Eterno verano.

sábado, 5 de diciembre de 2015

10 gaseosas que conocí este 2015.

Recorrer el Perú (y cualquier lugar del mundo) nos hace conocer una gran variedad de sabores y aromas, no solo de la gastronomía local, sino, en las últimas décadas, también de las gaseosas locales de cada comunidad.

Este 2015 ha sido el año en que más gaseosas he conocido, y aquí hago un recorrido por 10 de ellas, con dos aguas minerales a modo de yapa.

1 y 2. Kola Francesa y Reyna Kola (Juliaca): Kola Francesa es (lamento decirlo) la gaseosa más fea que he tenido la oportunidad de probar. Intenta ser una imitación de la Kola Escocesa arequipeña (con su sabor a jarabe de ciruela) pero solo logran empeorar lo ya terrible. Reyna Kola es una gaseosa amarilla con sabor muy parecido a otras imitaciones de Inca Kola (Triple Kola, Sabor de Oro o Isaac), por lo que no sabe mal, pero tampoco es algo especial. Creo que hay más sabores pero solo tuve la oportunidad de probar ese.



3. Kola Shulay (Pasco): Viene en varios sabores, entre ellos la roja (imitación de fresa), la naranja y la negra (una imitación más de la Coca Cola) y en pequeñas botellas de solo 300 ml. formato que parece ser bastante común en gaseosas regionales, pero totalmente desconocido en Lima (con la excepción de Maltin Power, la mini Sabor de Oro y la desaparecida Chiki). El sabor es bastante agradable, sobre todo cuando está heladita, cosa no muy difícil teniendo en cuenta la temperatura ambiente de esos lugares.


4. Maltín (Bolivia): Es similar a la peruana Maltin Power, pero menos azucarada y bastante más amarga, lo que la vuelve una experiencia que no deseo repetir.


5. Mineragua (Bolivia): Una bebida local producida por la Coca Cola. Es una especie de agua tónica, algo así como tomarte el Schweppes o Evervess pero solo, en lugar de prepararlo con trago. No sabe mal y me refrescó mientras deambulaba por Tiahuanaco, en donde tomé esa foto.


6. Santa Fe (Huancayo): Lo raro es que no la encontré en Huancayo, sino en un pueblo de Yauyos, en la región Lima Provincias, donde la vendedora la calificó como "una gaseosa corriente". En botella de 300 ml y con tres presentaciones: roja, naranja y amarilla y buen sabor (¿o sería que tenía sed?).


7. Cascada (Bolivia): Disponible en sabores inimaginables en Perú, como pomelo y papaya, estas gaseosas son simplemente buenazas. Es cierto que el sabor a papaya no está muy bien logrado y que se distingue casi exclusivamente por el aroma, pero no deja de ser una buena experiencia.


8. Coka Quina (Bolivia): Me dijeron que incluía coca y me emocioné, pero la verdad es que no contiene absolutamente nada de la hoja sagrada de los Andes. Parecería otra copia más de la Coca Cola, pero no, me atrevería a decir que esta bebida es mucho más rica y el sabor de soda negra tiene un no sé qué, como una especie de toquecito herbal que la hace distinta y recomendable.


9. Fanta de papaya (Bolivia): Variedad exclusiva para el país altiplánico, que parece tener gustos muy tropicales en cuanto a los sabores de gaseosas. Al igual que en el caso de Cascada, la papaya no se siente mucho que digamos. Tiene un color dorado característico, que la asemeja al orí... digo, al oro, cuando los rayos del sol impactan contra la botella.


10. Bilz (Chile): Una gaseosa de fresa mucho más rica que sus pares peruanas. O quizá sea que la sentí rica porque me salvó del sabor de un horroroso ceviche chileno en la ciudad de Arica.


 Anexo: Aguas minerales:

1. Cachantún (Chile): Presume del hecho de estar elaborada con agua mineral extraída desde algún manantial andino, sin embargo, no alcanza la ricura de una San Mateo o una Socosani. Llama la atención su botella en forma de dildo, así como su curioso nombre, también de reminiscencias sexuales, al menos desde el punto de vista de un peruano malpensado.


2. Agua del Sur (Bolivia): Es un agua mineral local de la región cercana al Salar de Uyuni. Muy fresca, al nivel de las mejores aguas minerales peruanas. Debería tener mayor difusión nacional e internacional.

4 comentarios:

  1. Fanta de Papaya!! asu!! eso si provoco mi curiosidad.

    ResponderEliminar
  2. Nada como la Cassinelli de champagne "la gaseosa del norte", hasta ahora no encuentro una que tenga ese sabor, y ahora para Navidad para acompañar el pavipollo jeje.

    ResponderEliminar
  3. yo probe la cola francesa de peru aqui en bolivia y a mi me agrado mucho...sera que ud. tiene un mal paladar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Actualización: La gaseosa más horrible que he probado a día de hoy es la Smart de Socosani, sabe a caramelo espeso, derretido y medio pasado.

      Mi paladar es más fino que el de un catador de vinos mediterráneos.

      Eliminar