Eterno verano.

miércoles, 15 de enero de 2014

El pecado de Roberto Carlos y su amada amante.

Mientras Fray Tolerancio encontrábase totalmente desnudo (por el calor) en la redacción del blog, situada en un quinto piso del Cercado de Lima, llególe la noticia de otro religioso acalorado (aunque por causas menos climáticas), esta vez en la blanca Arequipa. Responde al nombre de Roberto Carlos Cartagena Rivera y, al parecer, se tomó muy a pecho el ser tocayo del cantante brasileño pues se consiguió una amada amante.

Que un hombre soltero tenga una relación sentimental de dos años no sería nada sorprendente y mucho menos reprochable, si no fuera porque Roberto Carlos no es cualquier hombre, sino un sacerdote franciscano, cuyo pecado principal quizá fue el no saber hacerla y acudir con su compañera a un hostal bastante céntrico, a cuya salida le fueron tomadas unas fotografías que delataron su amor ante los menos indicados: el arzobispado y la prensa.

El arzobispo Javier del Río, motivado quizá por esa extraña aversión al sexo que parece tener la alta jerarquía católica, cayó en una serie de despropósitos en su declaración, y lo peor es que no parece ser solo su opinión personal, sino estar amparada en el Derecho Canónico.

Fuente: Perú21.pe
Analicemos:

- Si fue un desliz, un rapidín, un chiquitingo, algo de una noche, un desfogue o, usando términos más católicos, "una caída" o un "ceder a la tentación" se le puede perdonar. Pero si se trata de una relación (como después se comprobó que es una relación de dos años) está automáticamente expulsado, es falta grave, etc. Y estos son los mismos líderes religiosos que se la pasan pontificando contra el sexo ocasional y las "relaciones libres" y ven como lo único moralmente aceptable a las relaciones estables (y no estoy en contra de esa creencia: hago hincapié en la incoherencia). Por no decir que este sacerdote tenía una relación con una integrante de su parroquia, católica practicante, y que lo más lógico entre dos personas solteras que pasan mucho tiempo juntas y comparten intereses es que pueda surgir algo más íntimo. ¿Qué más podría favorecer a la iglesia que la unión entre dos católicos comprometidos en estos tiempos de "yugo desigual"? Pero ahí están, contradiciéndose y a punto de expulsar a alguien que quizá (tampoco me consta) haya estado haciendo bien las cosas en su cargo, pero que cometió el "pecado"de enamorarse.

- Se menciona que el Derecho Canónico prohíbe incluso el sentir, y si esto es cierto, aquí es donde los defensores de la ley natural se nos ponen antinaturales. Los sentimientos no se eligen: surgen. No se pueden reprimir y si acaso se intenta hacerlo, esto genera sufrimiento, no libertad y ¿qué cosa más anticristiana puede haber que reprimir el amor espontáneo?

- Que el sacerdote y su compañera digan que estuvieron en el hostal para hablar de una chocolatada puede significar dos cosas: O estaban tan nerviosos que no supieron qué inventar y dijeron cualquier cosa o son tan inocentes que no se dieron cuenta que nadie les iba a creer. Si es lo segundo, pues la inocencia es una virtud cristiana, no la pendejada.

Entre las declaraciones que siguió dando el arzobispo arequipeño estuvo una muy llamativa en la que pidió a las malvadas mujeres que no se ilusionen con los curas. O lo que es lo mismo, prácticamente dijo que los curas son unas mansas palomas asexuadas con imposibilidad de enamorarse o sentirse atraídos por alguien y que nunca tendrán la culpa; la tentación siempre vendrá de afuera (y seguimos con el mensaje de fondo de que "el sexo es malo y no tener sexo te hace superior"). ¿Se puede llegar a decir semejantes despropósitos con tal de limpiarle la cara a una institución que así como tiene cosas muy buenas, tiene también errores? ¿No es mejor aceptar que como toda institución humana tiene necesidad de algunos ajustes que la devuelvan a su espíritu original?

Y todo para no poner sobre el tapete y a debate algo totalmente antinatural, antibíblico y el verdadero origen de todo esto: la institución del celibato.

Contrariamente a lo que muchos católicos de escaso conocimiento creen, el celibato no estuvo vigente desde siempre. Cristo no pidió a nadie ser célibe y si Él lo fue, se debió a obvias razones: no estaba dentro de su misión tener hijos y de haberlos tenido... si ya vemos como anda la gente por las fantasías del judío Dan Brown con su ficción del Código Da Vinci, ya nos podemos imaginar los problemas si tuviéramos verdadera certeza de una línea de descendientes del Hijo de Dios.

Las iglesias ortodoxas no tienen celibato obligatorio porque doctrinalmente han permanecido tal como en el siglo XI, cuando se separaron de la Iglesia Católica, y en esa época si bien existían votos monásticos de castidad (porque la iglesia nunca ha apoyado la homosexualidad y viviendo en comunidades cerradas del mismo sexo no habría otra forma de no ser casto), estos no eran obligatorios sino opcionales para los sacerdotes no monjes. Si bien existieron algunos intentos de regulación de la "continencia" en los concilios de Elvira (siglo IV) y Trullo (año 692), fue en el Concilio de Trento, recién a mediados del siglo XVI cuando el celibato se instituyó en la Iglesia Católica en su forma actual y obligatoria para todo el clero. Las razones no fueron bíblicas y van desde el hecho de que la moral sexual se había relajado terriblemente en el clero, causando escándalo en la sociedad conservadora de la época (y siendo una de las excusas de la Reforma Protestante), hasta el muy económico tema de que si los sacerdotes tenían tierras a su servicio dadas por la iglesia y tenían hijos, estos podrían reclamarlas en herencia, con lo cual la Iglesia tendría cada vez menos propiedades. Y ya sabemos que la Iglesia es todo menos pobre.

Oriente y Occidente tomaron caminos distintos: Mientras en las iglesias ortodoxas incluso se aconseja que los sacerdotes sean casados, para que así puedan saber de lo que hablan en temas de familia y comprender mejor a sus feligreses, la Iglesia Católica adoptó una doctrina falsa, injustificada y antinatural que le ha causado más problemas que virtudes. "Por sus frutos los conocerán" y sus frutos son muy visibles en estos últimos tiempos y no son precisamente dignos de aplauso.

Si supieran cuánta gente tiene pleno deseo de ingresar a la Iglesia y hacer las cosas bien, pero que no pueden porque también desean formar familia y amar fielmente a otra persona.

La base bíblica: Incluso en las Biblias católicas figura en la Carta a Tito 1,6 que los sacerdotes (presbíteros) deben ser casados una sola vez y con hijos creyentes.



Anexos:
.
1. En un blog relacionado al grupo católico lefebvrista Fraternidad Sacerdotal San Pío X se menciona que hasta fecha tan reciente como 1929, los sacerdotes católicos de los ritos orientales (es decir, ex ortodoxos) residentes en Estados Unidos podían ser ordenados casados y que si se prohibió esto únicamente en dicho país fue por presión del clero estadounidense y no por argumentos bíblicos o teológicos. Pero les salió el tiro por la culata: muchos prefirieron volver a ser ortodoxos. "Por sus frutos...".


2. Extractos del libro "El celibato sacerdotal: Una perspectiva actual" (1998) de Thomas McGovern, quien a pesar de su postura favorable al celibato no puede dejar de admitir algunas cosas interesantes.
.
Página 45: La obligatoriedad del matrimonio de los sacerdotes en los primeros tiempos del cristianismo.
Página 64: Aún en el siglo XII, después de la separación de las iglesias de Occidente y Oriente, si bien con limitaciones cada vez mayores, los sacerdotes seguían teniendo hijos, aunque estos eran impedidos de heredar sus beneficios. Para impedir que quienes los reclamaran fueran sus esposas, se les hacía entrar a la vida conventual. Y para evitar el tener esposas que se opongan... surgió el celibato obligatorio.

1 comentario:

  1. Ese sacerdote con barbita ufff! jajaja ya hablando en serio muy interesante lo que escribes. Yo creo que sí hay sacerdotes comprometidos pero deben hacer un gran esfuerzo para ir en contra de las leyes naturales de su cuerpo y es algo injusto creo. La Iglesia protege a sus "trabajadores" incluso con declaraciones misóginas que solo demuestran sus carencias capaz, como bien indicas, debido a la ausencia de "frutos" en su ya prístina doctrina. No sé si todos los curas quieran casarse pero si se les da su revista y su cuartito oscuro, no sé, pueda se alivien un poco, creo yo ^^ Saludos!

    ResponderEliminar