La primavera resuena.

domingo, 1 de marzo de 2015

Rapidín 2: Los 30 años de Río, hasta antes de Río.

Llegué tarde (cuando estaba a punto de subir al escenario Raúl Romero) y me fuí apenas terminó Libido (el de Salim no el de Toño). Y no es que no me guste Río, de hecho, es un grupo que marcó mi niñez noventera, pero tenía que cuidar a mi gata que ya en unos días tendrá que irse a casa de mi madre donde tendrá más espacio y pues, me da pena.

Era ya de noche cuando hizo su aparición Raúl Romero, que desde hace algún tiempo viene presentándose como solista, pero cantando los temas de los Nosequién (más algunos nuevos que, esperemos, sean apoyados por las radios). Como era previsible, la canción más coreada fue "Magdalena", donde incluso tres personas subieron al escenario para mandar a la csm a sus ex, profesores, etc. Solo falto el "a condón, a condooón" y estábamos de vuelta en los 90s. Todo un showman el "cara de haba" y a través de los años siempre termina sus presentaciones entre aplausos. Grande.

Otros temas de esta noche: "Ballena azul", "La pacharaca" y el grande y único "Sin calzoncito".

Nera, nerita...


Una fan en privilegiada ubicación.
A continuación llegó La Banda de Pedro Suárez-Vértiz interpretando temas como "Cuéntame", "Y es que sucede así", "Me estoy enamorando", "Globo de gas" y cerrando con "Cuando pienses en volver". Buen show. Se te extraña Pedrito.


Posteriormente llegó Amén y Marcelo Motta puso feeling a la gente con "La chata", los hizo empilarse con "Libre" y los llevó a escalas espirituales con "Fin del tiempo". Recordó Ventanilla con "Pan con mantequilla". Y cantó uno de sus últimos temas: "Marisol", que básicamente consiste en "Marisoool, Marisoool, es tu nombre Marisol, yeah, yeah". Lo máximo.


Inmediatamente después llegó Mar de Copas con temas como "Si algo así como el amor está en el aire", "Entre los árboles", "Tras esa puerta", "Dos caras", "Mujer noche", "Suna" y la canción pop rock peruana más repetida hasta el hartazgo de la década pasada: "Un día sin sexo". Mientras interpretaban esta canción, cerca a donde me encontraba, una mujer y su pareja botaron a patadas a un mañoso que, por lo visto, no aguantaba tener lo que dice el título de la canción.



A continuación llegó Libido. Sí, Libido. No el "Libido de Toño Jáuregui" que es Libido sin Salim, o sea Libido sin Libido, sino el grupo original (o lo que queda de él). Iniciaron con ese gran éxito del 2000 llamado "En esta habitación" y tocaron otras canciones más como "Invencible" y "Ojos de ángel", sumadas a algunos temas más recientes y por ende menos conocidos, finalizando (para variar) con "Libido" y lanzando el micrófono al público.


A continuación ocurrió un fenómeno curioso. Mucha gente optó por retirarse a pesar de que el dueño del santo estaba por salir al escenario. Señores eso no se hace, me parece de muy mal gusto. Yo me tuve que ir pero, repito, fue por mi gata y porque ya era media noche y el concierto iba a terminar quizá a la 1:30 y no tenía para el taxi. En serio, me molestó mucho esa actitud de la gente. Larga vida a Río y que sean, por lo menos, 30 años más llevando en alto el nombre del rock nacional, Chachi, Cucho y Pocho.

1 comentario:

  1. 30 años ya?? que rapido!!
    si me parece que fue ayer cuando las escuchaba de estreno! jajaja

    ResponderEliminar