Eterno verano.

jueves, 10 de octubre de 2013

Comienzos imprevisibles.

Andaba leyendo una revista. Como ya conté, a mí me gusta comprar libros y revistas "viejos". Y bueno, esa revista es un ejemplar de "Historia y Vida" de 1978, una de esas revistas que tratan de curiosidades históricas y temas caletas relacionados con el pasado de los seres humanos y las sociedades.

Me agradó particularmente el artículo "California hubiera podido ser rusa". En él se describe cómo una colonia rusa (Fuerte Ross) llegó a instalarse muy cerca de San Francisco, en la primera mitad del siglo XIX. En ese tiempo California era colonia española y si se permitió a los rusos instalarse fue porque su jefe (el conde Nicolás Rezanov) se enamoró de la hija de una familia acaudalada (los Arguello), quienes intercedieron ante la autoridad española. Los rusos habían empezado a llevar a la colonia incluso soldados y tarde o temprano hubieran terminado arrebatándole esas tierras al debilitado Imperio Español, sino fuera porque Rezanov murió en un accidente al intentar cruzar Siberia para llegar a la capital rusa a pedir al zar que le autorice casarse con Concepción Arguello (en ese entonces los matrimonios inter-religiosos requerían permiso de las autoridades y Nicolás era ortodoxo, mientras que Concepción era católica). Una vez que la noticia de la muerte de Rezanov llegó a California, Concepción corrió a encerrarse en un convento y los españoles empezaron a ocuparse de mandar a los rusos de vuelta a Alaska.

En la revista reflexionaban sobre esos eventos fortuitos que pueden cambiar el rumbo de la Historia. Si Rezanov no se hubiera visto en medio de una tormenta y caído en el agua helada, quizá Rusia hubiera invadido el actual oeste estadounidense y USA nunca hubiera podido llegar a ser la nación con costas en los dos océanos que es ahora, además de la permanente inseguridad de tener a una potencia tan expansionista como ellos, literalmente, al costado. Y así la historia está llena de pequeñas "casualidades" y eventos imprevisibles que destruyen en segundos las predicciones del estudioso más informado.

Pero estos eventos inesperados también se dan en lo pequeño, en la vida cotidiana y en realidad, es de eso de lo que quiero hablar.

Dicen que las cosas bonitas te sorprenden de la forma en que menos te imaginas y cuando menos las planificas, y creo que así es como se ha ido dando la formación de la que, desde hace unos días, es la relación sentimental que tengo.

Fue hace unos meses, en una de tantas clases de uno de los cursos que más me gustaban. A cada grupo le tocaba un tema de monografía y mientras todos se limitaron a exponerlo, hubo un grupo que optó por hacer algo distinto: una pequeña representación teatral. En ella, una chica tomo el control del "escenario" con su actuación, representando a una esposa maltratada y me impresionó tanto que esa noche la incluí en mi Feis. Pero por ese entonces a ella le interesaba otra persona y yo aún seguía con lo último del embobamiento por la chica de la morenada (quienes hayan seguido los últimos meses de mi antiguo blog deben recordar algo de ella). Por cierto, es curioso que a esta última también le presté atención por primera vez en una presentación artística. Siento que me agradan las personas que practican algún arte o quizá sea como me dijo mi amiga Josselyn que "me fijo en quienes complementan mis carencias porque me causan admiración". En este caso, me gustaría tener aptitudes para el teatro o el baile, pero en esos dos campos no doy un carajo. Pero bueno, sigamos.

Pasaron los meses e íbamos hablando, pero tampoco era ella la persona con la que más hablaba. La gente me relacionaba más con una compañera con la que siempre salíamos al cine, a conciertos o simplemente, a comer algo. Pero con quien actualmente es mi enamorada poco a poco iba surgiendo algo, escondido, sin grandes manifestaciones, pero que quedó muy de manifiesto aquella vez en que pasamos toda una tarde juntos hablando de lo más íntimo de nuestras vidas, poniendo canciones en la rockola del Excelsior, tomando café en Starbucks, etc. Después me enteré de que para verme ese día, mintió en su casa diciendo que tenía un trabajo grupal, a fin de poder salir. Lo cierto es que las salidas se volvieron diarias e incluso llegamos a tener un lugar dentro de la universidad donde siempre nos reuníamos a solas, permaneciendo abrazados y conversando durante horas. Finalmente decidimos iniciar una relación, tras casi toda una tarde de conversar al respecto. Ambos venimos de relaciones pésimas que aún pesan mucho por los temores que crearon y preferimos llevar las cosas con calma, si bien hemos acordado que si en algún momento uno de los dos decide que la relación no le satisface, se conversará y si no se llega a un acuerdo, se acabará en buenos términos.

Sin embargo, y a pesar de los pocos días, he recibido muchas alegrías. Quizá la mayor de todas fue la tarde en que me llamó para decirme que quería informarme de algo importante y que la buscara en el patio de la facultad. Cuando llegué estaba ella con varias de sus amigas, y apenas me acerqué me tomo de la mano, me abrazó fuertemente y les dijo que ya estábamos. Resulta que les había contado a todas sobre que quería estar conmigo y las había llamado para hacerlas partícipes de la noticia. Fue casi una presentación en sociedad. Me sentí halagado y arrochado a partes iguales, pero fue algo tan genial (en esta parte inserto un suspiro).

En unas horas iremos a comer pizza, también con sus amigas. Me llevo bastante bien con su círculo y tenemos amigos en común. y si bien aún tenemos que "adaptarnos" (en otras palabras, terminar de soltar el pesado lastre de nuestro pasado sentimental, sobre todo en su caso), las cosas van bien, hay buena voluntad y me siento tranquilo.

Algunas de sus amigas pensaron que ella iba a estar con otro chico. Uno se hace "prototipos" de cómo debería ser la persona con la que se quisiera estar, pero la realidad nos sorprende y terminas estando con alguien totalmente diferente. Eso nos pasó a ambos. Por mi parte, cuando conté que tenía enamorada, algunos de mis amigos pensaron que iba a estar con la persona a la que hace unos posts atrás hice referencia como mi alma gemela y otros pensaron que estaba con cierta compañera que cumplía uno de los principales requisitos que suelo poner a la persona con la que quiero estar: es cristiana. Pero no. La realidad me volvió a sorprender gratamente y hoy estoy con mi actual enamorada, que si bien cree en Dios, no integra ninguna religión ni corriente espiritual.

Y bueno, así es como la vida sigue trayendo cosas nuevas, bonitas e inesperadas. Como conversábamos en la tarde, es sorprendente que todo haya empezado por una representación teatral que a ella se le ocurrió hacer (y que en algún momento quizá pensó no hacer y en una clase a la que por un momento pensé no ir). Me siento feliz y sé que, sea lo que sea que me traiga lo imprevisible del día a día, serán nuevas experiencias que me harán aprender y, en el fondo, siempre serán para bien. De momento, como ya dije, estoy feliz.

4 comentarios:

  1. Yo antes me compraba los reader’s digest “los selecciones”, aprendía mucho!!! Te doy la razón en ocasiones los prototipos los fija la primera pareja, a mi me gustan las flacas de cabello ensortijado, de piel trigueña, un poco mas bajita que yo, caderona, de labios gruesos y otras cosas más, pero cuando me fije en mi “prototipo” me di cuenta que describía a mi primera enamorada. La felicidad siempre es breve así que disfruta al máximo!

    ResponderEliminar
  2. Waaa tenia para enterarme por tu blog y termino enterando primero por Fb xD
    Es que estos ultimos meses he pasado por tanto que ni tiempo e tenido para leer blog u.u

    Felicidades y buenas vibras :)

    ResponderEliminar
  3. el amor uno lo en cuentra en lo que menos te imaginas.
    y sobretodo que este metida en la actuacion jjijijij
    esa chica que menos imagina encontro a su ollantay en clase jijiji =P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amor, ha pasado más de un año y recién ves lo que escribí en ese tiempo. Obviamente nuestro amor ha crecido mucho más, hemos vivido muchas cosas y ahora estamos más juntos que nunca.

      Te mando tu bechito de buenos días :3

      Eliminar