La primavera resuena.

sábado, 16 de mayo de 2015

Las playas del río Rímac.

El Fenómeno del Niño está causando que las altas temperaturas correspondientes al verano se estén prolongando por todo el otoño en la costa del Perú. Y es así como buscamos playas aún a mitad de mayo.

En esta ocasión me había gastado todo mi dinero en vanidades de la vida y vagaba errante junto a mi tío por el puente Rayos de Sol en busca de situaciones extremas (deberían ver cómo se mueve la porquería esa cuando está llena de gente y, de repente, un temblor) y mi avispado pariente me invitó a observar la única e involuntaria obra de Susana Villarán + Luis Castañeda: La creación de una nueva  y acogedora playa en pleno centro de la ciudad.





Sí, se trata de una gran acumulación de arena conformando una suave bahía a la cual llegan a morir algunas pequeñas y cálidas "olas" de la más pura agua de río. Al lado, un conjunto de piedras hace que evoquemos la imagen de "las playas de La Punta" según le contaba un transeúnte a su pequeño hijo. Hace unos años atrás, en ese sitio se formó una pequeña y azul laguna como resultado del cambio del curso de las aguas y con mi tío se nos ocurrió la idea de que eso debería mantenerse y promocionarse como atractivo turístico para pasear con botecito. De hecho, mi primo estuvo cerca de meterse con un botecito inflable a modo de performance concientizadora (hay que dar el ejemplo, pues) pero la Policía lo botó por orate.

Y pensamos nosotros:

Ya que a Villarán nunca le dió la gana (y a Castañeda tampoco le da) de continuar y culminar Vía Parque Rímac, quizá deberíamos cambiar el rumbo y reconocer un nuevo atractivo turístico limeño: La única playa del mundo ubicada en el centro del casco histórico de una capital. Le echamos unos cuantos kilos de cloro diario para que refleje el azul del cielo, hacemos una escalera (amarilla), alquilamos botecitos inflables y sombrillas y vendemos bloqueadores "Bahía" a S/. 1.50. Así, además, creamos empleo y un nuevo lazo de unión entre los pueblos del Rímac y el Cercado.

Actualmente, es bastante común ver a pirañitas y pirañones dándose un chapuzón al lado del puente Santa Rosa. Botémoslos y revaloremos el lugar en el cual hace solo unas décadas nuestros antecesores pescaban camarones.

He dicho. Comuníquenle a Castañeda y dénme prácticas pre en la muni, par favar.

1 comentario:

  1. no esto muy seguro, pero no iba a techar el rimac?? o soy yo el que lo entendio mal?

    En todo caso deberia quitarse todo el desmonte que alli hay y dejar que las agua fluyan lo mejor posible.

    ResponderEliminar