Eterno verano.

viernes, 12 de abril de 2013

La chica de las empanadas.

Las empanadas son mi pasión. Eso lo saben mis mejores amigos, sobretodo aquellos con quienes compartí más de un momento en la Facultad de Derecho. Las empanadas del Gringo eran depredadas por mí, día tras día, especialmente las mixtas. Debo decir que están entre las más deliciosas que he probado, y creánme que he probado de TODO en empanadas, incluidas unas que tenían hueso. Esas las comí en Tacna, en el Mercado 2 de Mayo, para ser más específicos y ahorrarles la mala experiencia.

En ese contexto, allá por 2007, conocí a "la chica de las empanadas".

Era una chica humilde, buena gente, y con una sonrisa súper linda. Le pusieron ese apodo porque ella siempre llevaba empanadas, hechas por ella misma, a su universidad, donde estudiaba Medicina. Y hay que admitir que eso de ser médico y tener hobbies culinarios es bastante interesante. En ambos casos cortaba carne, aunque con distintas motivaciones. Ok, no.

Algunos la fastidiaban, por bromear, pero otros por discriminación. La universidad era ficha y eso de llevar empanadas y en ocasiones venderlas, era visto por algunos como algo naco, de segundo nivel, así, inaceptable.

En más de una ocasión me invitó sus empanadas. Debo decir que eran deliciosas, más o menos como su sonrisa, coronando lo más alto de su pequeña humanidad de 1.60 metros.

Hasta que llegó el día del egreso, y mientras muchos de sus burlones compañeros se quedaron aquí viendo en qué posta o minihospital encuentran por piedad una práctica o un trabajo, ella se ganó una beca en el extranjero, ya que era una de las mejores.

Actualmente está en un interesante país del "primer mundo" (?) donde sigue su camino ascendente y además, sigue haciendo empanadas, las que ahora son degustadas por paladares internacionales para quienes ahora es "the peruvian girl of the international empanada".

El otro día me dió una llamada. Hablamos de empanadas, de su estadía en el extranjero, de qué debo tomar para curar mi gripe, de las épocas chikipunkis y de mi retorno al catolicismo. Se alegró, porque esté dónde esté, ella no pierde la fe, de la misma forma en que nosotros no dejaremos de bromearle con "chica empanada" así consiga un posgrado en Katmandú.

Y así son las vueltas que da la vida. Por eso, nunca te burles de alguien que vuela bajo, que quizá pueda estar simplemente tomando impulso para volar más alto que tú.

FIN (y que vivan las empanadas mixtas).

4 comentarios:

  1. Empanadas mixtas, vaya que son ricas. Qué bueno por tu amiga. Sí pues, solemos juzgar sin saber realmente lo que está sucediendo, es algo tan instintivo en nosotros los jóvenes (y los no tan jóvenes).

    Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Qué bueno que salió adelante y por lo que veo con ayuda de las empanadas, yo no entiendo como hay gente bien monse que no entiende que no todos tienen las mismas facilidades, yo tengo una amiga que vendia comida a otros compañeros y lo hacia para pagarse sus gastos y pasajes! Otros que enseñaban para sus pasajes y una am iga que vendia chocotejas! UUf y con lo rico que son las empanadas!! Mi favorita es la de pollo!!! Se me ha antojado una!!

    ResponderEliminar
  3. Yo he hecho, y ya me animé otra vez a hacer chocotejas y venderlas en la U :3 ojalá me vaya bien como en la otra U, porque me pedían y se pasaban la voz *.*!! xD

    Qué bien por tu amiga, siempre es bueno y gratifica hablar con patas que por X motivos se alejan (solo de distancia) y saber que las cosas entre ambos jamás cambiará :)

    Saludotes!

    ResponderEliminar
  4. En mi salon hubo una peque que vendia chocolates, muy ricos por ciertos, de los cuales creo q el 90% de sus ventas eran por los chicos del salon. Eran muy pocos los q le fastidian por decir d 1 o 2.
    Que xvre que a la chica de las empanadas le halla ido tan bien en su carrera.

    Psta: Me has antojado una empanada :/
    Saludos.!

    ResponderEliminar