La primavera resuena.

martes, 31 de marzo de 2015

Igualdad de género en el bus.

Empecemos por poner los puntos sobre las íes: no se trata de "género" sino de "sexo". Pero ya sabemos como actúa la manipulación del lenguaje para intentar huevearnos. No en vano la ideología de género es hija del marxismo cultural y ya sabemos lo manipuladores que son esos caballeros para atraer gente a su redil y lograr sus cometidos.

Primero, les pido que vean este video*: https://www.facebook.com/video.php?v=416598581847226&fref=nf


Ahí les dejo una imagen para que se animen a darle click al enlace anterior.
Algunos deben saber, por ejemplo, de las políticas "anti-acoso" que se están llevando a cabo no solo en el Perú sino también en otros países como Colombia, donde ya existen los buses o vagones solo para mujeres. ¿Y los restantes son solo para varones? No. Ahí pueden ingresar hombres y mujeres, es decir, el espacio recortado para los varones y que viajen como animales, total, se presupone que todos somos acosadores/violadores en potencia y por ende que se jodan y viajen como ganado.

Y las mujeres no acosan, no violentan y no golpean ¿cierto?

Un breve paseo por la web nos muestra bastantes noticias de mujeres que golpean a sus hijos, mujeres que matan a sus esposos, mujeres que abandonan a sus padres o hijos, mujeres que golpean a otras mujeres. Pero el trato es distinto. Cuando quien comete esos actos es un hombre, es un maldito abusador que merece pudrirse en la cárcel y se manda su presunción de inocencia al carajo y se le ve, por el simple hecho de tener un pene entre las piernas, como un seguro culpable, "porque cómo van a decir que la mujer va a estar mintiendo pues, no seas sexiiistaa" (en el caso de las falsas denuncias por "violencia de género" que hoy son aceptadas con más rápidez que lo que recibes un volante en la calle).

Pero cuando una mujer mata a un hombre pues hay que buscarle y rebuscarle los antecedentes a ese pobre hombre que ya no puede defenderse. Seguramente era un maltratador, un violador, un abusivo y la pobre mujer solo actuó por defenderse de tanta opresión. O quizá era un misógino que la violentaba "por ser mujer". Al final, la mujer no va a la cárcel, mientras que cada vez más hombres son privados de su libertad hasta porque se tiran un pedo delante de una mujer (esto aún no ha pasado, pero así como se va y sobre todo en el feudo feminista europeo, pasará muy pronto y con auspicio de "ONU Mujeres").
Pero bueno, no nos vayamos del bus, que ya pasé mi tarjeta del Metropolitano y no estoy dispuesto a perder mis 2.50 (Castañeda, baja el pasaje, carajo).

Me ha pasado dos veces: Uno sube al bus, se sienta tranquilo y viene una mujer a querer botarte del asiento solo porque ella es mujer y le da la gana. Y si no te levantas, nunca falta el hombre ahuevado que también te ataca y te acusa de "poco caballero". Ojo, no estamos hablando de mujeres embarazadas ni de mujeres con discapacidad ni de mujeres ancianas. Simplemente son mujeres jóvenes y, quizá, con tanta o más fuerza que tú. Y te botan de la peor forma, como que llega el rey y te dice que estás en su trono. Pero claro, como uno es hombre importa un pito si se cansa de ir parado y apretado desde Javier Prado hasta Naranjal.

Y por cierto, también me he enterado de casos de mujeres que acosan a varones en el bus (o en la calle cuando están en grupo de wachiturras reggaetoneras), pero claro, eso se toma con sonrisas y frases del tipo "¿por qué te quejas? ¿eres maricón? ¡estás ganado!".

La igualdad de género es taan palpable (nunca mejor dicho).

En los propios comentarios al video que adjunté se lee esa sinrazón. Podemos observar que la mujer es quien comienza la agresión pero cuando el hombre le responde de igual manera (vamos, igualdad) todas las críticas se van contra él. Nadie critica a la señorita, ella es una lady y criticarla sería de "poco hombre". La agresión solo es reprobable cuando viene del varón. Incluso sale el evangélico ahuevado que saca que en la Biblia se dice que la mujer es un "vaso frágil" que el hombre debe cuidar (y soportar haga lo que haga). Sí, bajo ese mismo argumento es que un buen amigo soportó el maltrato, la sangrada y los cachos que le puso por dos años su ex enamorada, también evangélica y "vaso frágil".

Estamos cagados, religiosamente cagados.

La programación de las feminazis metidas en los Ministerios de la Mujer y Educación de los países occidentales ha logrado lo que esperaba. Y todavía tienen la concha de hablar de patriarcado opresor. Felizmente cada vez más gente se da cuenta de sus mentiras, victimizaciones y estupideces.

Que se acabe de una vez este puto mundo posmoderno.

* Obviamente el video es una recreación y no la filmación de un caso real, pero estos hechos ocurren a diario y no son catalogados como "violencia de género" porque como las víctimas son varones, "no importa".

4 comentarios:

  1. Bueno es que todo llevado al extremo sale mal, y ademas nunca falta la gente que es feminista según su conveniencia.

    Hablando del bus, en una ocasión me manoseo una mujer y fue muy desagradable. Saludos. Buen post, te invito a mi blog avedeestinfalo.blogspot.com

    ResponderEliminar
  2. No logro ver el video, es PÚBLICO???

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Parece que la cuenta de FB que lo subió lo ha eliminado.

      Eliminar
  3. El otro día estaba en una combi, sentado en el asiento que está de espaldas al asiento del copiloto (o sea el que está al frente del asiento del cobrador). La combi estaba recontra llena, sin embargo el cobrador se esmeraba por tratar de hacer subir más y más gente. De repente sube una señora con su niño de unos 3 años. Y los asientos que deberían ser "reservados" estaban ocupados por 2 féminas. Una de ellas de unos 23 años y la otra de unos 30. Ambas ni se preocuparon por cederle el asiento que por derecho le correspondía a la señora con el niño, e incluso me miraban y querían que me pare. A lo cual les dije: El asiento en donde estoy no es reservado, y además es inseguro, si se sienta acá el niño puede salir disparado hacia la pista en cualquier momento. Además ustedes están en el asiento reservado (sin necesitarlo). Sin embargo parece que la gente no razona, y nadie me dio la razón. Todos dijeron que me pare. Párate porque ellas son mujeres y no deben ceder el asiento. Al final maldije a todo el mundo (menos a la señora con el niño que también eran víctimas de las circunstancias) y me bajé de dicha combi, para evitar hacer mas hígado y verles sus hipócritas caras.

    ResponderEliminar