La primavera resuena.

domingo, 12 de enero de 2014

La eliminación total de las combis ¿es tan buena como se dice?

En los últimos días se ha estado hablando bastante de que (al fin) la alcaldesa Villarán haría realidad la tan mencionada “reforma del transporte”. Ya que otros proyectos como la remodelación de la playa La Herradura, la Costa Verde Sur o la bandera de su gestión, Vía Parque Rímac, están en nada (las dos primeras están abandonadas) y no serán terminadas en su gobierno municipal, algo quiere dejar para la Historia y no se le ocurrió mejor idea que la eliminación total de las combis, medida que ha sido aplaudida por mucha gente de mente simple y también por su medio de comunicación amigo, o sea Radio Capital.

Hablando de este último, la conductora de cierto programa matutino se pronunciaba totalmente en contra de las combis en su programa de hoy. Pero después de decir que estas son “un terror” para mucha gente, empezó su siguiente frase diciendo “los que manejamos”. Ese es el problema que tienen muchos “líderes de opinión”, políticos y conductores de programas: que no utilizan el servicio y hablan sobre lo que no conocen por experiencia propia. Además, suelen vivir en barrios donde (es cierto) la existencia de las combis es innecesaria y debe ser eliminada. Porque donde verdaderamente se les necesita, al no haber otra forma viable de movilizarse (salvo los mototaxis), es en áreas a dónde ellos jamás irían a ensuciarse los zapatitos.

La existencia de las combis es necesaria en las zonas rurales y semiurbanizadas que aún existen en las periferias de distritos como Carabayllo, Puente Piedra o Lurín. No me imagino un “bus de gran capacidad” entrando por las estrechas pistas o caminos de esos lugares. Además, ya que el transporte es enteramente privado en nuestra ciudad (o sea, las empresas eligen qué hacen y el Estado no debe inmiscuirse “para no espantar a los empresarios”), aunque se hicieran rutas oficiales que abarcaran dichos lugares, las empresas en la práctica no irían siempre hasta ellos, porque no habría la cantidad de pasajeros que encuentran en mitad de la ciudad y sus grandes buses no se llenarían. Es lo que pasa en lugares tan urbanos como Lima Norte o el Callao, donde las muy oficiales líneas de buses y custers cortan sus rutas como quieren si estiman que no hay una cantidad de pasajeros que llene a rebosar sus unidades. Lo único que les interesa es el dinero y si la autoridad no se ocupa de poner inspectores que supervisen el cumplimiento de las rutas (así como a medias lo hacen para verificar que se cumplan los paraderos de Wilson y Tacna), mucha gente se quedará sin tener como movilizarse y eventualmente volverán a aparecer combis informales que llenarán ese vacío. Lo mismo puede decirse de las combis cuya ruta llega hasta los asentamientos humanos ubicados en cerros de nuestra ciudad. ¿Se imaginan a un “bus de gran capacidad” subiendo por los estrechos caminos de tierra y arena de esos lugares? Sencillamente no podrían.

Otro tema es el del horario. Cuando empezó a funcionar el Metropolitano, entre lo acordado se incluía que todas las rutas que “compitieran” con el nuevo servicio de buses deberían ser desviadas. Ajá ¿no que estaba prohibido el monopolio? Se justificaron diciendo que de otra manera el Metropolitano no era económicamente viable, pero ¿cómo no va a ser viable un servicio donde subieron los pasajes, los buses son chinos y tan baratos que se malogran a cada rato y ni siquiera están en funcionamiento todos? ¿un servicio que pregonaba la “comodidad y seguridad” pero que ni siquiera llegó a poner las cámaras en los buses que tanto decían y que llena sus unidades peor que las propias combis? Si las demás rutas hubieran sido efectivamente desviadas, buena parte de Lima Norte se hubiera quedado sin transporte público entre las 10pm y las 5am, porque a los señoritos del Metropolitano no les daba la gana de circular más tarde “porque ya no había tanta gente y no ganaban”. Si esto pasara en las otras rutas de Lima, nos vamos a la mierda todos, así de simple, porque hay rutas donde cuando a los grandes buses legales no les da la gana de seguir circulando, son las combis informales las que salen a atender la demanda en esas rutas. Lo mismo pasa cuando hay paros de transporte (que los va a seguir habiendo ad infinitum y por cualquier cosa): las empresas muy legales no quieren salir a trabajar y como el Estado no tiene buses para poder llevar a, al menos, parte de la gente en esos días (porque el neoliberalismo se encargó de sacar al Estado de la empresa), son las combis informales las que, así sea a sobreprecio, llevan a la gente a trabajar, a estudiar o a donde tengan que ir.

Por lo tanto el tema de las combis no es tan sencillo como parece. Es muy fácil decir que desaparezcan cuando tu ruta habitual es entre San Isidro y Miraflores, sin ir más allá, o si tienes carro o te puedes pagar un taxi, pero sería mucho mejor si se pudieran poner en el lugar de las personas que sí necesitan del servicio porque los lugares donde viven no soportarían el tránsito de unidades más grandes. Deben ser eliminadas sí, de las grandes avenidas y de las carreteras (es inconcebible que transiten, por ejemplo, en plena Panamericana Sur) pero no de otras áreas. Aunque esto último nos plantea un nuevo dilema: los pobladores de esos lugares son los de menos recursos económicos ¿cómo hacemos para que no se incremente su gasto en transporte, si en lugar de tomar una sola combi hasta su destino, ahora tendrían que tomar un bus por las vías principales más una combi al salir de estas? Las cosas no son tan simples como parecen.

Actualización: Hasta hace algunos minutos estaba escuchando el programa "Contra la corriente" en la radio anteriormente mencionada y los conductores (un hombre y una mujer) también hablaban del tema. Un oyente mencionó que a él le convenía que existan las combis porque le cobraban 0.50 por tramos pequeños, mientras que los buses grandes cobran 1.00 así sean solo dos cuadras. Peor aún el caso del Metropolitano que te cobra 2.00. La conductora mencionó que ella toma combi y que el tema económico es muy importante, porque desde que lo único que pasa por la Vía Expresa es el Metropolitano con su tarifa cara, ella prefiere caminar en lugar de pagarla. El conductor le respondió, minimizando, que no podía ser que por lo económico se justificara la existencia de las combis, que son sucias y no tienen seguridad. Bueno señor, el hecho de que a usted le sobre la plata y vaya en su carro propio con olor a Señor Honguito no quiere decir que todos tengamos la misma posibilidad. Además, critica las combis y no al Metropolitano ni a los buses nuevos y grandes, a cuyos vidrios hace tiempo que nadie les pasa un trapo y cuyas argollas están rotas y sus barandas y asientos no están nada limpios, sin mencionar que también han tenido accidentes y en su interior se producen robos.

5 comentarios:

  1. no sé q decir, considero q las combis no dan un buen servicio, pero también estoy de acuerdo que en determinados y alejados lugares deberia haber un medio que pueda suplir necesidades. se supone q hasta este año las combis desaparecen de las grandes vías, para el 2015 se supone q ya no se usaran xa transporte en Lima.

    En EEUU los buses tienen paraderos estables y una hora determinada de paso. Creo que uno se acostumbró a la informalidad, al china nomás de acá a dos cuadras, que lo veo justo, pero eso no ayuda al mejoramiento del servicio.
    El mismo nivel de educación de los chóferes/cobradores la sobrepoblación de tráfico no es agradable. Deberían quedarse un tiempo las combis hasta su destierro circulando rutas pequeñas en las afueras de la ciudad tipo no sé huaycán o aquí por Callao a Lima.

    ResponderEliminar
  2. En total desacuerdo, no veo la necesidad de eliminar parte de nuestro trasporte diario considerando que cada vez los buses mas llenos.. el transporte en lima necesita un orden y menos policias que ocasionen más trafico, deberían concentrarse en solucionar este tema. Si bien es cierto, el metropolitano nos da de cierta forma una facilidad de transporte, es muy incomodo tener que correr a la estación antes de las 11 para no quedarte fuera, ahora si no existiera un medio de transporte alterno en que me voy? vuelo?. Los buses imponen sus precios como se les da la gana y la verdad cada vez es más excesivo el precio. Lo que suben por fiestas no lo vuelven a bajar, y eso ya es una problematica que viene desde hace mucho tiempo y nadie se toma la delicadeza de ver que se puede hacer al respecto. En vez de estar pensando en eliminar las combis, deberían pensar en como ordenar nuestros medios de transporte y corregir el exceso de pasajes. Solo opino.

    ResponderEliminar
  3. De acuerdo contigo amigo, el eliminar las combis pues tal vez se podría dar pero un futuro a mediano plazo, en un plazo a corto plazo como es el gobierno de la alcadesa, creo que no es lo más recomendable, hay lugares a los que no podría entrar uno de esos nuevos buse de gran capacidad. Sin embargo, es importante no dejar de lado, la inseguridad y suciedad en la que se encuentran muchas de las combis, es decir, porque uno es pobre no quiere decir que tenga que viajar en estas condiciones, y me pongo a pensar también, se habla de pobre, pero...en Navidad y Año Nuevo las personas se endeudan solo por tener artefactos electrodomésticos o celulares de última tecnología, muchas veces subes y ves una persona que aparentemente no tiene un buen poder adquisitivo pero se maneja uno de estos o incluso 2 , 3. No sé, considero que hay varios factores a tener en cuenta, pero a corto plazo no me parece que eliminen las combis, no sería conveniente para los que la usamos a diario.

    ResponderEliminar
  4. Son buenos argumentos. Pero no negaras que las combis crean mas problemas que los que solucionan. Quizás deba delimitarse su área de funcionamiento,
    Creo que lo siguiente es desaparecer los mototaxis.

    ResponderEliminar
  5. Yo quiero que se eliminen las combias, que hayan buses nada más!

    ResponderEliminar