuestros hermanos desprotegidos con intervención física, aunque, como leí por ahí, hace 2000 años que nos quieren extirpar y la sangre de los mártires solo ha servido para ser semilla de nuevas conversiones. Nuestra religión crece, en secreto, "en las catacumbas", en Irán, Afganistán, la India y China, y de forma más libre en África y Corea del Sur. A pesar de haber pasado por tantos años de opresión comunista, la fe aún se mantiene fuerte en algunos países europeos del este, como Rumania, Moldavia o Polonia. Como leía en un artículo (aunque referido a la República Checa), es en las sociedades donde el cristianismo es minoritario o perseguido, donde encuentras a gente verdaderamente cristiana.

Estos hechos (sumados a otros de mi vida personal), han ocasionado un fuerte cuestionamiento en mí con respecto a la forma relajada en que he estado viviendo mi fe. En años pasados, cuando realmente la vivía, mi vida era mucho mejor en todo sentido y empezó la caída cuando me relajé y viví una vida más de no creyente que de cristiano. Mi decisión en la que ya estoy trabajando, es la de retomarla. Debemos considerarnos afortunados de poder vivirla y difundirla en un lugar en el que aún no somos perseguidos, mientras que otros están muriendo o siendo perseguidos por sus creencias al otro lado del mundo.

4 comentarios:

  1. Muy interesante entrada y cuando te leía las explicaciones y sustentos, me ponía a pensar lo maravilloso que sería el mundo si no hubiera religiones, sin ellas realmente habría PAZ. Ok, no rajare del cristianismo (por ahora) pero permíteme entonces rajar del Islam que de todas las religiones es la más funesta, retrograda y machista en esta parte del universo, espero que al Islam le ocurra lo que le paso al cristianismo, es decir que evolucione!
    Aun recuerdo lo del atentado, ocurrió justo cuando estaba en una inspección! Parecía una película de terror/ciencia ficción!
    A mí me apena la muerte de los inocentes, no me importa si son del islam, cristianos, budistas, ateos o sea la religión que profesen, la vida misma es un verdadero regalo! (no de ningún dios) y al ser única e irrepetible es realmente un horrible evento que la vida de inocentes se apague de esa manera. Sé que algún día las religiones terminaran extinguiéndose y los nietos de nuestros nietos se burlaran de los cuentos de hadas que nos contábamos a nosotros mismos para consolarnos.

    ResponderEliminar
  2. Las religiones... cierto como comenzaste, casi siempre los cristianos son olvidados... pero bueno, aquello Siria... indignante, realmente no tengo palabras para explicar lo que causa en mi aquel hecho.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Es una pena que todo esto se produzca por la religión.

    Saludos.!

    ResponderEliminar
  4. SON PROFECÍAS Y COSAS KE TIENEN KE PASAR ANTES DEL FIN DEL MUNDO..ESCRITO ESTA EN LA BIBLIA Y PALABRA DE DIOS ES....,

    ResponderEliminar