La primavera resuena.

lunes, 29 de junio de 2015

Lenguaje para sensibles.

Ayer por la noche, un profesor escribió en su red social cierto texto que decía más o menos así:

"Estoy orgulloso de ser heterosexual y padre. Desearía que todos pudieran tener la dicha de ser padres, aunque si no pueden serlo, qué se puede hacer, no hay problema".

Inmediatamente apareció un alumno, con una banderita arcoiris en su perfil, a decirle que encontraba ofensivo e intolerante su comentario. El profesor le respondió que, así como los homosexuales pueden sentirse orgullosos de algo que les vino por naturaleza, los heterosexuales también. Aunque consideraba que en el fondo era una estupidez ya que debemos sentirnos orgullosos solo de lo que logramos con esfuerzo, como el criar bien a nuestros hijos y formar una familia que no caiga en la disfuncionalidad.  Su alumno replicó que ellos sí pueden sentirse orgullosos porque son una minoría y deben visibilizarse y bla bla. El profesor replicó que hace rato que ya son totalmente visibles y que, el mostrarse de forma vulgar en una marcha con la excusa de la "visibilidad" es solo eso, una excusa. El alumno replicó y bla bla...

Parece que de un tiempo a esta parte solo tuvieran derecho a opinar los que están de acuerdo con las nuevas ideas predominantes. Y sí, digo PREDOMINANTES y no refiriéndome a la homosexualidad sino a toda la ideología de género como un planteamiento políticamente oficial y bien financiado. Porque por más que quieran decir que son una minoría discriminada, una "sexualidad no hegemónica" y hasta sentirse "antisistema", lo cierto es que son apoyados por instituciones y personajes tan "antisistema" como la ONU, la Unión Europea, gobiernos de países como España y Estados Unidos y un largo etcétera. Y en muchos lugares el solo decir que se está en contra de cosas como el matrimonio homosexual o alguna pretensión feminista es ya considerado como un delito de incitación al odio punible con cárcel (o, como mínimo, te cierran el negocio si es que no quieres hacerles un pastel, como en el caso de los panaderos estadounidenses en cuya libertad religiosa se zurraron).

Pero dicen que el sistema los oprime.

De hecho, los que se aferran a las ideas tradicionales que ha mantenido la Humanidad por milenios son los primeros en ser atacados por quienes se autoproclaman "guardianes de la tolerancia y la diversidad". Tremendos hipócritas.

Pero me he desviado del tema, lo que yo en realidad quería denunciar de forma concreta es la manipulación del lenguaje que muchos se están tragando sin un mínimo de sentido crítico y todo con la excusa de "no ofender al otro" ni "herir sensibilidades". Porque parece que últimamente la gente se ofende (o se hace la ofendida) hasta porque alguien se tira un pedo. Y aquí es donde empalmo con el comienzo de este post y el ofendido protagonista.

Pero vamos con unos ejemplos de esta hipersensibilidad del lenguaje en varios ámbitos:

- Desde tiempo atrás, ya no existen delincuentes juveniles. Pasaron a ser menores infractores de la ley penal y ahora, menores en conflicto con la ley penal. Suena más dulce, pero no por eso dejan de ser sicarios que matan y ladrones que acuchillan para robar y enviciarse.

- Hace unos años se dejó de hablar de operaciones de "cambio de sexo", las que pasaron a ser cirugías de "reasignación de género". Con esto te meten dos cosas: Primero te huevean igualando sexo a género (si el género es una construcción social ¿qué tiene que ver que modifiques tus genitales que son la parte biológica? ¿cómo puedes "reasignar" algo social con un bisturí?) y segundo te lo ponen como algo "asignado" y no natural. Algo que puedes cambiar cortando y pegando como si se tratara de hacer zapatos.

- Ya llegó incluso a documentos oficiales el uso compulsivo y cacofónico del "los y las" o "las y los". Se cagan en la realidad de que el "los" funciona como neutro en el idioma español cuando se refiere a grupos mixtos. Pero crearon la excusa de "visibilizar a las invisibles" porque "si no te mencionan no existes"... vaya cojudez. Hace décadas que tenemos mujeres exitosas en todos los ámbitos, profesionales en todas las ramas, tienen su propio ministerio y programas sociales solo para ellas, pueden ser elegidas autoridades y hasta tienen cuotas de género que aseguran su presencia, etc, etc. Pero el tema del victimismo vende, especialmente para las feministas que trabajan para el gobierno y cobran rico por la implementación y puesta en marcha de cada una de estas "ideas".

- Últimamente ya no se quiere hablar de matrimonio homosexual sino de "matrimonio igualitario". ¿Por qué? Porque suena más soft y digerible para la gente conservadora. En lugar de mejorar sus argumentos, optan por el engaño del lenguaje. Y todo esto desde el más alto nivel: los gobiernos y las instituciones internacionales que no dan puntada sin hilo ni hacen algo de lo que no puedan sacar provecho. ¿Qué es lo que buscan en este caso? No quiero ponerme conspiranoico así que ahí lo dejo.

- Y, por último, la que más me revienta las bolas: A los izquierdistas les duele recordar lo que en el pasado ocasionaron sus primos ideológicos y quieren hacernos creer que no hubo terrorismo sino "conflicto armado interno" o "guerra interna", términos que van aparejados a la idea de dos bandos que pelean de igual a igual (en este caso, quieren hacer creer que el Ejército es tan igual a un grupo de terroristas que empezaron a matar sin que nadie los haya provocado previamente) y que ambos tienen el "derecho" de establecer sus mártires y sus monumentos a los caídos y ser considerados al mismo nivel, con reparaciones incluidas. En esa línea va el "Lugar de la Memoria, la Tolerancia y la Inclusión Social" (primero solo Memoria y después le agregaron el resto). ¿Se han puesto a pensar por qué se pone "Tolerancia"? A mí me recuerda al Movadef con su "amnistía general" para los "presos políticos". ¿Y se han preguntado qué tiene que ver aquí la "inclusión social"? Sencillo, los izquierdistas suelen lavarse la cara justificando el nacimiento de Sendero Luminoso por el olvido en que el Estado tenía a amplias zonas del interior del país. Nuevamente, venden la idea del Estado como el culpable. Por supuesto "olvidan" sospechosamente que la gran mayoría de víctimas de Sendero Luminoso fueron campesinos quechuahablantes que no quisieron unirse a sus filas y que incluso muchos de ellos se organizaron para combatirlos porque veían su ideología comunista asesina como algo ajeno y daniño.

Por eso, el mensaje final de este breve post sería: Cuando te vengan a dulcificar o "resignificar" una palabra o un concepto de toda la vida, no lo asumas como borrego a la primera. Pregunta, infórmate e indaga. Lo más seguro es que los difusores de alguna de las "ideologías de moda" te estén queriendo meter el dedo.

jueves, 25 de junio de 2015

AntiCumpleaños.

No me gusta celebrar mi cumpleaños. De hecho, las únicas fiestas que me gusta celebrar son la Navidad, el Año Nuevo y la Semana Santa.

No me gusta el desfile de gente que solo saluda por cumplir (como si les fuera a caer multa por no hacerlo) porque se enteraron por las redes sociales. Y tampoco me gusta que después llegue el Cuarteto Hipocresía a querer dársela de organizadoras de tono de cumple y buenas amigas, cuando el resto del año ni se acuerdan de la existencia de uno, excepto para pedir favores o contar sus desgracias.

Cumpleaños recordables serían los de cuando tenía 18 años y lo empecé con una cena en casa. Mi madre prohibió el consumo de alcohol así que todos nos fuimos a beber a otro lado con la gente del barrio, después de botar a la gente de la promoción del colegio, que se habían colado y con quiénes nunca me llevé bien.

Cuando tenía 19 también tuve un buen cumpleaños. Tanto que lo celebré durante dos días seguidos en dos discos distintas.

De niño (tenía 7 años) mi madre quiso celebrar mi cumple a fin de integrarme con mis indeseables compañeros del colegio. Sin embargo, estuvo divertido. Se bajaron el lavatorio del baño y se quisieron gilear a Evelyn, la hija de una amiga de mi tía.

Mi viejo me regaló un VHS y fui la sensación con ese regalo. Ahora solo quisiera regalarme un poco de tranquilidad, paz y soledad por un día, pero tengo que ir a estudiar, entregar trabajos y aguantar a gente hipócrita.

Cómo se va jodiendo la vida cuando eres adulto.

lunes, 22 de junio de 2015

Ciudades sumergidas, luces y misterios frente al Callao y Ancón.

El día de ayer me encontraba en otra reunión dominguera con el "Club del Misterio" cuando Honorio sacó una vieja revista en la que se hablaba de James Churchward y su pretendido continente perdido de Mu. Si bien mi buen amigo lo tildó de farsante, mencionó que cuando era muy joven, aproximadamente en 1966, recuerda haber visto las portadas de diarios tan importantes de ese entonces como "El Comercio" y "La Prensa" haciéndose eco de la noticia de una misión oceanográfica que descubrió ruinas sumergidas frente al Callao. Es así que, una vez en casa, decidí buscar más información sobre el particular en internet.

Mis primeras indagaciones me llevaron al libro "Misterios de los mundos olvidados" del clásico autor Charles Berlitz. En él se menciona que:




Les confieso que me pasé buen rato buscando mayor información sobre la existencia de la "zanja" (o fosa) de Milne Edwards en inglés y en español y no encontré casi nada. Sin embargo, otra cita en un libro titulado "Quid sirenes cantate sint solitae?" arrojó algo más de luz al respecto.



Y una publicación científica ("Antecedentes sobre el desarrollo de la carcinología en Chile" publicado por la Universidad Austral del citado país) terminó de despejar mis dudas: Tanto la expedición como la fosa existen realmente:


Supuestamente ésta sería la única fotografía que logró salir a la luz de las misteriosas ruinas ubicadas en algún punto frente a nuestra costa peruana.


Pero ¿de qué civilización estaríamos hablando? ¿por qué los científicos ortodoxos echaron al olvido (una vez más) un descubrimiento que podría cambiar por completo la Historia de la Humanidad tal como la conocemos? ¿quizá justamente por eso?

Al seguir con mi investigación en la web llegué hasta un muy interesante video donde nos muestran incluso la ubicación estimada de aquellas ruinas, a 88 kilómetros de la costa chalaca actual. Información en un documento de cierto proyecto de Naciones Unidas nos informa que la costa peruana adquirió sus actuales rasgos hace aproximadamente 5.3 millones de años, aunque la Cordillera de la Costa (que estaba emergida en la presunta ubicación de las ruinas desde la Era Secundaria) había empezado su desgaste mucho antes. En otras palabras, esa región estuvo emergida varios millones de años antes de que el primer ser humano pisara la faz de la Tierra, al menos según la ciencia oficial.

Nuevamente ¿qué civilización pudo construir aquellas ruinas? ¿Será que existieron otras humanidades antes de la nuestra que tras desaparecer no dejaron rastro?

Siguiendo con mi recorrido en internet encontré uno de esos comentarios anónimos que te hacen pensar si son reales o falsos, aunque sea como sea, despiertan tu curiosidad. ¿Será que no sólo hay restos sumergidos frente al Callao sino también un poco más al norte?

"El investigador submarino Alberto Ghitis Reyes ubicó una pirámide sumergida frente al mar de Ancón. La punta de la pirámide sería el escollo marino conocido como la "Baja Loca" al inicio de Pasamayo. La investigación debe continuar".

Contrasté ésto con un texto más oficial, perteneciente al "INAM - Instituto de Arqueología Marítima del Perú":

"La estructura artificial sumergida más visible, reportada por el investigador submarino Alberto Ghitis Reyes, la constituye la 'pirámide' tallada en piedra, que aún existe debajo del mar frente a la Bahía de Ancón en un bajo conocido como la 'Baja Buque', entre la Base de Infantería de la Marina y la punta Toma y Calla. Otra referencia son los restos sumergidos frente a Chala de estructuras bajo el agua en una zona conocida como 'Corral de Vaca'. La confirmación de esta hipótesis cambiará la Historia del Perú y América".

Y ubiqué la zona aproximada en el mapa.


La visión desde el aire no parece mostrarnos nada fuera de lo común.
Excepto uno que otro afloramiento rocoso singular. ¿Será?
Lo que sí les puedo decir es que encontré un par de curiosas "luces" verdes en esa misma zona del mar a aproximadamente 1 kilómetro de la costa. No diré nada, pero la costa de Chancay, un poco más al norte, es conocida por avistamientos de extrañas luces que se sumergen en el océano.






Me olvidaba, también encontré una mancha roja ubicada a más de 5 kilómetros de la costa.

Pero, en sí, pueden ser cualquier cosa.

El mar, casi tanto como el espacio, definitivamente es el lugar que esconde más misterios.

sábado, 20 de junio de 2015

Cósmica 104.1 FM, la radio pirata que te expande la conciencia.

Ya estábamos acostumbrados y hemos hablado en otro post (el más comentado y más visto de la historia de este blog, por cierto) de Radio Master 87.5, la emisora pirata que, desde algún lugar de Santa Anita y para la mayor parte de Lima, transmite desde hace varios años audiolibros, conferencias y programas extranjeros sobre temas esotéricos, ovni, conspiraciones, medicina alternativa, etc, acompañados de música nueva era. De cuando en cuando salían otras emisoras piratas "hijas" de corta duración con la misma temática. Desde hace ya varios meses que en los 98.9 su hija Radio Activa viene emitiendo programas de medicina alternativa, mientras Cósmica en los 104.1 emite lo que antes transmitía Master, incluida la música. Master ha pasado a transmitir pop y rock más o menos comercial y a centrarse en temas de annunakis y conspiraciones políticas. Ha perdido su esencia.

Cósmica sorprendió hace unas semanas transmitiendo días enteros de casi exclusivamente ediciones pasadas de "La nit de l'ornitorinc", programa de Radio Cope Cataluña y Andorra que tiene secciones como "Exopolítica" con Miguel Celades y "Contraperiodismo Matrix" con Luis Carlos Campos. La temática estuvo centrada entonces en el tema extraterrestre. Por estos días están transmitiendo audios de Claudia Gonzalez de Vicenzo, investigadora argentina que difunde el "Método de Conexión Cuántica con el Ser" y dice haber realizado regresiones donde descubrió que algunas personas fueron reptilianos en sus vidas pasadas. Por otro lado, ella dice estar convencida de ser una extraterrestre. También son transmitidas, de vez en cuando, las conferencias de un español no identificado que básicamente dice que todo es nada y que nada es todo, pero la energía está en tí. Sí, así.

En cuanto a música, las más sonadas son "Desert walk" y "Madazulu" de Deep Forest, "Marble Halls" y "Athair ar neamh" de Enya, "Chinkay" de Indiógenes, "Moment of peace" y "Once in a lifetime" de Gregorian, "Sacral Nirvana" de Oliver Shanti, la versión musicalizada del mantra "Baba nam kevalam" de Celestial Kirtan, entre otros.

En fin, una radio recomendable. Dale click aquí si quieres escuchar un poquín de ella.

Y, finalmente, los dejo con uno de sus grandes éxitos.


Aunque el que más me gusta es, definitivamente, este.

martes, 16 de junio de 2015

El Club del Misterio.

Domingo 09hrs. Descendemos del bus que nos trajo desde el Cercado de Lima, pero en esta ocasión ni nos asomamos por la playa, sino que vamos directamente a la antigua casa (construida en la década de 1920 según la placa puesta por el arquitecto) en donde se desarrollará la amena conversación. Una más.

Mi tío se refiere a ello como "un reforzamiento de los temas que ya sabe y de los que no conoce a otros con quienes compartirlos". Tocamos la campanita de la puerta después de caminar por un pasadizo y subir por unas escaleras que conocieron tiempos mejores. Y es entonces, como si de un antiguo eremita se tratase, que emerge Honorio, el amigo de infancia de mi tío, vestido de forma ligeramente estrafalaria y acompañado únicamente por sus muchas pinturas, macetas de hierbas medicinales, libros que no deja que nadie más toque, muebles, piedras, trozos de coral, fotografías, amuletos de lejanas tierras...

Y es que la vida de Honorio ha sido de envidiar. Es como para que un niño exprese aquello de "cuando grande quisiera ser como usted". Conoce Egipto, Israel, Jordania, Grecia e Italia, pero admite que el lugar más misterioso en el que ha estado es la olvidada Marcahuasi. Conoció y debatió con rosacruces, teósofos, masones y contactados, y de todos aprendió algo. Si bien pertenece a una familia de holgada economía, huyó de esas comodidades para pasar sus años avanzados en una casa alquilada en un (por estos meses) tranquilo balneario del norte de Lima, entregado a la meditación, la pintura, la lectura y el vegetarianismo. Sobre este último punto es tan estricto que no admite ni siquiera que otros coman carne en su delante. "Cuando me visiten y vayamos al restaurante, todos comemos vegetariano, porque cuando veo a alguien comer carne me gana la cólera", dice a modo de yoguística advertencia. Y es que, por sobre todo, se dedica a dar clases de yoga y atempera con ello, su fuerte carácter.

"¿Qué novedades traen?", es una de sus frases favoritas al saludar. Pasamos a la casa. Sacamos un par de libros. Mi tío, uno de astrología, y yo, uno que recientemente adquirí sobre el plano astral. Honorio corresponde a nuestra curiosidad con un libro en francés de Jacques Valleé, mítico investigador del fenómeno ovni, quizá el mayor que ha producido el país galo.

Y las conversaciones van girando sobre distintos temas. No sabemos cómo pero empezamos a hablar sobre el tesoro de Catalina Huanca y Honorio nos cuenta que en los 90s escaló uno de los cerros de El Agustino junto a unos conocidos y llegaron a unas cuevas que se bifurcaban sin fondo conocido. Salieron corriendo porque unos delincuentes las utilizaban como fumadero. También nos contó sobre la ocasión en que se perdió en Marcahuasi y un extraño "hombre" de piel blanca como la leche lo devolvió al camino y cuando se volvió a agradecerle, había desaparecido.

Tanto él como mi tío Nelson han sido "perseguidos" por el misterio desde que estaban en el colegio. Mi tío encontró un libro rosacruz sobre un montón de desmonte una tarde en que regresaba de estudiar y allí nació todo. Honorio se metió de curioso a su colegio un día en que no había clases y presenció una aparición, empezando ahí la peculiar carrera de investigación que hasta ahora lo guía en la vida.

"Nos nace investigar y es lo que siempre hacemos, la información nos encuentra y somos conscientes de que a muchos otros no", sentencia mientras saca una extraña botella tapada con un corcho y una tela, a la antigua. Ni él sabe las condiciones del contenido. Solo recuerda que hace 15 años preparó vino y le echó trozos de madera de la selva y que allí estuvo reposando a la espera de una ocasión especial. El contenido era delicioso: como tomar madera líquida y muy aromática.

Posteriormente nos sirvió una mezcla de miel con distintas hierbas medicinales que cultiva. No nos dijo el contenido pues dijo que quería que lo adivináramos. También contenía alcohol. Y es que eso no va en contra de ser vegetariano.

No sabemos cómo, pero una vez más terminamos hablando de que Santa Rosa de Lima era una esquizofrénica, que San Martín de Porres quizá conocía algo de magia africana por la forma en que curaba a los enfermos utilizando el romero, que los Hare Krishna son unos tergiversadores, que Lobsang Rampa era un timador, que aquella noche en que salía de una conferencia en un conocido hospital presenció lo que parecía un espíritu de la naturaleza...

Conversamos sobre los fantasmas de la casa de mi tío. Que si sería un monje de la colonia o de origen prehispánico. Lo cierto es que empezó a oscurecer y ya nos teníamos que ir, pero todos quedamos muy conformes con la conversación. Una vez más.

A muchos les parece raro que tenga conversaciones de tú a tú con personas tan mayores (ambos pasan los 60), pero a mí me hace sentir afortunado. Y no, no es que tenga una particular empatía hacia los adultos mayores: de hecho, ellos son los únicos con los que me pasa. En cierto modo me ven como un futuro depositario de muchas de las cosas que sobre los temas "del misterio" (espiritualidad, esoterismo, paranormal, ovni, etc) han ido conociendo durante su vida. Sienten que están "en la etapa en que tienen que divulgar lo aprendido", en palabras de mi tío, y yo los escucho atentamente y también los hago partícipes de mis ideas y conclusiones. Y todos aprendemos algo nuevo.

Salud por eso.

martes, 9 de junio de 2015

La paz de los cementerios.

En alguna ocasión escuché (y utilicé) la frase "la paz de los cementerios" en referencia a ciertas religiones/ideologías que dicen ser de paz pero ocasionan muertos por centenas cada día. Sin embargo, yendo más allá de esa interpretación, quedó en mí la cuestión literal: verdaderamente los cementerios son de los lugares donde se respira más paz, independientemente de su ubicación. Y más aún si son "informales".

Parecería raro para alguien que esté más o menos interesado en las cuestiones paranormales el que el lugar donde reposan los restos de tantos seres humanos no esté cargado con energías particularmente negativas. He de decir que no siempre es así. Es conocido que las áreas en las que están enterrados infantes o niños nacidos muertos tienen una atmósfera demasiado opresiva y se producen algunos fenómenos de difícil explicación, particularmente en cementerios como "El Sauce" (SJL) o el conocido y emblemático "Presbítero Maestro". Pero más allá de esa excepción que requiere mayor investigación, los cementerios no tendrían porqué estar cargados de energías, ya que lo único que llega a ellos es el "empaque vacío" en descomposición por haber salido el espíritu bastante antes, en el lecho de muerte. Por eso son tan comunes las historias de aparecidos en hospitales o en casas antiguas donde han vivido y fallecido integrantes de muchas familias y no tanto en los camposantos o velatorios.

Hace algún tiempo nos dirigimos hacia un interesante cementerio ubicado en las laderas mismas de los cerros al final de la avenida Belaúnde Este, en el distrito de Comas y descubrimos que, verdaderamente y siempre y cuando sea de día, es un lugar que invita a preguntarse sobre el significado de la vida y el destino que nos espera a cada uno de nosotros al terminar nuestro paso por el mundo material.








Puede parecer un tanto tétrico plantearse esa experiencia pero los invito a darse un paseíllo, ya sea solos o en compañía y prestar atención a la arquitectura, en apariencia desordenada, pero que expresa auténticamente el sentir, las creencias y esperanzas de personas de todas las procedencias que en algún momento y ante la partida de un ser querido tuvieron que hacerse la misma pregunta: ¿qué hay más allá?

P.D: Cuando fallezca quiero que me entierren en un mausoleo en forma de iglesia con todo y campanario. He dicho.

martes, 2 de junio de 2015

Reconocerse en el otro.


El día de ayer recibí, por tercera vez consecutiva, una visita inesperada.

Se trata de Luna, una gata negra cuyos dueños nominales viven unas casas más allá pero a la que en realidad dejan a su suerte. Como antes de tener a la gata que actualmente vive conmigo (Chaska) solía dejarle algo de comida, se habrá acordado de mí y empezó a venir y maullar en la puerta por las noches.

En una de esas, Chaska se escapó y salió al pasadizo. Ambas gatas quedaron a menos de un metro de distancia, pero solo Chaska empezó a refunfuñar y arquear la espalda, mientras que Luna, habituada a la presencia de gatos y perros desconocidos, no se inmutó y parecía solo un poco curiosa. Al día siguiente se repitió la situación, pero, con la ayuda de mi enamorada, las vigilé para que no fueran a agredirse y, después de media hora de tensa calma, se fueron acercando. Anoche Chaska practicamente "exigió" a punta de maullidos salir al pasadizo para buscar a Luna. La agresividad fue reemplazada por la curiosidad. La actitud empática reemplazó a la huraña producto del desconocimiento. Porque sí, tanto gatos como humanos sentimos miedo y agresividad hacia aquello que escapa de lo habitual y cuyo comportamiento no podemos predecir. Parece ser algo instintivo.

Desde niño fui criado con la idea de desconfiar. No se me permitía entablar amistad con los vecinos porque eso "podía ocasionar que después quisieran meterse en nuestras vidas" pero, a pesar de mi timidez, ello no impidió que de una u otra forma me sintiera atraído por la compañía de los demás. Hice amigos y amigas de las más variadas historias y formas de pensar y percibirse. Gente que vino, dejó un legado (quizá sin saberlo) y se fue de igual forma. Decenas de historias que coincidieron con la mía por unos o muchos instantes y que me hicieron valorar más la vida y darme cuenta que (como después reafirmé al conocer mi obra favorita) el único fin de la vida es, quizá, experimentar.

Por supuesto, de conocer personas pasé a conocer lugares, comidas, religiones, aficiones, carreras e ideologías. Mi curiosidad parecía insaciable y en ocasiones algo temeraria. Sin embargo, esto nunca desembocó en el relativismo del "no hay verdades, cada quien hace su verdad y eso vale tanto como lo mío" o "no existe la realidad, solo los discursos", lo cual siempre me ha parecido repugnante (disculpándome). Que tú veas como verde el color rojo no significa que pueda ser de los dos colores, sino que tienes un defecto en la visión y eres daltónico y no te voy a dar la razón (y engañarte) solo "para evitar que te sientas mal". Si te aprecio te diré, ante todo, la verdad desnuda. De la misma forma, si tú quieres acomodar la realidad evidente y camuflarla en mil y un falacias y verborreas para que parezca "válida" eso no cambia las cosas, solo hace de tí una persona con percepción alterada o viciada o, incluso, alguien que se miente a sí mismo y difunde su mentira. Por mi parte siempre consideré que debía tener un pensamiento firme como mejor carta de presentación y respeto ante los demás y espero lo mismo a cambio.

Pero más allá de eso ¿cuál fue la consecuencia lógica de reconocerme y maravillarme por el otro?

En muchos casos encontré en la solidaridad al sentimiento que surge después de conocer a las personas. La gente siempre me decía que les inspiraba confianza, incluso quienes recién me estaban conociendo. Me volví depósito de vivencias y confesiones, las que, por supuesto, exigían alguna respuesta. Quizá por ello decidí finalmente (de las muchas opciones que probé) estudiar Psicología y Trabajo Social para explotar esa potencialidad.

Creo yo que esta solidaridad debe ser llevada con precisión y cautela a fin de no convertirse en simple pena o conmiseración por tus semejantes. Ellos no merecen eso. Uno debe, además, actuar con empatía, pero sin que esto desemboque en terminar llorando frente a la persona con la que hablas. Eso sería hacer del "remedio" peor que la enfermedad.

Me gusta pensar en los demás como seres con los que tengo que estar agradecido. Ellos me eligieron y dejaron que los elija (para bien o para mal) para interpretar uno o muchos actos de esa obra que vendría siendo su misión en la vida. Esto es difícil cuando la otra persona parece causar daño, pero siempre hay salidas elegantes y que, más que causar dolor, harán pensar y recapacitar al otro. Y es bonito encontrarlos después de tiempo y enterarte de que enmendaron algún detalle que estaba fuera de lugar o que lo que de ellos aprendiste ha cambiado tu propia vida.

A veces me han dicho que vivo con un pie en el pasado, pero no es del todo cierto: solo valoro cada instante que otras personas me han brindado. Si hubiera faltado alguno de esos momentos algo o mucho sería distinto en mi vida actual.

Una amiga, en nuestra conversación del domingo, me dijo que a veces le desesperaba mi tranquilidad frente a los problemas, pero no todo es tranquilidad: a veces caigo en la desesperación, pero hasta de eso busco aprender. Y sobre todo, busco no perder la confianza en que pase lo que pase y sea quien sea la persona o grupo humano que vaya a conocer, de todos aprenderé algo. Nada es por las puras, ni siquiera los errores aparentes, ya que todos te preparan y te fortalecen, aunque por falta de perspectiva dudes de ello.

Iba a escribir un poco más, pero recordé que tengo que salir y seguir conociendo, aprendiendo y experimentando. Que tengan buena semana :)