Eterno verano.

lunes, 3 de marzo de 2014

Corazón Serrano, La Parada y el racismo.

Ya sé que se ha escrito mucho sobre esto en las últimas horas, pero de todas maneras quiero referirme a lo ocurrido.

Me parece lamentable el tema del racismo, pero me parece mucho más lamentable que se manifieste en ocasiones tan dolorosas para una familia (y que deberían por esto ser fácilmente comprendidas): la muerte de una persona, y más aún, de la joven madre de dos hijos pequeños.

El tema del racismo en el Perú nace en gran medida del autoodio. Aquí no se trata de la mayoría discriminando a una minoría, sino que en ocasiones son miembros de la mayoría discriminando a otros miembros de esa mayoría, de color de piel y orígenes iguales o similares a los de ellos. Es el temor a verse reflejado en el otro y que este te recuerde con su sola presencia que tú eres eso de lo que reniegas: un cholo, negro o indígena, por más que anheles enfermizamente "blanquearte".

La palabra "serrano" en el nombre del grupo que saltó a los medios ayer (Corazón Serrano), es utilizada como ofensa por muchos. Y si bien cada vez son más los que con orgullo afirman sus orígenes andinos, subsisten los complejos, especialmente entre las personas de mayor edad y en algunos jóvenes que llevan el lastre de lo peor de la crianza limeña tradicional, que siempre ha mirado los modelos foráneos como algo deseable en contraste con lo local, visto como vulgar y vergonzoso.

Por supuesto que no solo es autoodio. Las minorías de blancos y blanqueados se hacen presentes con insultos y descalificaciones. En el Perú, decir que te gusta algo que forme parte del estereotipo de "lo cholo" (la cumbia, las camisas de colores, el huayno o preferir comer en los agachaditos en lugar de ir a Las Canastas) puede que ya no ocasione agresiones verbales directas como en décadas anteriores, pero basta que se proporcione el anonimato que requiere la cobardía (como en las redes sociales) para que el racismo se desfogue con incluso mayor agresividad y ensañamiento que si se dijera cara a cara.

Ya es hora de que los que formamos parte de las mayorías cholas e indígenas de este país le hagamos el pare a los eurodescendientes que nos discriminan, pero también, ya es hora de que dejemos de ser enemigos de nosotros mismos. Y eso empieza por dejar de "enorgullecernos" solamente por símbolos cliché de nuestro pasado como Machu Picchu o Chan Chan y que empecemos a hacerlo con respecto a las manifestaciones culturales de nuestro presente, porque solo sobre ellas podremos construir nuestro futuro.

¿Por qué incluyo a La Parada aquí? Porque a consecuencia de su irregular clausura por parte de la Municipalidad hace unas horas, se han sucedido algunas reacciones del mismo tipo en las redes sociales. Los racistas han estado de plácemes el día de ayer. Que si no estás de acuerdo eres un cholo al que le gusta la suciedad y jode el "progreso" de la sociedad. Que no importa que esos cholos de La Parada se queden sin comer porque lo principal es que Susy imponga el orden y sigamos el ejemplo de Europa. Pienso que si a esas personas les apestamos los verdaderos habitantes originales de estas tierras y anhelan tanto estar en Europa, deberían irse allá. Ya está casi aprobado lo del ingreso libre de peruanos a la Unión Europea por tres meses. Hacen como que van de turismo y se quedan allá de ilegales. No creo que los boten porque necesitan mano de obra barata, y de paso los devolverán a su realidad: no son europeos, nacieron en el Perú y solo aquí, por desgracia, serán bien acogidos. Y digo por desgracia, porque si de mí dependiera, todos ustedes hace rato que habrían sido mandados a los países de origen de sus ancestros "para que se sientan más a gusto" y nuestra presencia "no les ofenda".

P.D: Y le mando una patada en el orto con mucho amor cholo a la tuitera Chelsea Letts que por tener antepasados ingleses (seguramente los que vinieron con lo que tenían puesto a inicios del siglo XX o los que llegaron desesperados huyendo de la guerra) se cree la gran cagada. En realidad, leyendo sus tuits es notorio que solo es una chiquilla que requiere un poco de atención. Seguramente su ego europeo debe estar un poquito más nutrido después de haber aparecido en la tele y en la columna de Aldo Miyashiro. Y no es la primera vez que suelta frases racistas para figurar. Pedacito de shit.

7 comentarios:

  1. Bueno no comparto mucho el gusto por la banda pero creo que la muerte de alguien no debe tomarse para burla, o hacer comentarios racistas. Lo peor es que personas que creen que los que escuchan Corazón Serrano son cholos, son los mismos que creen que escuchar música en inglés los hace gringos.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. No la conocía, su muerte ha hecho que la conozca. Me dio mucha pena saber que su bebo se quedo solito! Qué pena, no debería sucederle eso a los niños! Eso si me entristeció mucho!, me dio mucha cólera cuando vi en las noticias que sus fans no se portaron a la altura, haciendo barullo y tomando cerveza como si estuvieran en una fiesta eso me pareció feo, con respecto al racismo (como todas las otras etiquetas, la homofobia, el clasismo y todas esas cosas) es producto de la ignorancia, así que la única forma de combatirla es con educación.
    Un caso curioso, en Puno, los grupos étnicos se odian entre sí, choleándose, denigrándose entre ellos, serraneandose unos a otros. Es que nos fijamos mucho cuando un blanco serranea a un serrano, pero cuando se serranean entre serranos parece ser aceptable, eso no termino de entenderlo. Lo bueno es que se habla del tema, lo que expone a los demás y permite que se modifiquen algunas ideas equivocadas, es un trabajo de largo aliento, pero debemos tener paciencia, siempre habrá ignorancia en este mundo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ah sí. En Puno más que ser racismo es un asunto de diferencias culturales, porque los dos grupos indígenas quieren dominarse entre sí, y en Perú se le da más visibilidad a los quechuas que a los aymaras. Creo que en Bolivia pasa algo parecido, aunque en sentido inverso, los quechuas son más, pero los aymaras tienen mayor poder porque son mayoría en la capital y supongo que porque están más cohesionados y así pueden meter mayor presión política (de hecho su presidente es aymara).

      Cosas que pasan. Yo me siento orgulloso de tener de quechua (por mi abuelo paterno) y de aymara (por mi abuela paterna, por cierto, su apellido es uno de los apellidos aymaras más comunes y representativos).

      Eliminar
  3. yo preferí evitar toda la avalancha de noticias sobre el grupo porque me pareció demasiado.
    En efecto es muy triste que sigan surgiendo racistas del anonimato. Gary tiene razón. hay gente de la sierra que igual cholea a gente que es de mucho más arriba del cerro, ¿será la naturaleza humana q nos haga ser asi?

    ResponderEliminar
  4. Una pena por la familia de la chica. Yo recién también he estado escuchando las canciones de su grupo pues están que las pasan a cada rato por lo sucedido y varias me han gustado, tiene un estilo especial o será que prefiero la voz femenina en las canciones de cumbia. Hay tantos prejuicios que ya uno no sabe qué hacer para cambiar a esta sociedad que pansan los años y parece que vamos en retro. Un abrazo!

    ResponderEliminar
  5. Me da pena que hayan insultado de esa manera a Edita, mas por su familia, bueno, mierda hay por todos lados.

    ResponderEliminar
  6. Lamentable pérdida la de Edita, lo más lamentable es que a raíz de este luctuoso suceso se haya comprobado una vez más que la discriminación racial está enquistada en las redes sociales y es una cruda verdad. La discriminación viene de todos los grupos y no es exclusividad de unos pocos.

    ResponderEliminar