La primavera resuena.

miércoles, 24 de abril de 2013

Mecanismos 1.

La creatividad del peruano no tiene límites, y esto lo veo hasta en mi propia familia una y otra vez.

Tengo un tío (de quien siempre hablaba en mi otro blog) que vive en una casa dentro de una quinta en el Centro Histórico. Y el propio hecho de que su casa ya esté un tanto antigua sumado a la carencia de recursos económicos, hace que su creatividad dé respuestas sumamente ingeniosas a los problemas.

Un día me encontraba echado en su sofá, mirando cómo las partículas de polvo en el viento (dust in the wind) se hacían visibles por la luz solar, cuando escucho un "Oh mai fákin god!" desde el patio interior. Corrí raudo hasta dicho lugar y encontré que el piso se encontraba mojado y el agua salía desde la pared. Resulta que las tuberías son de plomo (de la primera mitad del siglo XX) y una de ellas estaba agujereada. Picamos la pared y descubrimos a la culpable. Llamamos al gasfitero, quien nos miró con expresión de "aquí gano para mi semana" y dijo que cobraría no menos de 250 soles, porque quería cambiar toda la tubería y no sólo ese sector, así que nosotros le dijimos: ¡toma! .l. y mi tío dijo que tomaría una solución casera. Me imaginé que amarraría un trapo o le echaría un kilo de cemento, pero me equivoqué.

Al día siguiente, cuando regresé, me dí cuenta que había desarrollado todo un sistema, que me hizo recordar al de los productos Acme del Coyote cuando trataba de cazar al Correcaminos.

1. El agua sale disparada como si el tubo estuviera meando.

2. El agua choca contra una tabla cubierta con esponja de mueble, la empapa y cae lenta y silenciosamente.

3. El agua que cae, llena un balde.

4. Al llenarse el balde, el agua resbala por el lavadero hasta su agujero y sigue su curso por la cañería.
Cosas que aprendimos:

1. No se debe tomar agua del caño. En la figura 3 observamos cómo el agua no viene sola, sino que va dejando un casi imperceptible rastro de óxido, y está bien que todo ser humano necesite hierro en su alimentación, pero no creo que sea la idea.

2. Ahora entiendo por qué mi tío siempre dice que vivir en quinta es una joda. Resulta que un vecino fijón se subió a la azotea y miró su patio. Desde lo alto distinguió solamente el balde con agua. Y como últimamente han estado apareciendo zancudos en esa quinta, fue con el chisme de que en esa casa tienen agua en reposo y que es un peligro por el zancudo del dengue. Pero mi tío dice que es preferible que piensen eso y no que hay una fuga de agua, porque sino le cobrarán más en el recibo. Es todo un loquillo. Loool.

5 comentarios:

  1. que huevada... eso marron en el balde es el oxido? porque si es asi pues debo de tener una infinidad de enfermedades xD

    ResponderEliminar
  2. Me hace recordar a mi tía, que picó un hueco muy cerca al caño de la cocina y en ella introdujo una manguera que se va derechito al jardín. Como ella ya no puede caminar mucho ni cargar peso, cada vez que lava el arroz u otra verdura lo introduce por ese orificio y mata dos pájaros de un tiro. El ingenio peruano caracho.

    Saludos, Fernando, como siempre te lo he dicho, me gusta más estos tipos de blog XD

    ResponderEliminar
  3. Jajaja la 2 cosa q aprendistes me dio risa y era por la que iba a preguntar. Al haber una pequeña fuga no te vendra mucho mas en tu recibo de agua?

    Saludos2.! xD

    ResponderEliminar
  4. Vaya vaya! Si me pusiera a contar las odiseas que hemos tenido en mi edificio por fugas de agua! Un día fue casi el diluvio universal: se malogró la bomba, el agua subió sin control hasta mi azotea (vivo en el último piso), e inundó todo el techo. Uf! A punta de trapos y escobas y hasta el serenazgo logramos controlarlo! De ahí, a llamar al técnico, y a desembolsar platita entre todos.

    Saludos!!

    ResponderEliminar