La primavera resuena.

sábado, 30 de agosto de 2014

El milagro musical de Santa Rosa.

Para él no quedan dudas: es un milagro de Santa Rosa. O como me dijo hace unos momentos: un sueño cumplido.

Ocurrió la noche de ayer. Me disponía a descansar cuando recibo una llamada.

- ¡Riiing! ¡Riiing!
- ¿Holi?
- ¿Puedes venir a la calle tal, cuadra tal, en el Rímac? Quiero que me ayudes con algo ¡y llama a Pedro también porque voy a necesitar manos!
- Será pues.

Lo que había pasado es que mi tío, en uno de sus paseos por la ciudad, se había topado con un montículo de basura y sobre éste, ni más ni menos que un piano. Y no cualquier piano: un piano alemán. Nadie sabe cómo fue la travesía del musical artefacto de madera desde Leipzig hasta esa oscura y húmeda calle repleta de robiños.

Llegué con mi primo. Llamamos y esperamos a un conocido que tiene un carro de mudanzas. Y así lo transportamos hasta la casa de mi tío, ubicándolo a su pedido en un lugar preferencial de la sala.


Pero ¿dónde está el milagro?

Bueno, digamos que es común encontrar muebles viejos y hasta algún televisor o monitor de computadora en la basura, pero ¿un piano? ¿de madera y en buen estado? ¿alemán?

Es cierto que hay teclas que no suenan, pero no es nada que no pueda solucionarse con el adecuado mantenimiento. Y mi tío conoce a un anticuario que sabe quién puede repararlo.

Recuerdo varias conversaciones en estos últimos años en los que mi tío, que ha trabajado en cuestiones musicales y artísticas, decía que quisiera tener un piano. Recordaba el enorme piano europeo de la profesora húngara con la que llevó clases cuando era joven y se lamentaba de que su precaria condición económica no le permitiera adquirir uno, ni siquiera viejo.

Y, aunque dice que no le pidió a Dios tener uno por considerar que a Él no se le deben pedir banalidades, era un anhelo que siempre tenía, y no es la primera vez que algo que quiere, literalmente, se le cruza en el camino y lo obtiene de la forma más inesperada.


Así que hoy fue a la procesión de Santa Rosa a agradecerle. Después de todo, hace años dejó una carta en su pozo. ¿Le pidió un piano? No recuerda si lo hizo, pero aún así, nunca está de más agradecer. Quién sabe.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario