Eterno verano.

domingo, 16 de marzo de 2014

Aventura culinaria de los pobres 1: El combinado de cuatro sabores.

Somos muchos los que creemos que la verdadera comida peruana es la popular, nada que Astrid y Gastón o los partidarios de la "fusión" pituca. Es por eso que cuando quiero comer rico desciendo hasta algún agachadito y le pido a la señora que me sirva lo más poderoso que tenga y que no se olvide de servirme mi vasito de chicha o agua de cebada, porque eso sí, es necesario bajar con algo esos platos tan contundentes.

La delicia de la foto corresponde al combinado de una señora que siempre ubica su carretilla en la esquina del Senati de la Panamericana Norte, cerca al grifo. Ahí almuerzan desde estudiantes hasta camioneros y como todas esas profesiones requieren un gran desgaste ya sea físico o intelectual, los platos son siempre bien servidos y ofrecidos a un precio módico.

¿Qué contiene? Tallarines rojos, arroz con pollo, cebolla, ceviche (de caballa, según la señora), cancha, crema de huancaína y un trozo pequeño de camote + un vaso de agua de cebada con derecho a yapa.
¿Cuánto cuesta? 4 soles.
Ambiente: Agradable, con vista a los carros de la Panamericana Norte mientras la señora y los comensales te cuentan sus aventuras y desventuras.
¿Es como para invitar a tu flaquis? Bueno, no he ido con mi enamorada, pero hace tiempo éramos asiduos con mi amiga Susy, "buena pobre" como yo.
¿Es nutritivo? Lo suficiente como para que el hambre no se aparezca en varias horas.
¿Es higiénico? Así parece. Un momento ¿el pollo tiene pelos? Ok, no.
¿Hay otros platos? Por lo general hay también seco de pollo.
¿Mobiliario? Bancas de madera y el plato apoyado en la carretilla.
¿Lo recomendarías a algún extranjero? Obvio microbio.

¡Os animo a visitar!

4 comentarios:

  1. Antes de pequeño y de adolescente llegue a comer ,no tanto por gusto sino que mi madre y amigos eran de comer, en esos gustitos al paso, sobre todo el de chicharron y ceviche, ahora yo lo veo muy anti-higuienico. Mi madre siempre que le acompaño se sienta y come pero ya veo que la señora lava los platos con la misma agua varias veces, la comida expuesta al ambiente, o que no use guantes. ahora soy muy acomplejado con la salud y esas cosas ,lo sé.

    Pero por ejemplo la papá sancochada y choclo, ahí si me sentaría en uno de esos puestos. Es más a veces que voy a las citas del seguro siempre me compro uno xD Por abraxas los dije. xD

    Escuche por ahí que Gaston dice que es el año de estos puestitos, será?

    Saludos, Fer.

    ResponderEliminar
  2. Bueno, me ha pasado que luego de haber almorzado en el hospital militar durante mi año de internado pense que ya estaba mas que inmunizado contra cualquier amenaza microbiana! Pero no fue asi. Hace unas tres semanas me encontre con un amigo y me invito a almorzar a un “hueco” que conocia, no suelo almorzar en el centro de lima, pero bueno, el gasto en medicamentos excedia por mucho la cuenta de un restaurante conocido. Cuando viajo a provincias suelo visitar los mercados para comer los platos tipicos!

    ResponderEliminar
  3. haha yo no he probado, en serio se ve rico pero no me dan los ánimos para comprar, en serio, quiero pero arrugo jaja
    Conozco el lugar, si como subo foto xD

    ResponderEliminar
  4. Esa foto sí que llama al hambre. Dada la mala fama que le han hecho a las carretillas ya nadie se aventura a probar en cualquier lado, pero esta parece buena recomendación ;)

    ResponderEliminar