La primavera resuena.

martes, 5 de mayo de 2015

Cómo ahuyentar a un Testigo de Jehová con un inocente sandwich.

Nuestro protagonista, chiquito pero poderoso.
.
Supongamos que es un típico domingo y tú quieres dormir tranquilo, o que en todo caso (como buen creyente, porque aquí apoyamos la creencia, pero la creencia chévere) te estás alistando para ir a la misa, al culto o a la escuela dominical. Y en eso...

¡Riiiiing!
¿Quién es?
Buenos días ¿le podemos hablar de la Palabra de Dios? Resulta que le traemos la primicia de que Jesús murió en un madero y que usted no resucitará si es que le realiza transfusión de sangre al hijo que tiene en el hospital.
No gracias, lárguese.

Pero la situación sigue en distintos fines de semana. Y es que nuestros amigos Testigos de Jehová tienen que presentar a fin de mes a su anciano, la relación de hogares que han visitado y en cuántos les aceptaron sus publicaciones y cuántos aceptaron que se les brinde "estudio bíblico". Como les han lavado el cerebro con que de eso depende su salvación no se darán por vencidos muy fácilmente. Tendría que pasar algo muy fuerte para que su hogar sea calificado como "no visitable" por así decirlo y ellos llorarán porque usted estará condenado a la muerte eterna.

Si los manda a la mierda es probable que se alejen por un tiempo, pero volverán, porque pensarán que usted necesita aún más de la ayuda de su organización. De modo que hay que actuar de acuerdo a sus creencias, las que conozco bien porque, como he mencionado en alguna oportunidad, mi padre y la mayor parte de mi familia paterna pertenecen a la organización del "Esclavo Fiel y Discreto" (sí, así llaman a su Cuerpo Gobernante, conformado por un puñado de gringos gordos en un edificio de Nueva York).

Si por algo se han hecho conocidos los TJ además de por tocar puertas, es por su rechazo total a la sangre: no solo rechazan la sangre en transfusiones así se les muera el hijo, sino que muchos lavan compulsivamente la carne para asegurarse de que no haya ni la más mínima gota de sangre en su pollo frito. Resulta que, en una ocasión, para molestar a mi papá (que quería que me convierta) al ir al supermercado eché una bolsa de sangrecita al carrito. La cara que puso fue fotografiable. Posteriormente, cuando me molestaba con él, llegaba a casa comiendo pan con relleno (sangrecita + camote) lo que se convirtió en un auténtico gesto de rebeldía de mi parte allá por 2009.

Pues bien, con estos señores podemos aplicar lo mismo, pero más agresivo. Supongamos que ésta es la situación:

¡Riiing!
¿Quién es?
Buenos días, venimos a ofrecerle la Palabra de Dios por 30ava vez. Por favor acéptela o mi anciano me reprenderá :/
Pase usted delicada señorita, justamente iba a tomar desayuno y me agradaría enterarme de cómo es que el mundo tiene 6.000 años habiendo dinosaurios de 235 millones :D
Sabrá usted que todo eso es una mentira y es así porque Jehová lo dice y bla bla bla.

Es en ese momento donde usted saca los panes con relleno y los ofrece. Probablemente la predicadora no se percate del contenido y lo muerda pero una vez en la boca, se dará cuenta y lo rechazará.

Aquí es donde usted debe indignarse.

¿Me está rechazando el desayuno? ¿Sabe usted que en mi pueblo esa es una terrible ofensa?
Pero es que Jehová en Levítico y Pablo en su carta...
¿Se da cuenta que ha perdido a alguien interesado en su fe por hacerme este desaire?
Pero...
O se la come (la sangrecita) o tendré que echarla de mi casa.
Disculpe pero eso no es posible.
Entonces laaargo de aquí, maleducada. Me ha ofendido terriblemente a mí y a mi tradición familiar.
Le dejo una Atalaya...
¡Envuelva con eso el pan y lleeéveselo!

Huirán despavoridos y nunca más volverán a visitarlo. Eso sí, tendrán un conflicto moral entre haber sido fieles a su secta pero haber perdido una posible oveja. Y eso lo recordarán por días y días y será chisme en el Salón del Reino. Pero usted habrá recobrado la tranquilidad. De nada.

5 comentarios:

  1. jajajaja que buena , lo tomare en cuenta! pero lo malo es que yo no como sangrecita, me da asco.
    Usualmente les digo que soy ateo y que si pudiese escoger, preferiria adorar a lucifer jejeje
    me ha gustado esta entrada!

    ResponderEliminar
  2. JAJAJAJAJA ptm Fer, me morí de risa.

    Bueno, yo normalmente les escucho y me dan pie a que les refute una que otra cosa, a mí me divierte. Por cierto, hace tiempo que no me choco con uno. Voy a salir a buscar testigos de Jehová para divertirme :) ¡Nos vemos en el VxR!

    abrazos mi querido amigo, me hiciste escuchar Agresivo remix xD

    ResponderEliminar
  3. jajajajaja a mí tampoco me gusta la sangrecita :/ me da un no sé qué, como a Gary. Aquí en el norte nunca han venido a mi casa, raro no? uhmm ahora que lo pienso... un tiempo pusimos un sticker en la puerta que decía "hogar católico", y ni me di cuenta cuándo lo quitaron xD quizás por eso "nos marcaron como *indeseables*" xD no lo sé.

    En Lima sí han ido a mi casa x_x y veo por el visor de la puerta y no abrimos :D

    Saludotes!

    ResponderEliminar
  4. Pero el relleno con camote es lo máximo!! jaja lo que se pierden y los adventistas se pierden el chicharrón xD
    Buen aporte!

    ResponderEliminar
  5. Yo los recibo vestida de emo metalera les digo k soy otaku y se les quitan las ganas de hablarme.Tmb los asusta los cuernitos de rock esos k se hacen con las manos y digo k me dedico a vender sangre. Pero infalible es decir k soy APOSTATA con eso fijo k no vuelven

    ResponderEliminar