La primavera resuena.

jueves, 31 de diciembre de 2015

Otros destinos de este 2015: Pasco, La Oroya y Nor Yauyos Cochas.

Este año tuve la oportunidad de recorrer algunos lugares del centro de nuestro país. Es una zona que nunca me atrajo especialmente, pero una vez en ella, me sentí impresionado a la vez que entristecido. Ya les he contado sobre mi visita a Huancayo en un anterior post y ahora, para cerrar el año, no podía dejar pasar estos otros tres destinos visitados en la segunda mitad de este 2015 que ya nos deja.

1. Pasco: Alguna vez fue una de las regiones más ricas de nuestro país. La extracción de minerales empezó en la época colonial y continuó en la republicana, convirtiéndose en el motor principal de su economía. Irónicamente, aquello que contribuyó a darle vida, se tornó en muerte en las últimas décadas y es muy probable que la ciudad de Cerro de Pasco tenga que ser trasladada a otro lugar, a causa de la contaminación de las aguas, los terrenos y el aire con metales pesados, especialmente el plomo, los que terminan por depositarse en la sangre y órganos de sus habitantes, ocasionando múltiples enfermedades.


El tajo minero Raúl Rojas no para de crecer desde hace décadas y viene, literalmente, comiéndose a la ciudad de Cerro de Pasco. Barrios históricos como Miraflores hace mucho que desaparecieron.


Por lo visto, en Pasco no todos quieren a Keiko.

Estatua del médico mártir Daniel Alcides Carrión en la Plaza Chaupimarca.

Laguna de Quiulacocha, muerta y rodeada de un tóxico barro rojizo, producto de su utilización como depósito de desechos de metales pesados y relaves mineros. 

Bosque de piedras de Huayllay.

Caprichosas figuras talladas por la erosión eólica a través de los milenios.

2. La Oroya: Ostenta el dudoso privilegio de estar entre las diez ciudades más contaminadas del mundo debido a los gases tóxicos emanados de las chimeneas del Complejo Metalúrgico Doe Run, cuyas actividades están paralizadas solo temporalmente. Mientras estaba en actividad, una gran nube de smog se posaba sobre la ciudad alrededor del mediodía, causando problemas respiratorios y oculares, por lo cual el colegio tuvo que ser trasladado, junto con parte de la población, a un nuevo lugar denominado La Oroya Nueva, a algunos kilómetros de distancia. Los cerros que la rodean contrastan fuertemente con los del resto del valle porque en ellos casi no crece vegetación, siendo de un color que oscila entre el blanco de la piedra caliza y los tonos oscuros, producto del asentamiento de la contaminación.

Vista de La Oroya Antigua (o Vieja) con la torre de la iglesia a la izquierda y la chimenea de Doe Run al centro.

El contaminado Río Mantaro.

Otra vista de la ciudad, con el Complejo Metalúrgico de Doe Run al fondo.

Nótese los cerros sobre los que no crece la vegetación.

Un partidito de vóley para aligerar el estrés diario.
.
3. Reserva Paisajística Nor Yauyos Cochas: Contrasta fuertemente con los anteriores. Ubicada en la provincia de Yauyos (Región Lima Provincias) alberga multitud de pueblos, lagunas, cataratas y cerros de místico encanto, los cuales aún no son muy conocidos por el turismo masivo... felizmente.


Altar de la iglesia del pueblo abandonado de Huaquis.

Iglesia del pueblo abandonado de Huaquis.

La Luna al iniciar la mañana sobre el pueblo de Vitis.

Al fondo, la iglesia de Vitis.


Algunas de las lagunas de Huancaya vistas desde lo alto.

Laguna de Huallhua en Huancaya. Otra de varias lagunas de la serranía que tiene leyendas sobre la aparición de sirenas en sus aguas.

Catarata en la Laguna de Huallhua.


Una espectacular trucha frita con su respectivo caldo de gallina para terminar el recorrido.
Cerro de Pasco, La Oroya y Nor Yauyos Cochas muestran realidades muy distintas y nos dejan lecciones para el futuro. Los dos primeros lugares han sido afectados de forma probablemente irreversible por la aplicación de una nociva idea de progreso que consiste en depredar la naturaleza con la excusa de que se necesita a toda costa generar ingresos (los que, finalmente, solo quedan en manos de las transnacionales extractoras o del gobierno central o regional). El tercer lugar se conserva aún en buen estado, si bien no dudamos que si llegaran a encontrarse yacimientos minerales importantes en su interior, correría la misma suerte que los anteriores, con la misma excusa del progreso y de que si te opones eres un retrógrado. Esperemos (ingenuamente) que eso nunca pase.

Saludos y que tengan un Feliz 2016. Recuerden que si hacen turismo, llévenlo a cabo de forma responsable, sin contaminar.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario