La primavera resuena.

lunes, 9 de marzo de 2015

El ojo de la cerradura.


- Ese cuadro no estaba en mi anterior visita ¿Es la vista a través de una cerradura?

- Dime, ¿qué ves?

- Parece la figura de un hombre abierta en la roca, a través de la cual se ve una barca en la playa.

- Bueno, se supone que estás adentro de una cueva, mirando la salida de la caverna.

- ¿Algo relacionado a Platón?

- No pensé en eso al realizarlo. Representa a un ser humano aislado de sus sentidos. por eso el brazo está flexionado hacia atrás, intuyéndose que la mano le cubre el oído y, aunque no pudo representarse, tiene los ojos cerrados. Está cerrado al exterior, solo es consciente de su mundo interno. Es una posición fetal, como es el niño en el vientre de la madre representando el comienzo, y también es la posición con la que enterraban a los muertos en diferentes culturas, porque entendían que no era el final sino el nacimiento a algo nuevo. Es también una posición de yoga, cerrados ojos y oídos. La caverna corresponde al mundo de los sentidos y a la salida de la caverna, la barca representa un paso, te sugiere el prajnaparamita al llegar a la otra orilla.

- Claro, tú tienes el bote ¡anda a conocer el mundo!

- Bueno, algo así es: Conoce el mundo para que llegues a la Sabiduría Trascendente, pero para hacerlo primero debes aprender a prescindir del dominio de lo sensorial y acostumbrarte a ver con los ojos de la mente y el corazón. No solo veas la cáscara, hay algo más grande que subyace hasta en lo más simple y que es, en definitiva, lo único que realmente es.

(En la habitación de las piedras raras y la peonza colgando de la lámpara. 8/3/2015 - 18:00hrs).

No hay comentarios.:

Publicar un comentario