La primavera resuena.

martes, 24 de diciembre de 2013

La Navidad y mis reflexiones cuando llega esta fecha.

Mientras escribo esto, las campanas suenan en la iglesia que está aquí, a media cuadra. Me acerco a la ventana y observo la parte alta de sus cruces. En breve, muchas personas acudirán a la llamada "Misa de Gallo" y me pregunto: "¿Es eso lo que quería Jesús?".

No es una crítica (de momento), es solo una pregunta.

Obviamente, al ser omnisciente, Dios sabía cómo iba a ser el devenir de la obra dejada por su Hijo. Sabía que sus seguidores caerían en el muy humano error de interpretar y reinterpretar las cosas hasta crear toda una maraña de tradiciones, fechas, rituales e instituciones que poco a poco terminarían sepultando el significado original de las cosas. Una de las cosas que no me gustaba del catolicismo es que todo depende del Papa. Si alguien quiere una interpretación "auténtica" de las Escrituras tiene que ser la que el Papa y sus cardenales digan. Pero por otro lado, caer en la "libre interpretación" total llevaría (y ha llevado) a la formación de miles de "iglesias", cada una supuesta portadora de la "sana doctrina", en oposición a la "mala doctrina" de la iglesia de enfrente. Y así es como, por ejemplo, para algunos la Navidad es una fecha importante y para otros no debería ser celebrada "porque Jesús no lo mandó". En ese segundo grupo están mi padre y su familia y es por eso que en estas fechas no puedo estar con ellos porque prefieren irse a dormir antes que soportar la bulla y las luces de los que para ellos son "apóstatas de la cristiandad".

En mi familia materna la cosa tampoco es mucho mejor. Celebran la Navidad pero se desesperan si es que el Nacimiento no está preparado a la medianoche. Armar el Nacimiento ya no tiene lo religioso como sentido único, sino también el recordar a los parientes ya fallecidos que instituyeron esa tradición familiar y las "épocas mejores", con lamento incluido. No es que no comparta la tradición de armar el "belén", pero no me gusta ser dependiente de la misma y pelearme con otro pariente solo porque a este le desespera que las bolas no estén puestas en su lugar a la medianoche. Nunca he perdido de vista que el verdadero Nacimiento ocurrió hace más de 2.000 años y que lo de ahora es una simple representación. Bonita, familiar, artística, nostálgica... pero representación al fin. Y nadie se muere por una representación más o menos. Sea con chispita o sea con mamarrata, Jesús no nace en el pesebre de tu sala, sino que ya nació y vive en tu corazón desde el día en que lo aceptas y sientes que brilla su esperanza.

Lo último no quiere decir que minimice los "belenes". De hecho, voy todos los años a ver el que arman en la Iglesia de La Merced. Y este año me parece que han habido más belenes y más árboles de Navidad en las calles y patios que en años anteriores, aunque puede ser que solo sea que he estado más atento. De hecho, al ver el cartel que convocaba a un rosario grupal, así como las luces, coronas y adornos en todas (así, TODAS) las casas de la muy católica y tradicional quinta donde vive mi padre (excepto en su casa) tuve un primer momento de nostalgia hace unos días.

Es cierto que la Navidad se instituyó para recordar el nacimiento de Jesús, en eso sigo pensando igual que hace unos años, pero he cambiado en lo que respecta a mis anteriores críticas a que este día sea visto como el día del "amor", la "fraternidad", "la amistad" y esas cosas. Las veía como "motivos" que sepultaban el Motivo verdadero de la fiesta. Como invitados que hacían dejar olvidado al cumpleañero. Pero después, al darme cuenta de que yo también echaba de menos esas mesas anteriormente llenas y esos saludos y tarjetas de otros años, acepté que no está del todo mal: son simplemente emanaciones del Amor, que es al final la naturaleza de Dios. Solo que en estas épocas algunas personas temen mencionar a Dios para no ser tildados de raros o anticuados y resulta mucho más fácil no referirse al árbol sino a sus frutos que a todos nos gustan, precisamente el amor, la amistad, el perdón, etc.

Tan importante es la fecha que a medianoche recordamos, que es la fiesta más celebrada por la humanidad. Tan fuerte es su significado que mientras aquí hay gente que reniega, se burla o hasta la quisiera suprimir, en otros lugares hay quienes ponen en juego su vida para celebrarla, a escondidas, bajo regímenes anticristianos o en medio de guerras de etnia y fe. Quizá en nuestros países muchos confundan "Cristo" con "iglesias y jerarquías cristianas" y "Navidad" con "Papa Noel" o "Coca Cola", pero en los países donde realmente la gente se la juega, vive y muere por su fe, es donde verdaderamente han conservado el significado del nacimiento del Salvador, como algo que les da una razón para vivir e incluso para no temer poner en riesgo su vida y decir sin temor: "sí, yo soy cristiano".

No importa si Jesús nació el 25 de diciembre (Iglesia Católica, protestantes y ciertas iglesias ortodoxas), el 6 de enero (armenios), el 7 de enero (ortodoxos y coptos) o en una fecha que nunca descubramos. Lo importante es tener siempre en cuenta el verdadero significado de amor y esperanza emanado del nacimiento de Jesús, algo que le dió, le da y le dará sentido a muchas vidas en los más diferentes contextos y lugares: desde el centro de una ciudad hasta las arenas de un desierto. Ese, creo yo, es el verdadero milagro y espíritu vivo de la Navidad, y no un viejo barbón, un reno de Disney o la letra de algún villancico.

En fin, ¡Que tengan ustedes una Feliz Navidad!

Cristianos de Medio Oriente, los descendientes de los primeros discípulos. Aunque les sea difícil, no dejan de celebrar la Navidad.
La Navidad ya empezó en la Iglesia Melquita de San Elías en Elfia, Palestina.
Árbol y decoración navideña en el distrito de Barranco, Lima, Perú.
Entrada al lugar en el que, según la tradición, nació Jesús. Basílica de la Natividad, Israel.
Decoración navideña en la Plaza Mayor de Lima, Perú.
La decoración navideña de los vecinos, vista desde arriba. Nótese la urna que alberga la imagen del Niño Jesús. Hay tres de ellas en la quinta y están puestas todo el año.
Nacimiento en la Iglesia de la Merced, Lima.
Nacimiento en la Iglesia de las Nazarenas, Lima. Además del Misterio, incluye representaciones de distintos pasajes de la vida pública de Jesús.
La Navidad en Belén, 2000 años después :)

3 comentarios:

  1. ¡Feliz Navidad a la distancia de parte de los otros PITCH Nueva Generación: Iván, Pedro, Beto, Nicolás y Sebastián!

    En la distancia y esperando que vayas a Huari alguno de estos días.

    ResponderEliminar
  2. sea uno creyente o no, las fechas libres que nos da la navidad nos hacen pasar con la gente que queremos y ya solo por eso, son buenos días XD

    ResponderEliminar
  3. El que cree, cree, el que no, igual celebra Navidad!!

    Feliz Navidad, te deseo lo mejor!!

    ResponderEliminar