Eterno verano.

miércoles, 10 de abril de 2013

¿De qué va "sensorio común"?

Para los griegos clásicos, el sensorio común era uno de los sentidos internos, cuya función era unificar las múltiples sensaciones recogidas independientemente por los sentidos externos. El sensorio común (de existir) conoce las cualidades captadas por los sentidos externos y las compara entre sí, además de conocer los propios actos de estos sentidos. Y, a grosso modo, para no seguir atarantándolos con tanta filosofía que ni yo logré entender bien en su momento, el sensorio común no entiende las sensaciones externas: se limita simplemente a sentirlas y unificarlas.

Digamos que eso es lo que me quedó de mi curso de Filosofía de una de las carreras, y de mi curso de Historia de la Psicología, de mi otra carrera, donde entre los muchos temas, mis docentes de turno tocaron este, dentro de las teorías sobre cómo el ser humano toma conocimiento de lo que le rodea. Y es así como (de una manera burda, lo admito) utilicé ese término para nombrar mi nueva experiencia bloggera, entendiendo este blog como un lugar en el que se depositarán anécdotas, vivencias, dudas, sugerencias, fotografías, catarsis, narraciones y hasta frases sueltas que capto en el día a día y cuyos únicos factores unificantes serán: 1. que me ocurrieron a mí o que fueron observadas o imaginadas por mí y; 2. que estarán escritas en este blog, a modo de sensorio unificador.

Dicho esto, procederé a publicar las primeras entradas en breve. Si alguien me lee, pues bienvenido sea, y si quiere opinar también, pero pediría que las opiniones, sean concordantes o discordantes, sean escritas en buena onda, que hay cada persona que quiere dar clasecitas de como bloggear, y pues, a mi espontaneidad nadie le da clases.

Saludos y nos vemos en el primer post.

3 comentarios:

  1. Bienvenido al mundo bloggero. Te sigo y te persigo para volverte paranoico.

    Gracias por unirte a mi pequeño espacio también.

    ResponderEliminar
  2. Hola, Que opinas de los migrantes venezolanos?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola.

      Yo siempre he sido (y sigo y seguiré siendo) un firme convencido de la validez de la frase "Cada quien en su casa, y Dios en la de todos". Ningún país tiene la obligación de recibir foráneos, menos aún si estos vienen a competir de forma desleal con los connacionales (aceptando sueldos más bajos y siendo con ello más atractivos para los empleadores). En nuestro país, esto cobra especial gravedad debido a: 1. Que nuestra economía no está consolidada ya que (por más que el gobierno trate de cubrirlo) existe aún mucha pobreza y subempleo y, 2. Que somos un país de gente alienada y mente colonial, donde muchos aún creen que todo lo que venga de afuera es superior y deseable, o que todo aquel que sea un poquito más "blanco" es preferible y "de mejor presencia". Esto hace que muchos negocios despidan a peruanos para contratar venezolanos, porque consideran que "da realce" tener a un extranjero atendiendo; he podido ver incluso el área de Recursos Humanos de una empresa a la que postulé y una farmacia cercana a mi casa, donde se ha despedido a profesionales peruanos para meter venezolanos. Pienso que si los venezolanos tienen un problema con el socialismo hambreador, ellos se lo buscaron al elegir a Chávez en los 90s y permitiendo pasivos que éste les dejara a su acólito Maduro en el poder. Es su problema y deben solucionarlo ellos, sin andar incomodando a otros países.

      Saludos.

      P.D; Hay quienes dicen que les debemos algo así como un favor a los venezolanos "porque ellos recibieron a muchos peruanos en los 90s", pero la gran diferencia es que en Venezuela la cultura local no veía a los extranjeros peruanos como superiores, ni les regalaba la residencia, ni despedía a compatriotas suyos para que "los realce" un peruano con su presencia, ni les convalidaba sus títulos profesionales con rapidez, como plantea hacer el gobierno actual, dirigido por un empresario con pasaporte extranjero y amante de lo foráneo.

      Eliminar