La primavera resuena.

jueves, 31 de octubre de 2013

Celebraciones de octubre.

1. Aniversario de Barranco: El 26 de octubre se celebra un aniversario más de la fundación política del distrito de Barranco, originalmente llamado Villa de la Ermita o San José de Surco. Inicióse, según José Antonio del Busto en su libro "Historia y leyenda del Viejo Barranco", como un lugar lleno de sembríos (principalmente pacayares) por los cuales bajaban todas las noches los pescadores de Surco a cumplir con su labor. Hasta que una noche se encontraron con la imagen de un Cristo brillando en el acantilado (que pasó a llamarse Santo Cristo del Barranco, nombre caído en desuso) sobre el cual posteriormente se construyó una iglesia, por parte de un panadero de apellido Caicedo cuya esposa se curó después de sus oraciones. Alrededor de la iglesia se empezó a formar una villa que actualmente ha pasado de ser un lugar de católica fundación a un distrito de intensa vida nocturna. Pero sea como sea lo quiero <3

La cuestión es que cada año las celebraciones están peor. La de este año no tuvo más publicidad que un anuncio cerca al ex Óvalo Balta. Se celebró en el Estadio Unión que estaba más vacío que mi billetera después de una juerga. Presentáronse los (ya en decadencia) Hermanos Yaipén y el grupo más hastiante y copión que han parido estas tierras de los mares del sur, o sea N' Samble. Aún así me encontré con varios conocidos como el chino JP, mi primera enamorada y presencié la escena de unos travestis borrachos llamando a gritos a los serenos porque un pata con pinta de hippie dizque los estaba acosando. Noche tranquila.





2. El Señor de los Milagros: Como todos los años, la ciudad de Lima se viste de morado en octubre. Perdí una apuesta y le debo un turrón a una amiga. Otra amiga llenóse de fervor y díjome que quería ir conmigo a la procesión. La cosa es que al final fuí pero con mi católico tío.

Fuimos a la salida central, la del 18, que este año no se dirigió a la Iglesia de Nuestra Señora de las Victorias en La Rica Vicky, sino hacia la Iglesia del Carmen en Barrios Altos, quizá el barrio más peligroso sabroso, tradicional y a la vez católico de toda Lima. Comimos picarones, turrón y anticuchos. Presenciamos todo tipo de escenas y curiosidades, entre ellas una gigantografía en una pared de la avenida Los Incas que decía algo así como "Cristo Poderoso, sabemos que fumar está mal y que el humo pierde nuestros cuerpos y nuestras almas, te pedimos que nos rescates del vicio. Los vecinos de la cuadra". Genial. En Barranco también hay harto fumón pero son tan orgullosos que no piden ayuda en público.

Posteriormente fuimos a la salida del día 28, que también duró hasta la madrugada. Como es la llamada "Guardada" es uno de los dos días en que va más gente. La avenida Bolivia se llena de alfombras de flores y estrados (uno de ellos incluso, exactamente frente a la puerta de los Testigos de Jehová xD); la avenida Alfonso Ugarte se vuelve un gran mercado de turrones, anticuchos, pan con chancho, cómicos ambulantes, CDs con los éxitos de ayer y hoy, etc; y la avenida Wilson se llena de gente de todas las procedencias y todos los tipos e intenciones. Excelente.
Recibimiento en el Congreso.

Las vendedoras.

La iglesia.

Avenida Bolivia.

La comida :3

En el cruce entre Wilson y Colmena, la noche del 28.

Llegando a Emancipación.
.
3. Todos los Santos vs. El Día de la Canción Criolla vs. Jalouin: La lucha de todos los años. En nuestro país es feriado solo el día 1 de noviembre (Día de Todos los Santos en el santoral católico y Día de los Muertos en la cultura popular), pero en los últimos gobiernos se ha puesto de moda eso de los "feriados largos" dizque para incentivar el turismo interno (sería genial si también alargaran los sueldos) y por lo menos en las dos últimas décadas se ha colado desde Estados Unidos la fiesta del Halloween. Y bueno, hace años que no la celebro, digamos que por motivos religiosos, pero de niño obviamente caí en la monada gracias a mi madre y mi profesora de inicial de recorrer las calles del distrito vestido de brujo o ratón (esa foto aún existe aunque en paradero desconocido) con una antorcha y cantando cosas raras del tipo "cuando el reloj marca las doce las calaveras salen de su tumba chumbalacachumbalacachumbalá", pero como digo, hace años que no celebro lo que me parece una alienación más venida de Norteamérica y que según muchos cristianos es también uno de los días en que los brujos e integrantes de las agrupaciones satánicas realizan más rituales. Pero tampoco he podido plegarme a las celebraciones del Día de la Canción Criolla, porque me parece injusto que solo se celebre ese tipo de música y no las demás músicas del Perú. ¿Y la música andina? ¿Y la música amazónica? En realidad la música andina me gusta mucho más que la música criolla, la siento más mía.

¿Y ustedes qué celebran? ¿O solo celebran que es feriado y ocasión de un poco más de descanso? :)

domingo, 27 de octubre de 2013

El día en que quisimos ser músicos y nos quedamos en oyentes.

Teclados.


Cuerdas.


Platillos, chelas y un objeto fálico llamado wiro.


Batería.


Cajón.


Y hasta un tubulum hecho en casa con su respectiva sandalia para tocarlo.




Todo ¡todo! ya está listo para el gran relanzamiento de PITCH, marcando un antes y un después en la historia musical de... sus integrantes, y sonando con furia para todo... el barrio, desde el cuarto piso satelital de Monserrate. Muy pronto lo único que escuchará este barrio no serán los pedidos de auxilio de los transeúntes cuando los fumones les roban ni las campanas de la iglesia de Santa Rosa, ni el tecnomerengue y la tunantada de la vecina, sino algo más. Prepárense.

Ok, no.

martes, 22 de octubre de 2013

El cuarto piso en Monserrate o el centro del Centro.

La primera vez que visité Monserrate fue de la forma más extraña posible. Me llevaron a la comisaría porque me encontraron con mi primo viviendo directo en directo la Marcha de los Cuatro Suyos. Bueno, mi primo logró escapar de los gases lacrimógenos y de que se lo llevaran. Tenía solo 13 años y me llevaron junto a otros menores de edad, la mayoría chibolos huídos de sus casas que habían tenido la mala suerte de estar en el lugar incorrecto en el momento incorrecto. Pero eran bacanes. Esa tarde-noche de conversación en el patio de la comisaría fue mucho más chévere que la sacada de mierda que casi me dan mis viejos cuando llegamos a casa. Pero, hablando de llegar a casa, los chiquillos que fueron llevados conmigo me felicitaban porque yo sí tenía casa. Fue tanto el feeling que hasta pusieron sus nombres en el gorro que traía, misma despedida de promoción. Uno de ellos me dijo que no los olvide y pues, aquí estoy escribiendo de ellos a trece años de esos momentos. Mi mamá lavó ese gorro para que no queden huellas, pero me llega, igual queda en mi mente y me importa muy poco si está de acuerdo o no, porque para mí, sí fueron buenos tiempos.

Las siguientes veces que volví a Monserrate fueron en las ocasiones en que la cola para dejar cartas en el pozo de los deseos de la Iglesia de Santa Rosa, se extendía por cuadras de cuadras. Una tarde al año y no todos los años. Esa zona fue siempre para mí una tierra de peligro. Una terra incógnita en medio del Cercado de Lima, mi distrito favorito. Y eso que mi tío vive a pocas cuadras, pero al otro lado de la avenida Tacna, donde todo es más tranqui y fresh.

Resulta que hace unos días mi señor padre me dijo que pensaba mudarse brevemente a una pequeña propiedad (un departamento) que tiene en esa zona. En realidad la tiene alquilada en su mayor parte y lo que está libre son dos cuartos grandes. En uno quiere vivir él (ya que anda peleado con su conviviente) y en el otro, sí querido lector, usted ha adivinado, quiere que viva yo.

Podría tranquilamente decirle que se vaya a vivir solo en su paraíso del centro del Centro, pero no me quedó más remedio que aceptar, ya que si no lo hago se me acaba el apoyo en la recta final de mi carrera universitaria. Podría trabajar, claro, pero el otro año son las prácticas y eso de estudiar dos carreras no te deja tiempo ni para bloggear. Afortunadamente mi enamorada estudia conmigo porque sino ni tiempo tendría de verla.

Así que en estos días ya estoy llevando, de a pocos, mis cosas a aquel cuarto piso desde el que se ven lugares tan emblemáticos como el Cerro San Cristóbal, las cruces de la iglesia de Santa Rosa o el edificio de la ex Radio Reloj. Pero ya desde la primera vez que fuí se notaron los peligros: un par de fumones en la esquina y un intento de robo a un transeúnte que pasaba por la cuadra de al lado. Ya veo que cuando tenga que permanecer hasta tarde en la calle tendré que quedarme donde mi tío o en Barranco. En sí, mi idea es regresar a Barranco pasado el verano.

Mi viejo pone cara de extrañado porque dice que yo siempre he querido vivir en el Cercado de Lima. Y es cierto. Pero mi idea no era vivir en esa parte. Y el Destino sonrió, burlón.

Pero describamos un poco más el lugar. Frente a mi futura ventana puede observarse una pequeña construcción de madera cuyos habitantes son una familia y un gato. En sí, varias de las casas contiguas tienen construcciones de madera sobre ellas, la mayoría en lamentable estado, con cables por aquí y por allá y (para darle stylo) a veces también con su antena de Direct TV. Porque podemos ser pobres pero no por ello menos globales.

En la primera prospección del barrio me llamó la atención esa construcción. Se estaba llevando a cabo una celebración con música cajamarquina y huayno sureño. Un grupo de chicas veinteañeras como quien esto escribe, bebían licor al son de esa música con la puerta abierta y en determinado momento notaron mi presencia observándolas curioso a través de mi persiana americana. Las jodas no se hicieron esperar y tampoco los provocativos comentarios (casi gritos) del tipo "papacito, estamos solas, ven". Antes quizá me hubiera puesto mandado e ido, pero tengo enamorada y en estas circunstancias soy fiel y preferí dedicarme a algo más cristiano: orar. Ese departamento en sí, es muy tranquilo y a mi cuarto le puse un nombre bíblico: El aposento alto. Sí, ya sé, ando más bíblico que Noé en el arca.

Subí al séptimo piso (léase: la azotea) y me dí con una hermosa sorpresa: uno de los más bellos atardeceres en mucho tiempo. Ahí sí me sentí en el centro del Centro. Podía observar al Sol ocultándose en el horizonte e incluso el mar muy a lo lejos (o en todo caso la isla San Lorenzo). Y comprendí y creí en aquellos relatos coloniales que hablaban de que los dueños de casas tales como la de Osambela se subían a lo más alto a vigilar la llegada de los barcos al Callao.

En fin, veamos qué pasa. Hay cosas buenas y malas en ese barrio, pero sé que sea como sea será una experiencia y en sí, lo único importante en esta vida, además de amar, es experimentar. Veamos qué aprendo de ese nuevo lugar.


La casita de madera del frente.

El cerro San Cristóbal al fondo y a la derecha, el edificio de la ex Radio Reloj.

Un atardecer desde la azotea.

sábado, 12 de octubre de 2013

Mi libro del día: Ferias de libros: ver libros y no comprarlos.

Me gusta ir a las ferias de libros, pero especialmente a las que venden libros viejos. Aparte de que son más baratos, encuentras cosas nada mainstreams, pero no por ello menos interesantes, que los libros que encuentras en el kiosko de tu barrio. Aquí algunas que no compré pero que me dí el gusto de leer sin pagar y fotografiar en parte.

1. El enigma de Colón: Para conmemorar este 12 de octubre (no pondré "Descubrimiento de América", porque los únicos humanos que descubrieron el continente fueron sus primeros pobladores venidos de Asia) un libro sobre Cristóbal Colón. No es el típico libro que nos habla sobre que si era judío, genovés o valenciano, ni sobre si está enterrado en Santo Domingo o en España, sino sobre algo que ya había visto en un capítulo de la serie "Planeta Encantado": que Colón pudo haber tenido acceso a datos y mapas de marineros anteriores que habían llegado a estas tierras (vikingos, árabes, portugueses, etc), los reunió y llegó a la certeza de lo que iba a encontrar al otro lado del océano. Por eso fue con tanta seguridad a conversar con la reina y esta le concedió el dinero y las naves. Y él ya sabía exactamente a dónde iba a llegar y también que no se trataba exactamente de "las Indias". Al final se llevó todo el crédito de un descubrimiento que nunca hizo.



2. El mensaje de las piedras grabadas de Ica: En la Plaza de Armas de esta ciudad se encuentra un pequeño, casi siempre cerrado museo, que en realidad es una colección de rocas en los estantes de una casa. Traté de entrar hace dos años pero me dijeron que estaban en reestructuración (?) y que por ende pedían una colaboración de 20 soles por ver unos cuantos estantes. Los mandé al cuerno.

Este libro fue escrito por el ya fallecido Dr. Javier Cabrera Darquea, descubridor de las piedras, que supuestamente representan a una humanidad anterior a la nuestra, desaparecida en el diluvio y que llegó a tener una avanzada tecnología. Existen opiniones encontradas: que algunas piedras son antiguas, pero otras son falsas. Incluso que algunas fueron encontradas en el interior de tumbas intactas de culturas precolombinas. La mayor discusión en todo caso, está en lo referente a su contenido, ya que hay quienes interpretan que se trata de representaciones de operaciones, viajes espaciales y hasta dinosaurios, restándole credibilidad al descubrimiento.




Y aquí el Dr. Cabrera llegó a la conclusión de que la Pampa de Nasca fue un aeropuerto para ovnis.
3. Ganímedes: Dos clásicos de la literatura ufológica peruana y mundial. Hace algunas décadas, un peruano bajo el seudónimo de Yosip Ibrahim, decidió escribir un libro, supuestamente basado en hechos reales, sobre cómo su amigo Pepe fue llevado a un satélite de Júpiter, por parte de una civilización extraterrestre autodenominada "Reino de Munt". Resultó un éxito de ventas, así que le sacó una segunda parte, sobre cómo era la preparación para llegar a ese mundo ubicado en la cuarta dimensión. Y aunque está probado que es pura ficción, no faltan los que siguen creyendo que tiene un trasfondo real.



4. National Geographic: Me gusta comprar los ejemplares pasados de esta revista (sobre todo porque cuando compras la actual te cuesta 18 soles, pero las ediciones pasadas las consigues a 5 y hasta menos, y bueno ¡la información no pasa del todo e igual sirven!). La foto corresponde a un especial sobre la península del Sinaí y me gustó porque en ella aparecen un beduino y su ayudante dentro de un monasterio copto a cuyo arzobispo han ido a pedir consejo. No todos los beduinos son musulmanes, también hay cristianos de las iglesias antiguas.



5. Evolución mítica en el Imperio Incaico del Tahuantinsuyo: Un libro en el que se desarrolla lo referente a la antigua religión andina, con nombres, detalles y mitos interesantes.



6. La Religión en una época secular: Descripciones sobre cómo se viven las distintas religiones en el momento presente en el que pareciera que van perdiendo adherentes. Reavivamientos religiosos, nuevos movimientos, la forma en que actualmente se relacionan con el poder. Interesante.



7. La tradición portuense de Bolivia: Me imagino que en el país vecino alguien debe estar vendiendo sus libros como si no hubiera un mañana, porque a estas ferias llegan bastantes libros provenientes de ahí. En el que nos ocupa, auspiciado por la Municipalidad de La Paz, se intentan explicar las supuestas razones por las cuáles a Bolivia le correspondería una salida al mar... por Arica. En algunas partes se menciona que Tacna también debería pertenecerles y que comerciar a través de sus antiguos puertos en Antofagasta sería un esfuerzo inútil por las distancias, así que Arica constituye el puerto natural y es de vital importancia para el desarrollo boliviano. Un libro, definitivamente, para llevar a la playa.







8. El Sol de Lima: Un libro del que me llamó la atención este fragmento. Ya había escuchado algo sobre que algunos extranjeros creen que el Perú debe ser algo así como un paraíso tropical por encontrarse en la misma latitud que Brasil, pero no caen en la cuenta de que existen la Corriente de Humboldt y la Cordillera de los Andes y que juntas hacen que la mayor parte de la costa sea... para volverse anfibio nueve meses al año.



9. Advanced Geography: Libro de 1927. El típico libro inglés de inicios del siglo XX en el cual enseñan a su gente que los países que no les caen bien tienen menos territorio que el de sus aliados, además de mostrar a los ingleses como el top de la humanidad. Aún faltaban dos años para que se firme el Tratado de Lima y, si bien las provincias de Tacna y Arica no pertenecían oficialmente a Chile sino que solo estaban ocupadas temporalmente, los mapas de los hijos de puta ingleses las muestran como si fueran chilenas. Eso sin mencionar que a Ecuador lo hacen llegar casi al Amazonas y que en unos mapas la provincia de Purús aparece como perteneciente a Brasil y en otros, al Perú. Y eso que es la "Revised edition".



Distribución de la población en Sudamérica. La provincia de Purús aparece dentro de Brasil.


Aquí Purús aparece dentro de los límites peruanos. Aún no se muestra la cesión por parte del Perú a Colombia del llamado "Trapecio Amazónico", a pesar de que el Tratado Salomón-Lozano ya había sido firmado y ratificado en 1922.

jueves, 10 de octubre de 2013

Comienzos imprevisibles.

Andaba leyendo una revista. Como ya conté, a mí me gusta comprar libros y revistas "viejos". Y bueno, esa revista es un ejemplar de "Historia y Vida" de 1978, una de esas revistas que tratan de curiosidades históricas y temas caletas relacionados con el pasado de los seres humanos y las sociedades.

Me agradó particularmente el artículo "California hubiera podido ser rusa". En él se describe cómo una colonia rusa (Fuerte Ross) llegó a instalarse muy cerca de San Francisco, en la primera mitad del siglo XIX. En ese tiempo California era colonia española y si se permitió a los rusos instalarse fue porque su jefe (el conde Nicolás Rezanov) se enamoró de la hija de una familia acaudalada (los Arguello), quienes intercedieron ante la autoridad española. Los rusos habían empezado a llevar a la colonia incluso soldados y tarde o temprano hubieran terminado arrebatándole esas tierras al debilitado Imperio Español, sino fuera porque Rezanov murió en un accidente al intentar cruzar Siberia para llegar a la capital rusa a pedir al zar que le autorice casarse con Concepción Arguello (en ese entonces los matrimonios inter-religiosos requerían permiso de las autoridades y Nicolás era ortodoxo, mientras que Concepción era católica). Una vez que la noticia de la muerte de Rezanov llegó a California, Concepción corrió a encerrarse en un convento y los españoles empezaron a ocuparse de mandar a los rusos de vuelta a Alaska.

En la revista reflexionaban sobre esos eventos fortuitos que pueden cambiar el rumbo de la Historia. Si Rezanov no se hubiera visto en medio de una tormenta y caído en el agua helada, quizá Rusia hubiera invadido el actual oeste estadounidense y USA nunca hubiera podido llegar a ser la nación con costas en los dos océanos que es ahora, además de la permanente inseguridad de tener a una potencia tan expansionista como ellos, literalmente, al costado. Y así la historia está llena de pequeñas "casualidades" y eventos imprevisibles que destruyen en segundos las predicciones del estudioso más informado.

Pero estos eventos inesperados también se dan en lo pequeño, en la vida cotidiana y en realidad, es de eso de lo que quiero hablar.

Dicen que las cosas bonitas te sorprenden de la forma en que menos te imaginas y cuando menos las planificas, y creo que así es como se ha ido dando la formación de la que, desde hace unos días, es la relación sentimental que tengo.

Fue hace unos meses, en una de tantas clases de uno de los cursos que más me gustaban. A cada grupo le tocaba un tema de monografía y mientras todos se limitaron a exponerlo, hubo un grupo que optó por hacer algo distinto: una pequeña representación teatral. En ella, una chica tomo el control del "escenario" con su actuación, representando a una esposa maltratada y me impresionó tanto que esa noche la incluí en mi Feis. Pero por ese entonces a ella le interesaba otra persona y yo aún seguía con lo último del embobamiento por la chica de la morenada (quienes hayan seguido los últimos meses de mi antiguo blog deben recordar algo de ella). Por cierto, es curioso que a esta última también le presté atención por primera vez en una presentación artística. Siento que me agradan las personas que practican algún arte o quizá sea como me dijo mi amiga Josselyn que "me fijo en quienes complementan mis carencias porque me causan admiración". En este caso, me gustaría tener aptitudes para el teatro o el baile, pero en esos dos campos no doy un carajo. Pero bueno, sigamos.

Pasaron los meses e íbamos hablando, pero tampoco era ella la persona con la que más hablaba. La gente me relacionaba más con una compañera con la que siempre salíamos al cine, a conciertos o simplemente, a comer algo. Pero con quien actualmente es mi enamorada poco a poco iba surgiendo algo, escondido, sin grandes manifestaciones, pero que quedó muy de manifiesto aquella vez en que pasamos toda una tarde juntos hablando de lo más íntimo de nuestras vidas, poniendo canciones en la rockola del Excelsior, tomando café en Starbucks, etc. Después me enteré de que para verme ese día, mintió en su casa diciendo que tenía un trabajo grupal, a fin de poder salir. Lo cierto es que las salidas se volvieron diarias e incluso llegamos a tener un lugar dentro de la universidad donde siempre nos reuníamos a solas, permaneciendo abrazados y conversando durante horas. Finalmente decidimos iniciar una relación, tras casi toda una tarde de conversar al respecto. Ambos venimos de relaciones pésimas que aún pesan mucho por los temores que crearon y preferimos llevar las cosas con calma, si bien hemos acordado que si en algún momento uno de los dos decide que la relación no le satisface, se conversará y si no se llega a un acuerdo, se acabará en buenos términos.

Sin embargo, y a pesar de los pocos días, he recibido muchas alegrías. Quizá la mayor de todas fue la tarde en que me llamó para decirme que quería informarme de algo importante y que la buscara en el patio de la facultad. Cuando llegué estaba ella con varias de sus amigas, y apenas me acerqué me tomo de la mano, me abrazó fuertemente y les dijo que ya estábamos. Resulta que les había contado a todas sobre que quería estar conmigo y las había llamado para hacerlas partícipes de la noticia. Fue casi una presentación en sociedad. Me sentí halagado y arrochado a partes iguales, pero fue algo tan genial (en esta parte inserto un suspiro).

En unas horas iremos a comer pizza, también con sus amigas. Me llevo bastante bien con su círculo y tenemos amigos en común. y si bien aún tenemos que "adaptarnos" (en otras palabras, terminar de soltar el pesado lastre de nuestro pasado sentimental, sobre todo en su caso), las cosas van bien, hay buena voluntad y me siento tranquilo.

Algunas de sus amigas pensaron que ella iba a estar con otro chico. Uno se hace "prototipos" de cómo debería ser la persona con la que se quisiera estar, pero la realidad nos sorprende y terminas estando con alguien totalmente diferente. Eso nos pasó a ambos. Por mi parte, cuando conté que tenía enamorada, algunos de mis amigos pensaron que iba a estar con la persona a la que hace unos posts atrás hice referencia como mi alma gemela y otros pensaron que estaba con cierta compañera que cumplía uno de los principales requisitos que suelo poner a la persona con la que quiero estar: es cristiana. Pero no. La realidad me volvió a sorprender gratamente y hoy estoy con mi actual enamorada, que si bien cree en Dios, no integra ninguna religión ni corriente espiritual.

Y bueno, así es como la vida sigue trayendo cosas nuevas, bonitas e inesperadas. Como conversábamos en la tarde, es sorprendente que todo haya empezado por una representación teatral que a ella se le ocurrió hacer (y que en algún momento quizá pensó no hacer y en una clase a la que por un momento pensé no ir). Me siento feliz y sé que, sea lo que sea que me traiga lo imprevisible del día a día, serán nuevas experiencias que me harán aprender y, en el fondo, siempre serán para bien. De momento, como ya dije, estoy feliz.

domingo, 6 de octubre de 2013

Músicas que los PITCH escuchábamos en los 90s: Hoy, merenguehiphopeando.

Escribo este post desde la casa de mi estimado amigo Pollo y en la presencia del Sebas, o sea, el integrante de nueva generación de nuestro grupo. Después de haber pasado uno de los habituales sábados de recorrer Lima, el centro y sus periferias, volvimos al cuartel general PITCH ubicado en algún punto de San Isidro y nos pusimos a recordar las músicas que marcaron nuestras niñeces. Y entre ellas, por supuesto, surgió el nombre de Proyecto Uno, posteriormente el de Ilegales. Y por supuesto, también el de sus parecidos Sandy y Papo y Banda La Bocana. Habíamos redescubierto uno de esos géneros o subgéneros o mezclas típicamente noventeras como fueron el merengue house o merengue hip hop, como prefieran.

No ponemos a El General, porque pese a que marcó nuestras épocas parvulares, es demasiado mainstream y nosotros como que queremos encontrarle lo sabrosón y olvidado al género. Además, El General se volvió Testigo de Jehová y esos tipos no nos caen.

En las épocas cuando no existía (en su forma actual) lo que hoy conocemos como reggaetón, este era el género que ocupaba su, digamos, "nicho musical". Los cantantes, ejecutando movimientos a veces similares a los del hip hop (principalmente Proyecto Uno) pero con música de fondo de merengue y uno que otro rapeo, sonaban en las radios juveniles, salseras, etc, y fueron de las principales influencias que tuvo el género de los dadiyankis, cuya eclosión ocurrió muy poco después de que las últimas canciones de merengue rapea'o dejaran los primeros lugares de la preferencia popular.

Y bueno, vamos con las cinco canciones que más hemos repetido en esta noche de sábado y que seguramente eran las más bailadas en noches muy similares a ésta, hace entre 20 y 15 años atrás.

5. Wilfrido Vargas - "Candela bestial".

"¡Estamos gozando como bestias!" nos decía esta canción del también interprete de "El baile del perrito". Multifacético él, decidió sacar una canción en este estilo cuando ya casi llegaba a su fin, allá por 1997, como parte de su álbum "Hoy". ¿Fue su último gran éxito? Sí, probablemente.



4. Banda La Bocana - "A gozar todo el mundo".

La agrupación que había lanzado antes éxitos totalmente merengueros o con elementos cumbiamberos (resaltando, por ejemplo "Ella es mi gloria"), se animó a lanzar en 1996 esta canción, también conocida como "Baila baila, goza goza" y muchos pensaron que se trataba de Proyecto Uno. Pero no. ¡Histeria, histeria!



3. Sandy y Papo - "Es hora de bailar".

Temón, temón. Como decía Sandy en la canción "La clave de tu corazón" (este sí, el último merengue house que se puso de moda allá por 2003) ¡Para Papo! su compañero de dúo, fallecido años antes.



2. Ilegales - "Así que muévelo".

Solo diré una frase...

¡AUNQUE TÚ NO QUIERAS YO TE PONGO! :3

Ok, me calmo.

1. Proyecto Uno - "Está pega'o".


Los líderes indiscutibles del género, Proyecto Uno. Un aplauso por favor. Bueno, me voy a sacar las chelas. Nos vemos y perrea mami perrea. Ok, no.