La primavera resuena.

lunes, 22 de abril de 2013

Familia reconstituida.

Conforme avanzas en edad te encuentras con nuevas e inesperadas situaciones en tu vida social. Por ejemplo, mucha gente a tu alrededor se convierte (en casi todos los casos de manera inesperada) en padre o madre. Es cierto que a veces esto incluye seguir con la relación de pareja, pero en otros casos esta se rompe con el tiempo, quedando como único gran lazo el hijo o hija que tiene la pareja.

Pero por supuesto, los padres son humanos y es completamente normal que posteriormente se vuelvan a enamorar de otras personas. Y ahí es donde empieza este nuevo capítulo de tu sensorio común.

Francisco es un joven estudiante de una carrera de ciencias de la salud. Es muy tímido, pero se pone la máscara de ser el alma de una permanente fiesta para poder interactuar con los demás. Esto hace que sea muy conocido en su facultad, pero que establezca pocas relaciones fuertes, ya que en el fondo no lo conocen y se sorprenden cuando descubren su verdadera personalidad. Es así como, a sus 24 años, no ha tenido mucho éxito con sus parejas. De hecho, la última fue un desastre.

Valeria tiene su misma edad y es su compañera. Pero en un salón grande hay gente que solo se conoce de vista y a veces, ni de nombre. Ella lo observaba pero él ni cuenta, hasta que un día le mandó una invitación de Facebook. Él, desconfiado, se demoró en aceptar, y solo lo hizo porque tenían amigos en común. Una vez vió sus fotos, la reconoció, y le habló en el chat, a lo que ella respondió con sus primeras palabras:

- ¿Te sorprende que te haya agregado? ;)

Siguió la conversación y en una de esas ella le contó que sabía mucho de él, incluidas cosas que solo podía saberlas si es que las había preguntado a determinadas personas, lo que denotaba un interés especial. A Francisco eso le halagó, ya que, seamos sinceros, la chica es muy atractiva, inteligente e interesante, y más de uno está interesado en ella. Pasaron los días, se hablaron en persona y la confianza fue instantánea, digamos que hubo química, que hubo un "click". Pasaban las tardes en la cafetería, "estudiando", pero en realidad hablando de la vida, conociéndose y riendo. La gente los fastidiaba, y salieron varias veces a pasear, ir al cine y cenar. Eso sin contar que se llamaban todas las noches y al despertar y que se mandaban mensajes durante todo el día (con palabras cariñosas incluidas), aún cuando se hubieran visto en clases.

Sin embargo, los amigos y amigas de Francisco, opinaron unánimemente que, desde su punto de vista, esa relación no debería ir. Esto no le sorprendió, era lo que esperaba que opinaran. Y la razón de sus opiniones fue que Valeria es madre soltera.

Esto sirvió para que muchos de ellos sacaran a relucir sus ideas y estereotipos sobre las madres solteras y las familias reconstituidas. Para ellos y ellas, Francisco debería alejarse, porque tarde o temprano terminaría cuidando y sustentando un hijo ajeno, y que incluso, esa podía ser la motivación secreta de Valeria. Incluso en la opinión de su tío: "Mira Pancho, estas personas son como el nombre de ese programa de radio: 'madre, amiga y mujer'. Y el que 'madre' esté en primer lugar no es por casualidad, sino porque es una experiencia que te cambia la vida para siempre, ya no luchas por tí, sino por alguien más, y vas a procurar asegurar su sustento de mil y una formas, entre ellas, buscando un padre sustituto, al menos, para que te apoye en la crianza".

En el otro extremo estaba Juan, el amigo liberal de Francisco. Él decía que si Valeria "estaba tan buena", porqué no la veía como algo del momento, un choque y fuga, un chiquitingo, o alguna de esas nuevas palabritas. De hecho, Juan hablaba por su experiencia, ya que en su trabajo había terminado en besuqueos con una chica divorciada y con hijo. Según él, no tenía intenciones de seguir a algo más serio y se lo toma "deportivamente", pero para Francisco, de christiana philosophia, no existe esa opción con ninguna mujer y menos aún si es madre, por considerarlo una bajeza contra otro ser humano, reprobando la sugerencia de Juan.

Finalmente, Francisco desistió de tener algo con Valeria, pero no lo hizo por las suposiciones de su entorno, sino porque en una conversación ella le contó algo que casi nadie sabía: es pariente muy cercana del decano de la facultad y tiene amistad con uno de los profesores que integra el jurado de las sustentaciones de tesis. Nada indica que una posible relación entre Francisco y Valeria pudiera terminar mal, pero si así fuera, ya se ve que Francisco tendría algunos inconvenientes para su cada vez más próximo egreso.

Viendo estos casos, pero ahora desde el otro sexo, tenemos la historia de María, amiga de Francisco que está muy enamorada de Julio, padre soltero que vive con su hijo, pero que aún así es todo un pillín y está con una u otra chica, aunque parece estar sentando cabeza. María, ciega de amor, dice estar dispuesta a ser la madre sustituta, pero, aquí viene otra de las razones que mencionaba el entorno opositor: el otro progenitor está aún muy presente y mantiene lazos muy cercanos con su hijo, por lo cual está obligado a ver siempre a la madre (o en este último caso, padre). Por esto, otro amigo dijo que nunca estaría con alguien que tuviera hijo, porque no soportaría que su pareja siguiera por siempre enlazada a otro hombre y que en cualquier momento pudieran sobrevenirle los recuerdos y la intención de retomar la antigua relación.

Definitivamente, ante tantas cosas que se dicen y se piensan, muchos padres y madres solteras no la tienen nada fácil para rehacer sus vidas sentimentales, lo que me parece triste, y sobretodo, injusto.

Es así como, después de escuchar tantas cosas, me interesé por el tema y decidí consultar un libro sobre Familias, llegando a la parte donde hablan de familias reconstituidas.

* Nadie niega que ser el/la nuevo/a compañero/a de papá/mamá no siempre sea una situación sencilla. Papernow considera que estas familias pasan por tres estadíos, y en el primero de ellos no se dan cuenta de las posibles complicaciones, porque están sumergidos en la ilusión y las expectativas, como cualquier relación que comienza. En un estadío intermedio, la ilusión deja paso a la realidad y es importante que se establezcan acuerdos y nuevas reglas satisfactorias para todos los integrantes de la nueva familia. Es recién en el tercer estadío cuando, si estas reglas se llevan a cabo, la familia puede considerarse unida y en correcto funcionamiento.

La prioridad básica debe ser la construcción de una relación de pareja sólida, pero la relación con los niños es muy importante para conseguirla. Los roles y límites deben estar bien demarcados y, en la orientación a estas familias, se debe animar a los miembros a expresar sus sentimientos sean positivos o negativos e informarles sobre los problemas que enfrentarán con mayor frecuencia. Algo muy importante es abandonar la fantasía de que el nuevo cónyuge sustituirá al padre biológico y no se debe intentar que ejerza una autoridad que no le compete. Se debe presentar al nuevo cónyuge como una persona amiga, aunque adulta, y que por esto ayudará en algunas funciones del padre biológico, pero sin sustituirlo. Con el tiempo, el nuevo cónyuge puede representar una figura de confidente, amigo o apoyador, si bien el padre o madre biológico también debe tener un espacio de tiempo exclusivo para los hijos.

Los hijos de familias reconstituidas presentan (según investigación de Isaacs publicada en 2002) mayor riesgo de problemas psicosociales y de conducta, pero no perviven en el tiempo, sino principalmente en la primera etapa de la nueva relación, en la que se están adaptando. Es importante la edad que tengan los hijos, ya que suelen haber más problemas si la nueva familia se establece cuando pasan por la adolescencia, asimismo  parece ser que a los hijos les resulta más difícil aceptar a la nueva pareja cuando es la mujer, y que las familias reconstituidas que tienen mayores problemas de adaptación son aquellas en las que ambos adultos tienen hijos. Pero como siempre, quienes tienen la gran responsabilidad son los adultos, de cuya calidad de relación dependerá el grado de integración de la familia en su conjunto. *

En fin, todo un temón este de las familias reconstituidas, las madres solteras, padres solteros, sus nuevas parejas, estereotipos y demás. Y estoy completamente seguro de que habrán nuevos capítulos de esta historia.

* El libro del que extraje, no literalmente, la información de los párrafos entre asteriscos es: VALDÉS, A. "Familia y desarrollo" (2007). Editorial Manual Moderno. México DF.

4 comentarios:

  1. Una vez más, te sigo también por aquí!

    ResponderEliminar
  2. Bueno siempre he pensado que si una flaca tiene un hijo no podrá pasar de una amistad, es que al tener un hijo de otra persona (que este viva!) es un vinculo indisoluble y siempre estará como una sombra. Yo creo que lo mejor es evitarse problemas. Lo lamento, quizás estas palabras no son esperanzadoras pero es lo que creo.

    ResponderEliminar
  3. Es una situacion dificil, pero supongo que lo que es yo, no me habia ningun problema para estar con un chico que ya es padre.

    Saludos.! Fer

    ResponderEliminar