La primavera resuena.

sábado, 25 de abril de 2015

Los Niños Estelares.

Fue hace algunos años cuando los escuché por primera vez en la (venida a menos) Radio Master. Su canción principal llamaba la atención desde el primer momento, aún para quienes preferimos géneros musicales totalmente distintos. Por cierto ¿tienen ellos un género musical específico? Siempre me pareció que se dejaban fluir y que por ello, su música iba más allá de los géneros. Simplemente hacían lo que les daba la gana y eso es lo que le falta a la inmensa mayoría de músicos actuales, los que viven presos en el encuadre del "no salirse del género" a fin de no ser vetados por las radios.

Pero ¿cuál era esa primera canción?

"La dictadura científica acaba de empezar" podría ser, tranquilamente, el himno de todos los amantes del misterio y la conspiración. Te mete de todo (¡oiga!): desde críticas al ecologismo radical ("Tu hermana mayor será la naturaleza ¡salven al planeta y el humano pa' la mierda!" / "Tú no causas el calentamiento global, porque es un proceso natural a causa de la actividad solar"), a las ideologías político-económicas ("De derecha o de izquierda, moderado o de extrema ¡todo es la misma mierda! Socialismo o neoliberalismo, comunismo o capitalismo. En fin son elites haciendo lo mismo, usando la ciencia en nombre de un ismo"), el ateísmo ("¿No crees en Dios pero sí en la ciencia pagana?"), la educación castrante ("Ya no eres un ser independiente, sino eres un recurso humano desde que estás en primer grado. Porque la escuela no es para educar, es para transmutar tu identidad, para manipular tu individualidad, para condicionar tu realidad y para purgar tu originalidad ¡pa' que seas un peoncito más!") y terminando con los extraterrestres reptilianos ("Porque los demonios sí existen, son bien listos y son reptiles"). Sin duda, una sabrosura de canción.


Por cierto, el propio nombre del duo hace referencia al "Starchild", el extraño cráneo encontrado en México que, según dicen, pertenecería a un niño híbrido entre una madre indígena mesoamericana y un ser extraterrestre.

Pero ¿quiénes son los culpables de esto?


Se trata de dos jóvenes puertorriqueños: Fernando Castro Álvarez y Darío Constaín Reyes, quienes sin hacer uso de demasiados instrumentos ni de videos muy elaborados, logran difundir música y mensajes valiosos e inteligentes. Totalmente en las antípodas del reggaetón, el producto musical (?) por el que su país se hizo tan conocido en la década pasada. Quizá el único video elaborado (y muy bien elaborado) sea el de la canción "Satya Yuga está por comenzar", de la producción "Entre ruinas" de finales de 2014, un tema cargado de mensaje espiritual y en el cual se habla del paso de la "era de la oscuridad" a la nueva "era dorada", tan anunciada por distintos grupos esotéricos, religiones y mitologías, en este caso, por el hinduismo. Como detalle curioso he de mencionar que en una parte del video, el duo aparece con máscaras waq'ollo típicas de las festividades de la sierra de nuestro país, lo que no es casual, ya que Fernando tiene sangre peruana.


En una versión en vivo del tema "Soy un hombrecito" (necesito... amooor) incluyen también un cajón peruano.

"Persistencia de la memoria" empieza como una canción aparentemente dedicada a una chica, pero rápidamente da un giro y resulta que la flaca era illuminati y critican desde los rituales de la élite hasta ¿cómo no? a los reptilianos que siempre nos joden la vida a los humanos. En palabras del duo: "Esta canción es acerca del amor y del miedo, las dos fuerzas principales en nuestra dimensión. El amor es omnipotente y omnipresente y el miedo vive de éste. El miedo es la raíz de nuestro sistema social y el talante de la pirámide de cartas que lo aguanta".

"Crazy people of the night" nos cuenta, en inglés y acompañado de una melodía realmente estelar, la triste historia de millones de jóvenes (y no tan jóvenes) que esta y muchas noches más de fines de semana, llegan al clímax de la vida superficial, entre el trago, las drogas, el dinero y la moda, cosas que al final, solo son llamadas de auxilio escapadas de su triste vacío interior

"¿Cuándo va a caer la bomba?": Estás ciego llevando una vida de rutina y encierro. Escapa, libérate de las cadenas. Reencuéntrate contigo mismo y ve la luz.

He dejado "Eterno retorno" para el final porque es una de sus canciones que más me gustan. Podría pasar por una melodía romanticona pero tiene más. Hace pensar en el amor a primera vista surgido, quizá, de haberse conocido en una vida anterior o en la preexistencia. Además, el duo es sincero al decirle a sus amadas que una de las cosas que busca es "la oportunidad de hacerle el amor con regularidad". Eso con respecto a la primera parte de la canción, la segunda es mucho mejor.

Pero bueno, este duo se separó a inicios de enero del presente año. Me quedé con las ganas de verlos en alguna ocasión en vivo aquí en Perú. Fue pé. Aún así queda su música. Dénle click al nombre de cada canción para escucharla.

sábado, 18 de abril de 2015

Guerra en los inodoros.

Dicen que hasta en los baños públicos de la antigua Roma había graffitis y que la tradición se ha perpetuado y continúa hasta nuestros días. Así como la prostitución es la profesión más antigua del mundo, las puertas y paredes de los baños son los períodicos murales más antiguos.

Y es que muchos nos hemos topado en los baños de las galerías, de los terminales terrestres, de los mercados, de las universidades, de los estadios, etc, con todo tipo de frases que explican el porqué hay personas que se demoran tanto en hacer sus necesidades: están leyendo, reflexionando y respondiendo a lo planteado por otros seres humanos.

Y así encontramos cosas típicas:

- "Pasivo arrecho busca activo dotado, llama al 55555555".
- "Cague feliz, cague contento, pero por favor, cague adentro".
- "En este humilde rincón hasta el más hombre se baja el pantalón".
- "Prohibido cagar más de medio kilo bajo pena de multa".
- "Muerte a las transnacionales chilenas".
- "Lee la Biblia".
- "Yo me tiré a la que atiende el baño".
- "Humala, Keiko y Alan, ratas corruptas".

Pero también existen otros, como cuando el ejército marca las fronteras con mojones (nunca mejor dicho) y que aparecen, sobre todo, en terminales internacionales. Yo los he visto en los baños del terminal internacional de Tacna y también en el de Arica. Son la prueba tangible de cómo se aman las naciones:

- "El mar es de Bolivia, chilenos culiaos".
- "Mearé tanto que crearé un mar para Bolivia".
- "Vine de Arequipa a cagar aquí".
- "Peruanos dejen de comerse las palomas".
- "Mi caca parece el mapa de Chile".

Pero me sorprendió encontrar lo mismo en los baños de las facultades de mi universidad. Es una verdadera y silenciosa como los peores pedos guerra de inodoros en la cual los estudiantes de unas facultades van a otras y dejan el sello de su victoria en cada puerta, a modo de constancia o placa recordatoria. Es como si por cagar en más baños tu facultad ganara puntos para algún inexistente concurso o como si el excremento fuera un misil que impactase sobre la ciudad del enemigo, dejándose un cartelito conmemorativo para celebrar la hazaña.



Maduren pé, hijitos.

miércoles, 15 de abril de 2015

La gatería*


Hace meses, en uno de mis recorridos por el Cercado de Lima, descubrí la casa de los gatos (cuadra 5 del jirón Tayacaja). Uno de ellos asomó su cabeza por entre los restos de lo que alguna vez fue una ventana, en medio de la basura y maulló, como quien quiere llamar la atención. Después de un rato regresé con algo de comida y esto ocasionó que cada vez que pasaba el pequeño hacía notar su presencia, e incluso, empezó a intentar seguirme.

Decidí llevarlo a casa de mi papá, no muy lejos de ahí. Pero como gato acostumbrado a la vida en la calle, se escapó y fue la vecina quien lo recibió (a medias, porque el gato va y viene a su antojo). Ahora está bastante más grande y se ha convertido en uno de los gatos "de toda la quinta", nuevamente sin dueño único y durmiendo en la casa o el techo que le place. Lo llamé Iker, por un conocido investigador español de los fenómenos paranormal y ovni del cual sigo casi religiosamente sus programas todas las semanas.

Después recogí a otro gato más, que igualmente se unió a los gatos de la quinta. Sea como sea, al menos aquí tienen más alimento y cuidado y no están expuestos al ataque de los perros callejeros de unas cuadras más allá ni tienen que dormir, literalmente, sobre basura e insectos.

Algunas veces por semana dejaba comida y agua en esa casa, hasta que un día ocurrió algo bastante lamentable: alguien dejó abandonados tres gatos cachorros que tendrían poco más de un mes y que en pocos días se llenaron de pulgas. Les dí de comer y procuré limpiarlos ya que en mi casa no quieren más gatos. Pero en una de esas noches, quizá motivados por el hambre, dos de ellos intentaron bajar de la ventana y al caer fueron atacados por los perros de la cuadra, quienes literalmente los devoraron. El sobreviviente fue adoptado por unos vecinos. Es lamentable que se decidieran a hacerlo recién después de la desgracia, pero así de imbéciles e indolentes somos los seres humanos.

Ahora sigo pasando y dejándole comida a la colonia de gatos, ya todos adultos y casi adultos (excepto un cachorro de aproximadamente cuatro meses) que, aunque no se dejan agarrar (son "salvajes", al fin y al cabo) por lo menos están medianamente bien alimentados y sanos. Eso es lo importante, sin embargo, sería conveniente que alguna asociación de defensa de los animales asuma su cuidado, defensa y (quizá) esterilización. Para empezar se podría intentar ingresar a los restos de la casa y botar toda la basura acumulada. No es una tarea agradable pero la salud de nuestros peludos amigos lo vale.

*Gatería: Junta o concurrencia de muchos gatos (según la RAE).

domingo, 12 de abril de 2015

Domingos familiares.

Hace mucho que no tengo lo que podría denominarse "un domingo familiar" en sentido estricto. No es algo que me haga sentir especialmente mal pues comprendo las circunstancias de mi familia y, además, sé que el amor que me puedan tener (y yo tenerle a) algunos familiares no depende de un día establecido para reunirnos, aunque sería bonito. Se sentía bien y contribuyó a darme alegrías en mis primeros años.

Recuerdo los domingos de obligada reunión cuando era niño y hasta entrada la pubertad. Venía mi padrino, un italo-estadounidense de casi dos metros de estatura, laico consagrado de una orden católica irlandesa, y después de hacer algunas oraciones y hablar de cuestiones bíblicas con mis tíos, mi madre y otros parientes, se unía al festín alimenticio de rigor. Ese día sí que mi tía se esmeraba con la cocina. Después de su fallecimiento en 2002 no volví a saber de esos banquetes, salvo en unos pocos cumpleaños posteriores.

No me place almorzar con mi padre, porque siempre está presente su mujer, con quien mantenemos una guerra fría que a veces se calienta con uno que otro dardo salido de mi lengua afilada o de la suya, así que es mejor evitar problemas.

Tampoco almuerzo con mi madre, ya que ella almuerza con mi tía y, a veces, con mis parientes de Independencia, y no, no son personas con las que diga "¡qué bruto, qué tal afinidad!", así que paso.

Con quien sí almuerzo la mayor parte de los domingos es con Nelson, mi tío lejano. Él es ovolactovegetariano, así que mi domingo es de penitencia, sin carne. Pero no la extraño porque la conversación de temas sustanciosos (religión, esoterismo, historia, etc) suple cualquier carencia y además, hace verdadera magia con los ingredientes. El plato suele consistir en un arroz sazonado con trocitos de zanahoria, arverjitas y, a veces, hasta papas y fideos; al cual se suman un par de huevos fritos, plátano frito y media palta, todo con su agua de manzanilla, para evitar la indigestión. Pocas veces soy tan feliz con algo aparentemente tan simple.
.
Y de fondo, música clásica.
Pero ¿a qué vino esto?

Lo que pasa es que hace unos días comí un rico cevichito frente al mar con unas amistades y una de ellas se sorprendió cuando le mencioné que algunas personas no podrían unirse a cierta celebración dominical porque tienen su día familiar. No podía creer que aún existan familias que sigan los modelos tradicionales y tengan un día instituido para estar todos juntos.

En cierto modo, que se sorprendan por ello es triste, porque nos indica que el individualismo que nos carcome va ganando la batalla y es percibido por muchos como lo "natural" y "preferible", casi como la única opción para "ser libres y felices".

Pero no, el ser humano no está hecho para estar solo y creo que los domingos familiares (así sean, como en mi caso, solo con mi tío y ocasionalmente también con mi primo) ayudan a afianzar lazos afectivos con las personas entre las cuales Dios y la naturaleza te hicieron nacer y crecer. Lazos que, por cierto, solo son cuestionados y se pierden en las últimas décadas y exclusivamente en nuestra especie. Los que estamos mal somos nosotros.
.
Mamá gata paseando con su hijo gato por los techos de La Punta, quizá buscando juntos algún pajarillo para el almuerzo dominguero.

lunes, 6 de abril de 2015

Especial de Semana Santa: De la pasión a la resurrección.

Jueves Santo: Durante todo el día miles de personas pasean por las calles de la ciudad (principalmente el Centro Histórico) hasta más allá de la medianoche, recorriendo los diversos templos que, según la tradición, deben ser siete. Las imágenes se encuentran cubiertas, los altares mayores están a oscuras en señal de luto y se habilita, en uno de los lados, un pequeño altar para la adoración eucarística.

La Iglesia de Santo Toribio, a oscuras.
.
Video: La Catedral de Lima a la medianoche entre el Jueves y el Viernes Santo.


Viernes Santo: Conmemorando la muerte de Jesús, se realizan procesiones y recreaciones de la crucifixión. Dos de las más conocidas son las que se llevan a cabo en el cerro San Cristóbal (a dónde en esta ocasión acudieron más de 30.000 personas) y en la zona de Carmen Alto, al final de la avenida Belaunde, en Comas. En cuanto a las procesiones, desde temprano sale el Señor de los Milagros en dirección a la Catedral, regresando a la Iglesia de las Nazarenas en la noche. En simultáneo, el Señor Crucificado del Rímac (la versión local del Señor de los Milagros) sale a recorrer el jirón Trujillo y alrededores, mientras la Virgen Dolorosa y el Santo Sepulcro recorren las cercanías de la Plaza Mayor. A la Basílica de San Francisco va entrando una imagen de Jesús crucificado, la cual es recibida por los frailes franciscanos, especialmente por los más jóvenes y nuevos miembros de la congregación. Otras procesiones salen en los demás distritos. A eso de las 19hrs, el puente Rayos de Sol que cruza el río Rímac estaba tan lleno de gente que durante varios minutos no se podía avanzar ni retroceder y muchos tuvimos que hacer uso del transporte público hasta Acho para recién poder entrar al Cercado de Lima o al Rímac.

El puente "Rayos de Sol" repleto de gente.

El Cristo de Comas predicando.

La procesión de Cristo crucificado ingresa a la Basílica de San Francisco.

El Señor Crucificado del Rímac avanza por el jirón Trujillo. La vista corresponde a la parte trasera de la imagen que representa a la Virgen María.
.
Sábado de Gloria: Un día que hace algunos años fue muy significativo para mí, pero en esta ocasión no salí de casa. Las iglesias realizan vigilias con la luz apagada y velas, esperando la resurrección de Jesús. Para los cristianos ortodoxos (la rama más antigua del cristianismo), en cambio, se celebra el sábado de la resurrección de Lázaro.

Domingo de Resurrección / Domingo de Ramos: Para los católicos es el final de la Semana Santa. Las iglesias se vuelven a llenar para celebrar la alegría de la resurrección. Pero para millones de cristianos ortodoxos es recién el inicio. Es así como asistí a la celebración de Domingo de Ramos en la Iglesia Ortodoxa de la Santísima Trinidad, en la avenida La Marina. Una ceremonia emotiva con sabor a cristianismo primitivo.
.
En plena ceremonia.

Representaciones religiosas rodean la imagen del águila bicéfala, símbolo del Patriarcado Ecuménico de Constantinopla y del Imperio Bizantino.

Una de las lecturas del día.

El sacerdote conversando con los feligreses después de la procesión de los ramos.

jueves, 2 de abril de 2015

Especial de Semana Santa 2015: El bautizo de "Cristo Cholo" en el río Rímac.

Un año más, como parte de las celebraciones por Semana Santa del distrito del Rímac, se llevó a cabo la escenificación del bautizo de Jesús en las prístinas aguas de nuestro petite rivière Jordán limeño. Como siempre estuvo a cargo del popular Cristo Cholo (Mario Valencia) que hizo gala no solo de una buena actuación, sino de una grande y envidiable devoción.







Video:

Rarezas bebibles: Cervezas artesanales y gaseosas poco comunes.

1. Vamos por la chela pa' la gente adulta: El domingo pasado estuve brevemente en un evento llamado "Summer Brewfest 2015" en una casa de la avenida Rosa Toro (San Borja). Una vez con la gentita, procedí a invertir 30 soles de mi dinero con 3 cervezas distintas, todas ellas artesanales. Si bien habían doce marcas, mi presupuesto es limitado como vos comprendereis.

Desde el Cusco "Supay", "la cerveza del diablo".

En primer lugar probé la Cerveza de Tomás. Tiene distintas variedades, así que probé la que me pareció más llamativa y extraña. Dentro de las exóticas, elegí la que tenía maracuyá. Bastante buena, me agradó, si bien no se sentía tanto el sabor del maracuyá, sino principalmente su aroma, lo que le daba un toquecito especial.








Posteriormente probé una de las dos variedades de la cerveza Lunahuaná: "Viejo Runa Huanac". Una cerveza con guanábana, para ponerle el toque tropical. Nuevamente, la guanábana se sentía más en el aroma que en el sabor, si bien este no dejaba de ser agradable, aunque un tanto amargo para mi gusto. La otra variedad era la denominada "Negrita Linda", que tenía un toquecito de níspero, para la gente que no es caída del palto sino caída del níspero (ok, no). Tienen 7% de alcohol y supongo que eso hizo que la sintiera un poco más que las otras cervezas. Es una "cerveza sin filtrar sometida a una segunda fermentación en botella y gasificación natural con levaduras en el fondo", según su etiqueta.

Finalmente probé una cerveza llamada "Supay" directamente desde el Cusco. Apodada "la cerveza del diablo", no era tan amarga como la anterior, pero como que la sentías más espesita y sabrosona. Quizá se deba a que en la etiqueta principal mencionaba como ingrediente la quinua, aunque en la posterior figuraba la avena. 6% de contenido alcohólico y menos de 1.000 litros de producción para hacerla más artesanal y con su toquecito personal.



Video:





2. Vamos por la gaseosa pa' los coquitos: Mi gran panza es un laboratorio de sabores, texturas y aromas que han entrado a mi organismo y no solo de comidas, sino también de bebidas. Cuando viajo a otras ciudades suelo probar las gaseosas locales y es así como me enamoré apasionadamente de la Energina de Arequipa y logré detestar a la desaparecida Moradita de Inca Kola, siendo ambos, los dos extremos de mi gusto y mi disgusto gaseosero. Pero no me refiero a estas gaseosas, sino a algunas poco comunes que encuentras aquí mismo en Lima. Hay una fábrica llamada Anpay que ya sabía que producía cervezas para eventos folclóricos, pero desde hace un tiempo también saca gaseosas que no son muy difundidas: Guaraná Torvisco apunta a ser una imitación de Guaraná Backus a menor precio, aunque en mi opinión, la copia supera a la original. También está Cuz Cola que es una malísima copia de Inca Kola (casi tan mala como la Viva Backus) y la Top Cola, con sus variedades negra (similar a la Perú Cola, aunque en el video erróneamente digo que imita a la Inca Kola), roja y naranja. Aquí los dejo con un video para que vean lo que pasa cuando alguien se inmola tomando la Top Cola roja. Es válida como penitencia de Semana Santa.