La primavera resuena.

miércoles, 12 de febrero de 2014

La venganza de la mesera.

Era uno de esos días en los que no hay nada que comer ni en casa de mi tío ni de mi padre y en que vago errante por las calles del Centro de Lima para encontrar algún restaurante que aún tenga menú a las 5pm. Y bueno, decidí ir después de años al pequeño y venido a menos restaurante en el que almorzábamos con mi tío cuando nos dedicábamos a la venta de libros, o sea cuando yo tenía 15 años.

Todo está distinto, ahora es más una cantina que otra cosa, pero siguen vendiendo menú. Lo único que sigue igual es la señora, ya más anciana, que cobra en la caja. Bueno, es la dueña, así que tiene que seguir ahí.

La mesera obviamente era otra y no se caracterizaba precisamente por ser servicial. Hacía las cosas como le venía en gana. Le pedí un bisteck a lo pobre de la carta, no del menú. Demoró un montón y me trajo una sopa de menú, porque según ella eso había entendido. Se llevó la sopa y me trajo un bisteck simple, no a lo pobre. Después se olvidó del refresco y del cuchillo. Una inepta total.

Me estaba molestando y creo que se dió cuenta, así que se apresuró en traerme lo que le pedí, pero lo hizo de mala gana. Me trajo el bisteck a lo pobre pero desde un inicio me pareció raro que el mayor filete de carne estaba caliente, mientras que el más pequeño (el de encima) estaba frío, además de tener distinta textura y fritura. Sospeché. Prudentemente acabé con el filete más grande, las papas, el arroz, el huevo y el plátano y dejé ese pequeño filete sospechoso para el final.

Lo olí, probé un poco y mis sospechas se confirmaron: ese trozo de carne estaba completamente avinagrado. Como para disimularlo le había echado bastante jugo del bisteck, pero no lo suficiente como para que no pudiera notarlo. Me dió cólera. Nadie me hace pagar 12 soles para darme una porquería, y fue entonces cuando observé que no era el cocinero sino la misma mesera la que servía los platos. Eso me olió no solo a avinagrado sino a una pequeña venganza porque exigí que me sirvieran lo que yo quería, en un sitio en el que están acostumbrados a hacer las cosas como se les da la gana porque los clientes, usualmente borrachos, no protestan.

Me iba a quejar con la dueña (que como digo, conoce a mi tío) para que le den una llamada de atención o en todo caso le iba a hacer roche a la propia mesera. Y cuando hago roche suelo ser muy hiriente con las cosas que digo. Pero entonces recordé a mi enamorada.

Una de las cosas que he aprendido en estos cuatro meses y medio que tenemos de relación es a ser más tolerante, no exaltarme tanto como antes y ponerme en el lugar de las otras personas. Recuerdo que una vez me molesté con la mesera de una de las cafeterías de la universidad y en aquella ocasión mi enamorada me dijo que sea más tolerante y recuerde que ella también trabaja como mesera en el restaurante de su familia y que es muy estresante tener que lidiar con clientes de todo tipo durante el día: desde los gileadores hasta los que gritaban por cualquier cosa. Así que posiblemente esa chica estaba estresada, molesta y saturada por estar en la hora de mayor afluencia de gente y por eso no tomaba bien los pedidos. En resumen, me dijo que cada vez que me quiera molestar con algún trabajador de esos que son explotados por un sueldo misérrimo y horario injusto, me acuerde de ella y piense que pasa por lo mismo seis días de la semana.

Desde entonces soy más tolerante con las meseras. Aunque hay que ser consciente de que en el caso de la que me sirvió el bisteck, de ningún modo se justifica que se haya querido deshacer de los desechos de la comida poniéndolos en mi plato, además de estar en un momento en el que casi no habían comensales, por lo que no era presa de un gran aturdimiento.

Lo que sé es que al restaurante ubicado en la esquina de Chancay con Bolivia no vuelvo ni cagando.

6 comentarios:

  1. La tolerancia... como virtud! jaja

    Ya veo por qué te cambiaste de nombre, mi querido ex sensitive, now tolerancio. Yo casi nunca me exalto a menos que realmente sea algo que lo amerite. Te cuento: El sábado quería comer ceviche a como dé lugar, así que me llevé a mi chiquis bonis a un restaurante de por su casa y pedí un mixto hermoso que traería desde bonito hasta sirena. A los veinte minutos, llega una parejita directa del telo (o sea, se les notaba, qué lacras) y piden exactamente lo mismo. Chiquis bonis y yo nos reíamos de esto, del otro, haciendo hora hasta que llegó un pedido y, sin más ni más, lo pone en la otra mesa. Yo me paré y le dije que nosotros habíamos llegado muchísimo antes, y estos bagres ya estaban terminando de comer... ¡no era justo! Al final me paré y me largué u_u antes de armar el escándalo del año, porque bueno... esta situación sí era para enojarse y mucho.

    ok, y nunca comí nada :(

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaja, sí, mis amigos que se enteran del nuevo nick se ríen porque saben que va con mi carácter xD

      ¿Cómo se les notaba que acababan de salir del telo? Por el cabello mojado me imagino. ¿O el pata se puso el polo al revés? #Nomehapasadoperosuelepasar xD

      Mi situación también era para enojarse mucho, mira que haberme querido intoxicar solo por haber reclamado mi derecho a obtener aquello por lo que pago...

      Bueno, pero de ahí te hubieras ido a otro restaurante, no comer da gastritis ;)

      Saludos :D

      Eliminar
  2. Jajaja te pasaste de tolerancio. Además que vas a ser cómplice de las futuras intoxicaciones de esa señorita a otros clientes.

    ResponderEliminar
  3. Acá no va la tolerancia, debiste reclamar, no pueden tratar así a un cliente porque está apurado y quiere que le sirvan bien. Debiste decir de una buena manera, lo hubiera hecho.

    ResponderEliminar
  4. jajaja morí con tu frase..."que se haya querido deshacer de los desechos de la comida poniéndolos en mi plato".

    ResponderEliminar
  5. Una cosa es ser tolerante y otra cosa es ser indiferente a los posibles lavados gástricos que podría ocasionar comer en ese lugar. Recuerda que no te están haciendo un favor al servirte bien, y creo que mientras uno presente una queja alturada pues no le estás haciendo un daño a la chica, al contrario, le haces ver que la gente puede ser responsable a pesar de pasar un mal día o que te hayan servido mal. Te mando un abrazo!

    ¿tenías enamorada??? ohhh lo que uno se viene a enterar... entonces mejor te mando besos! XD

    ResponderEliminar