La primavera resuena.

lunes, 11 de noviembre de 2013

Los chicos de ahora.

Me encontraba echado en el malecón de Ancón, casi dormido e intentando que el sonido de las olas y el aire cargado de partículas salinas terminen por llevarse los últimos rezagos de la resaca de la noche anterior, cuando en eso un grupo de chiquillos cuya edad promedio debía estar alrededor de los 13 años se sienta a un costado y alcanzo a escuchar algunos breves extractos de su conversación.

- No seas huevón, ese helado no es el de la vez pasada, no es de coco, es de vainilla.
- Calla imbécil, eso no es coco, es semen rallado.
- Jajaja (risas generales).

- Mejor tú pásame mis cosas, mi hermano es un gay que no va a querer dármelas.
- Qué cabrazo.

- ¿Conoces a la flaca que está con ellos? Está rica.
- Claro, es María Alejandra.
- Preséntamela pues.
- Ya, ven.

Es cierto que yo tuve mi primera relación sexual más o menos a esa edad (y algunos de mis conocidos también), pero aún así, la mayoría de chibolos de mi generación (los púberes y adolescentes de inicio de siglo), éramos por lo general bastante menos directos al tratar estos temas. No recuerdo que nadie equiparara un helado de coco con semen rallado, ni que tratara de cabrazo a su hermano (bueno, ahora que recuerdo, eso sí) ni que tuviera esa facilidad para ir pidiendo que le presenten flacas. O quizá sea que mi entorno era bastante tranquilo en esos aspectos. Sea como sea, la generación actual está bastante más precoz que las precedentes, sobre todo en su interés por lo sexual y en los gileos con el sexo opuesto. A los 13 años veíamos de forma caleta "Cueros", el programa porno soft del canal 15 (y previamente, del 33) y nos parecía lo más explícito posible. Los chibolos de ahora (incluso de menos de 13) ven cosas mucho más fuertes. ¿Cómo lo sé? El sobrino de la conviviente de mi padre tiene 12 años y un día se metió a usar la computadora. Cuando se fue, olvidó borrar el historial (algo que parece siempre hacía) y todas (así TODAS) las páginas que había visto eran porno. Y páginas que ni yo conocía. Felizmente las borré, sino mi viejo iba a pensar que era yo el que me había estado jalando la tripa (aunque después le dije lo que había encontrado para que pongan contraseña a la computadora).

Mi profesor de Psicología de la Afectividad y Sexualidad comentaba que hay una guía educativa preparada por las Naciones Unidas (para variar) que se está difundiendo en varios países, incluyendo el nuestro. En ella se dice que se debe enseñar sobre sexualidad a los niños desde los 5 años (con ilustraciones incluidas), con el pretexto de que así sabrán cuidar su cuerpo de los agresores sexuales. El problema es que, además de eso, se produce inquietud por lo sexual desde una edad muy temprana, y si los adolescentes de 15 no están aún preparados para llevar adecuadamente su sexualidad genital ¿qué podemos esperar de los de menos?

Por otro lado, los padres deberían controlar de alguna manera lo que ven sus hijos en internet. Sé que soy un poco conchudo al decir esto, porque en mi casa hubo internet desde que tenía 14 y he visto más porno que si es que no hubiera un mañana y que no me hubiera gustado para nada que mi vieja me botara mi colección del "Kamasutra" del Diario El Chato, pero como digo, eran otros tiempos. No había reggaetón, perrotecas ni fiestas semáforo, no había internet en la inmensa mayoría de hogares, y en suma, no había tanta exaltación de lo sexual en todos lados. Es cierto que todos, llegada cierta edad, tenemos el derecho de usar nuestros órganos sexuales como queramos, pero también se debe enseñar que todo derecho conlleva paralelamente un deber (o responsabilidad). Sino, o terminarán infectados de algo o siendo padres cuando ni siquiera han asimilado totalmente el ser hijos. Y aquí el problema no es tanto para el adolescente, que al fin y al cabo algo podrá hacer por su vida, sino para el nuevo ser, que terminará siendo criado por un par de padres inexpertos que le transmitirán su irresponsabilidad desde la cuna y serán los modelos que seguirá al crecer. Y así es como se perpetúan las cadenas.

Y sobre todas estas cosas, el cielo celeste de la primavera.

5 comentarios:

  1. pajero

    No, mentira. Es normal cada vez más jóvenes se inician en lo sexual, es culpa de la tv, la generación Esto es Guerra será peor verás.

    ResponderEliminar
  2. Bueno el problema es el acceso a la información, nos hubiera sucedido lo mismo si mi generación hubiera tenido acceso a internet. El sexo mueve voluntades y dudo que eso cambie, la educación existe para eso, para frenarnos y controlarnos. Yo recuerdo que de chico escuchaba a varios de mis compañeros hablar de cosas innombrables para niños de su edad, pero claro, eran solo palabras si una mujer se le ofrecia hubieran salido disparados! Jajajaja Me preocupa eso si! Lo rápido que inician su vida sexual y lo mal que lo llevan!

    ResponderEliminar
  3. Es la mucha información facil que ellos tienen, seguro tienen smartphone. Yo tuve cel desde que entré a la universidad u.u ellos lo tienen al igual que internet y seguro ven esas frivolidades de esto es guerra y combate donde sus modelos son las parejitas de moda. Ahora otra modelo a seguir, Katty García y compañía. Y si le dices que se haga respetar te dicen "Soy soltera y hago lo que quiero".

    Ya quién va a comprar revista porno si en internet encuentras eso y más.

    Por eso hay padres jovenes luego friegan su vida

    ResponderEliminar
  4. El tema está en que ahora el acceso a la info en más libre... un problema, pero para otras cosas una ventaja :)

    ResponderEliminar
  5. 13 años!! ¬¬ Fer. Creo que hay cosas que uno debería guardaselas xD.
    Yo estoy de acuerdo contigo en que para eso esta la educación para controlar y también que con esto del internet también deben capacitar a los padres para que puedan manejarlo y no estar tan confiados con esos filtros.
    Saludos.

    ResponderEliminar